LA CORTE SALPICADA. Por @iusfilosofo

Publicado el Mayo 18, 2011, Bajo Noticias, Autor Molotov.

“no denuncien, y mucho menos si no tienen el poder
corruptor con el que contaron los criminales para lograr evadir la prisión”.

Leticia Valdés Martell

El día de ayer la Suprema Corte de Justicia de la Nación concedió amparo a Magdalena Rufina García Soto y ordenó su inmediata libertad. El delito por el que estuvo detenida la es el de violación equiparada en agravio de un menor cometido en las instalaciones de dicha escuela en 2006. A las 23:34 de ayer la profesora Magdalena García Soto la acusada quedó libre tras la decisión de los ministros que revisaban su caso, los cuales, encontraron una mala integración del mismo por parte de la justicia, por lo que ordenaron su libertad.

Es relevante decir que el Instituto San Felipe es uno de los colegios privados de mayor renombre en la ciudad, quizá por ello bufete jurídico que defendió a la directora del plantel y a su esposo está encabezado por Jorge Franco Jiménez, ex procurador general de Justicia en el estado, quien ocupa la curul senatorial que dejó Ulises Ruiz Ortiz cuando asumió la gubernatura.

Regresando al punto, en su resolución de ayer la SCJN no abordó el tema como tal, sino solo el punto referido a la “protección de los derechos de la inculpada”, quedo fuera del análisis el que los ministros se pronunciaron sobre los responsables directos del presunto abuso sexual del menor, Adán Pérez Ramírez (maestro de computación) y Hugo Constantino García (esposo de la dueña y directora del instituto) prófugos desde septiembre de 2007.
Las intervenciones de los ministros no fueran extrañas, polarizadas por momentos, nada relevante, incluso Margarita Luna Ramos y Sergio Aguirre Anguiano pusieron en duda que el menor hubiera sido violado.

Algunas discusiones fueron en torno a lo lamentable que es el hecho de que no reconociera el valor probatorio de los menores víctimas de delitos sexuales como un elemento fundamental en este tipo de asuntos. Los ministros que sustentaron su voto en la defensa del principio del interés superior del niño fueron Juan Silva Meza, presidente de la SCJN; la ponente, Olga Sánchez Cordero, y Arturo Zaldívar.

Los ministros que integraron el bloque de la mayoría (José Ramón Cossío, Luis María Aguilar, Fernando Franco, Guillermo Ortiz, Margarita Luna, Sergio Valls y Jorge Mario Pardo) argumentaron que la única prueba contra la profesora eran las declaraciones del niño, y que sustentar una sentencia condenatoria en ese testimonio contravenía el principio de presunción de inocencia. Aunque existen instrumentos internacionales que sugieren que el testimonio de un menor víctima de un delito debe tener un peso preponderante en las resoluciones judiciales los ministros no tomaron en consideración esta preponderancia.

De forma definitiva el asunto ha quedado resuelto, no obstante sobre el tema giran algunas preguntas que vale la pena plantearse y que pueden darnos luz sobre la dimensión que debemos darle al tema.

¿Cuáles son las razones que hicieron participes a actores fuera de los involucrados?

¿Por qué abogados del colegio eran los representantes legales del entonces gobernador Ulises Ruiz?

¿Para que la fiscal especializada para la Atención de Delitos contra la Mujer, Aída Gómez Piñón, le solicitó “llegar a una acuerdo conciliatorio y de carácter económico” con la directora de esa escuela privada?

¿Por qué la agente del Ministerio Público no asentó los datos de los agresores que el menor refiere, es decir nombres y características de los agresores?
¿Qué razones obligaron a la agente del Ministerio Público arrancó la primer hoja de la denuncia inicial y pidió que se cambiara, argumentando que no debe llevar los nombres de los responsables “para que la averiguación no fuera intervenida”?

¿Quién filtró un supuesto expediente de oceánica de Leticia Valdés Martell madre del menor ultrajado y que aparece publicado hoy en Milenio?

¿Porque se busca desprestigiarla como en los viejos tiempos de la guerra sucia, si lo único que se pretende es liberar a la maestra acusada?

Las declaraciones de la madre del menor abusado son fuertes, son durísimas para un sistema legal, pero representan quizá el coraje y el pulso de lo que sienten, piensan y observan miles de mexicanos…¿denunciar para qué?

Todo parece indicar que la SCJN vuelve a tambalearse, sobre ella cae nuevamente la sombra de la duda, sobre ella salpican los cuestionamientos de su comportamiento. Sobre ella volvemos los ojos al menos quienes estamos involucrados con el mundo jurídico, por el momento atrae nuestra atención pero … y después de esto? Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: