#ABC ¿Por qué marchar el 5 de junio?

Publicado el junio 1, 2012, Bajo Columna de opinión, Autor Nonoy.


OPINION. Imanol Caneyada Pascual. Hermosillo Sonora, 1/06/2012

Más de cien motivos que valen la pena, canta Sabina.
Al menos 49 motivos que deberían valernos la pena.
49 razones para no quedarse en casa apoltronado frente a la televisión.

1) La impunidad de los responsables, la complicidad de los gobernantes.

2) El dolor de los padres de familia.

3) El dolor de los niños supervivientes y sus secuelas.

4) La prepotencia con que los involucrados directa e indirectamente se han conducido en cuanto a la tragedia.
5) Las mentiras que han dicho sin sonrojarse.
6) La pandilla de bribones que hace tres años prometió justicia en las elecciones de 2009.
7) La pandilla de bribones que ahora calla, pone música en la plaza Zaragoza para ahogar las voces y detiene a los padres que exigen justicia.
8) La justicia tan maltratada en este México.
9) El hartazgo de las sistemáticas colusiones de los hombres del poder para protegerse.
10) Los 50 niños intoxicados recientemente en una guardería del IMSS en Celaya, Guanajuato.
11) El desgraciado que surtió los macarrones con queso en mal estado que provocó la intoxicación.
12) Los grandes apellidos que se aprovecharon de la subrogación de las guarderías para enriquecerse.
13) Los grandes apellidos que pensaron que el olvido podría más que la indignación.
14) Los grandes apellidos que ven en la tragedia de la Guardería ABC un daño colateral de su ambición.
15) Los daños colaterales de este país, que son siempre los mismos, los que no tenemos poder ni dinero ni influencia.
16) Un sistema político corrupto.
17) Un sistema que favorece la impunidad.
18) Un momento en el que los candidatos, muy a su pesar, tienen que congraciarse con la gente y, de alguna manera, hacer el esfuerzo de escuchar.
19) Hacer sentir a los padres de la guardería ABC que no están solos.
20) Decirles con nuestros pasos a los padres de la guardería ABC que su lucha es un ejemplo de dignidad.

21) Demostrarles a los gobernantes que somos una sociedad capaz de solidarizarse con el dolor de los otros, aunque para ellos sea motivo de burla.
22) Demostrarles a los gobernantes que somos una sociedad que no los merece.
23) Demostrarle a todo México que nos indigna la muerte de 49 infantes.
24) Soñar que los cambios que necesita este país están en nuestras manos.
25) Creérselo.
26) Tratar de evitar que suceda nuevamente.
27) Anteponer el bienestar de la comunidad a nuestro confort.
28) Intuir el miedo de los gobernantes ante la firmeza de una ciudad que no quiere olvidar.
29) Nuestros hijos y los hijos de nuestros vecinos.
30) Nuestra conciencia, tan silenciadita en un rincón de nuestra indiferencia.
31) El reflejo que nos devuelve el espejo cada mañana al contemplarnos.
32) La esperanza de un futuro en el que se reducen al mínimo los riesgos que corre la niñez mexicana.
33) La certeza de que un acto tan sencillo como caminar hombro con hombro junto a los otros, puede darle un sentido más trascendente a nuestra vida.
34) La vergüenza de pensar que todo es inútil y no hay cambios posibles.
35) El reto de hacerle ver a nuestros gobernantes que la voz del ciudadano es más fuerte que su cinismo.
36) Los monumentos absurdos.
37) La demagogia barata.
38) La sospecha de que nada está tan bien como nos lo venden.
39) La correspondencia a los millones de mexicanos que se han indignado con la tragedia y han dicho basta.
40) El derecho al pataleo.

41) El derecho al coraje y la rabia.
42) El derecho de las madres y los padres trabajadores a acudir a sus centros laborales con la tranquilidad de que sus hijos están seguros.
43) El deber de los gobernantes y los que aspiran a serlo de sentir el dolor de los gobernados.
44) El deber del ciudadano a ejercer como tal.
45) La oportunidad de sentirse parte de algo.
46) La desaparición del estigma que cargamos en cuanto a nuestra débil memoria histórica.
47) 49 familias que no han aprendido aún a superar la pérdida.
48) 49 niños de seis meses a cuatro años de edad fallecidos en el incendio de una guardería que no contaba con las medidas mínimas de seguridad.
49) La rotunda aceptación de lo que afirma Mark Twain: el grado de civilidad de un pueblo se mide en cómo trata a sus niños.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: