Comicios irregulares no pueden ser legítimos, dice #YoSoy132

Publicado el septiembre 1, 2012, Bajo Política, Autor Axiel.


La clase política sólo simula ajustarse al marco jurídico

Periódico La Jornada
Sábado 1º de septiembre de 2012

Cuando los magistrados y la cúpula del PRI se marcharon de la sede del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF); cuando se apagaron las luces y los discursos autocomplacientes saturaban los medios electrónicos, llegó a la calle de Carlota Armero el contingente del movimiento #YoSoy132 –alrededor de 5 mil personas– para declarar que no se puede considerar legítima una elección plagada de irregularidades y cuestionar el modelo electoral que acababa de ser festinado por el Poder Judicial y las cúpulas políticas.

La movilización transcurrió sin incidentes, incluso con insistentes llamados a la no violencia, hasta que ya para terminar sonaron cuatro petardos que provocaron susto y algunas carreras. Según versiones no confirmadas, un granadero resultó herido. No por ello se interrumpió el performance de los Artistas Asociados, que convirtieron el funeral de la democracia simulada en un carnaval para marcar la nueva etapa de lucha y organización popular.

¿Qué clase de democracia es ésta, donde la gente renuncia a su voto libre con tal de comer un día más?, preguntaron los oradores frente a las ventanas oscuras del recinto, fuertemente resguardado por granaderos de la Policía Federal.

Siguió la interpelación: ¿Qué clase de democracia es ésta, donde siete magistrados elegidos por los partidos políticos deciden el destino de la elección y con ello el de nuestra patria? ¿Qué clase de telenovela es ésta, que quieren presentarnos como democracia?

A las instituciones que hoy consideraron dicha la última palabra sobre el controvertido proceso electoral, el movimiento estudiantil advirtió: Se equivocaron de generación. No seremos cómplices de su discurso hueco, se quedarán solos con su fallo judicial mientras nuestras preguntas los persiguen.

Al dar por iniciada una nueva etapa en la que se proponen tomar la política en sus manos, prometieron: Vamos a decir al mundo que su democracia es evidentemente ilegítima.

Aseguraron que no esperarán respuesta de las instituciones ni de los políticos: Las respuestas no vendrán de la élite, sino del pueblo organizado.

En su posicionamiento político ante el fallo del tribunal, los integrantes de #YoSoy132 enfatizaron que la clase política y sus intereses han establecido un sistema de reglas situado por encima de los principios democráticos, violentando la voluntad ciudadana y simulando ajustarse al sistema jurídico, controlándolo desde afuera.

Por tanto, declararon que la clase política no ha sabido conducir esta nación hacia un horizonte democrático, libre y justo, y propusieron construir formas de participación efectiva, porque la política no es de los poderes fácticos, es del pueblo, de nosotros.

Con este pronunciamiento culminó una jornada de protestas iniciada las primeras horas de la mañana con la toma momentánea de las casetas de cobro de la autopista México-Cuernavaca.

Aunque pequeños grupos de manifestantes se presentaron frente al TEPJF desde el mediodía, cuando se inició la última sesión solemne de este proceso electoral –lo que obligó al candidato ungido como presidente electo, Enrique Peña Nieto, a llegar al recinto en helicóptero–, el movimiento programó su protesta para las últimas horas de la tarde, cuando la ceremonia había concluido.

La avenida Carlota Armero, por los rumbos de Culhuacán, fue un escaparate de la airada reacción popular contra la declaratoria de Peña Nieto a lo largo del día, con gente que se apostó con cartulinas a lo largo de la avenida: Magistrados, nos entregaron a la mafia Mi única arma será la inteligencia o Toca el cláxon contra la imposición.

Alrededor de las 16:30 horas la marcha convocada por #YoSoy132 salió de las islas de Ciudad Universitaria entre consignas que se oyeron mucho durante todo el recorrido, entre ellas México, sin PRI, “Peña no ganó, el narco lo ayudó”, y Fuera Peña.

A pesar del caos vehicular que causaron en su camino a la sede del TEPJF, los participantes en la caminata –en su mayoría jóvenes, aunque también había muchos adultos de todas las edades y hasta familias con niños pequeños– recibieron muestras de curiosidad y simpatía a su paso.

Aunque la marcha, de casi 10 kilómetros, por momentos hizo mella en el ánimo de los manifestantes, se percibía un ambiente festivo, a pesar de que para entonces ya se sabía que las opciones legales para frenar la imposición de Peña Nieto se habían acabado.

Durante su recorrido de tres horas por Eje 10 Sur, División del Norte, avenida Taxqueña, Miramontes, Santa Ana y Carlota Armero, pudieron verse decenas de personas cargando ataúdes de cartón, donde yacía la democracia; mimos desairados persiguiendo a policías para abrazarlos, y vallas de jóvenes cantando All you need is love, con pasos de cancán.

Mientras en Los Pinos y en el PRI se prepara la transición para el cambio de poderes, las preguntas del movimiento estudiantil quedan en el aire: ¿Qué clase de democracia es ésta, donde los ciudadanos no pueden impugnar una elección? “¿Qué clase de democracia es ésta, donde se puede ser presidente después de gobernar un estado con los mayores índices de feminicidios?”

AnteriorSiguiente
Subir al inicio del texto

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: