#Olof Palme: Político, idealista, socialdemócrata.

Publicado el septiembre 3, 2012, Bajo Política, Autor Nonoy.

Publicado por José Rojo. Marzo l de 2011.

Pocos políticos han causado tanta admiración en el mundo entero como Olof Palme. Para quién no conozca la figura del primer ministro sueco no hay nada más que decir que fue asesinado un día como hoy de hace 25 años cuando paseaba con su mujer, ¿El motivo? Apoyar al pueblo vietnamita en la invasión imperialista de los EEUU, ayudar al pueblo cubano del cerril bloqueo al que les someten el vecino del norte, apoyar al Frente Sandinista de Liberación Popular, boicotear a la Sudáfrica del apartheid, apoyar la justa causa del pueblo palestino, defender la legitimidad del Gobierno Allende contra el neoliberalismo de Pinochet, creer en la Revolución checoslovaca del 68, pedir fondos para derrocar a nuestro tirano Francisco Franco y mientras apuntalar el solidario y progresista Estado del Bienestar sueco. En definitiva Olof Palme fue asesinado por hacer cumplir las reglas del derecho internacional y por proveer a su pueblo de bienestar y progreso.

Cuando murió Olof Palme algo murió en nuestros corazones, murió una forma de hacer política basada en la honestidad, la defensa de la Justicia Social y la resistencia al poder neoliberal. Él y su país hicieron grandes a la Socialdemocracia, mientras la hipocresía comunista miraba para el sórdido Moscú y los neoconservadores tenían como referencia a los vaqueros y “damasdehierro” de Washington y Londres los socialdemócratas miraban con esperanza a este pequeño país que plantaba cara a todo aquél que quisiera ennegrecer nuestro mundo con las manos manchadas de sangre y dinero.
¡Y qué diferencia entre Olof Palme y otros políticos de su época!. Mientras Camps y otros nos abruman con sus corruptelas el iba por la calle sin guardaespaldas, no cambió de piso cuando, mantuvo su número de teléfono y usaba transporte público. Políticos como Olof Palme se ganan el calor de la gente a base de dar calor y cercanía todos los días, una cercanía que le valió presidir su país durante dos legislaturas aún siendo victima de una de las ofensivas más canallas realizadas por los medios de comunicación burgueses de su país. Tal vez esta cercanía con la gente y el hecho de no llevar guardaespaldas hizo de él un blanco fácil para los numerosos enemigos que se había ganado con el tiempo.
Un día como hoy prescribe la investigación sobre su asesinato, muchos son los presuntos culpables (La Cia, el Mossad, la extrema derecha sueca…). Puede que nunca se encuentre al autor de este vil asesinato, de lo que estoy seguro es que todos somos culpables de su asesinato cuando nos resignamos a vivir en un mundo como este en el que la política está raptada por el poder económico y en el que el movimiento cívico brilla por su ausencia. Mientras tengamos un mundo así Olof Palme seguirá muerto.
Aunque te fuiste antes de que yo naciera gracias por hacerme creer que otro mundo es posible si nos esforzamos en ello, gracias por creer que la política es un instrumento en el que se pueden cambiar las cosas, gracias por convencerme de que la socialdemocracia es el mejor camino para cumplir nuestros anhelos.

Tus nietos políticos te recuerdan.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: