México SA: ¡Alegraos!, mexicanos

Publicado el noviembre 5, 2012, Bajo Columna de opinión, Autor MonaLisa.

Carlos Fernández-Vega / La Jornada / 5 noviembre 2012

Fábula de la solidez
Bases y resultados
¿Futuro venturoso?


Una mujer pide dinero en pleno centro del Distrito FederalFoto Cristina Rodríguez

¡Alegraos!, mexicanos crédulos, que por quinto sexenio consecutivo nuestra eficiente clase política promete un futuro venturoso para los habitantes de este país, toda vez que las sólidas bases económicas permitirán, ahora sí, el despegue nacional, el crecimiento sostenido más allá de lo imaginable y un bienestar social nunca antes visto, es decir, lo mismo que se ha ofrecido desde tiempos de Carlos Salinas de Gortari. El resultado, desde luego, ha sido inversamente proporcional a la palabra empeñada.

Como sucede en cada cierre sexenal, desde cuando menos los últimos cuatro, el gabinete saliente –en pleno uso de sus ilimitadas facultades de auto elogio– destaca lo bien que hizo las cosas, lo mejor que le cumplió a los mexicanos y las envidiables cuan sólidas bases que deja para que el gobierno entrante –el del copetón, quinto sexenio al hilo– aproveche el formidable potencial heredado por la administración que, felizmente, llega a su fin. Esa ha sido la constante desde Carlos Salinas a Felipe Calderón, y el resultado concreto ha sido mediocridad absoluta, raquitismo económico y desplome del bienestar social.

Se va Calderón, pero por medio de los integrantes de su gabinetazo hace público que el nuevo gobierno contará con una economía más sólida para crecer, pues es inobjetable, según dice, que hoy en día la economía mexicana es tan sólida como no lo había estado hace muchos años. El encargado de divulgar la excelsa noticia fue el subsecretario de Hacienda, Gerardo Rodríguez Regordosa, para quien este brillante escenario le dará margen a la administración peñanietista “para profundizar en aquellos elementos que le permitan acelerar el crecimiento del país, y para ello cuenta no sólo con la solidez sino con la modernización institucional y financiera que ha tenido el país a lo largo de los últimos 20 ó 25 años (Notimex).

Pero no sólo eso, sino que, de acuerdo con el funcionario, “tener reservas internacionales y dinamismo en la generación de ahorro interno, pero con un sistema financiero sólido, bien capitalizado y creciendo sin problemas de finanzas, es una combinación que nuestro país no tenía hace muchísimos años… Se trata de una situación, digamos, sumamente favorable, sobre todo si se compara con la situación que estamos viendo de otros países en la actualidad… Se ha blindado la economía mexicana desde el Congreso de la Unión con las decisiones de los distintos paquetes económicos y desde las propias acciones del Ejecutivo federal en materia de política económica… Este blindaje es una inversión de más de 15 años de decisiones responsables en materia de finanzas públicas y en materia del sistema financiero”.

Qué tal, mexicanos envidiosos, que por aferrarse a una percepción distinta (Calderón dixit) de lo que difunde el discurso oficial, se quejan de salarios miserables, precariedad en el empleo, pobreza a galope, espeluznante concentración del ingreso, el menor crecimiento en cinco lustros y demás gracias derivadas de esa solidez económica que se viene cacareando desde el salinato, cuando menos, pero que en los hechos se ha traducido en una miserable tasa anual promedio de 2 por ciento en el periodo y 60 millones de pobres al cierre del sexenio que les prometió vivir mejor.

En materia económica el discurso oficial es un simple machote al que le cambian de fecha, toda vez que las palabras solidez, base, crecimiento y conexos irremediablemente forman parte del mensaje institucional y las repiten cada que pueden, y pueden seguido, por mucho que no formen parte de la realidad nacional. Van algunos ejemplos, siempre en su calidad de inquilinos de Los Pinos:

“En los últimos años los mexicanos hemos realizado un enorme esfuerzo colectivo para sanear nuestra economía y sentar las bases para un desarrollo sostenido que brinde igualdad de oportunidades a todos. Ha valido la pena. El país ya ha recuperado su estabilidad, crece moderadamente y avanza en el cambio estructural de sus actividades productivas… Mayor crecimiento económico sobre bases permanentes… Se han afianzado bases para el futuro… Las bases para que realmente se eleve la calidad de vida están ya puestas… bases sólidas para un futuro con mayor justicia social” (Carlos Salinas de Gortari: 3.9 por ciento de crecimiento anual).

El esfuerzo hecho hasta ahora para superar la emergencia económica constituye sólo la primera parte de una estrategia más amplia que nos llevará a alcanzar el crecimiento económico sostenido y sustentable. En esta primera fase nos hemos concentrado en corregir los desequilibrios que precipitaron la crisis, disipar con claridad el riesgo de colapso financiero y productivo del país, e ir fincando las condiciones que nos permitan emprender sobre bases sólidas la recuperación económica (Ernesto Zedillo: 3.5 por ciento de crecimiento anual).

“Nuestro país tiene bases firmes para consolidar el crecimiento y aprovechar el nuevo dinamismo de la economía mundial… Hemos sentado bases firmes, tenemos la solidez, fortaleza y energía para seguir adelante; lo mejor está por venir… Consolidar el crecimiento económico, para generar los empleos que la sociedad demanda; son una oportunidad para superar la pobreza, para crear nuevas y mejores condiciones que favorezcan la inclusión social. Este es el rumbo, este es mi compromiso… Es innegable que hoy tenemos una economía sustentada sobre bases más sólidas, bases para heredar a las generaciones futuras un país con mejores indicadores de bienestar social” (Vicente Fox; 2.3 por ciento de crecimiento anual).

“La prioridad debe ser recuperar la senda del desarrollo humano sustentable, la del combate a la pobreza, la del crecimiento económico acelerado con justicia y con generación de empleos… Nuestra economía no sólo está de pie, sino que avanza firme por la senda de la competitividad, el crecimiento y la generación de empleo… Nos propusimos mejorar los ingresos, las capacidades, las libertades y las condiciones de vida de las familias sin comprometer el patrimonio de las generaciones futuras… Las familias ya no se empobrecen de la noche a la mañana… La economía mexicana es fuerte, está en crecimiento, genera empleo y tiene baja inflación” (Felipe Calderón: 1.84 por ciento de crecimiento anual).

Como se observa, de mal en peor, pero con esa misma solidez, igual discurso e idénticas bases auguran un futuro venturoso, o lo que es lo mismo, el ofrecido cinco lustros atrás.

Las rebanadas del pastel

Para animar la fiesta, Angela Merkel, canciller alemana, augura que la crisis europea durará al menos cinco años más, de tal suerte que ha llegado el tiempo de un poco de rigor. Españoles, griegos y demás se preguntan: si no ha sido rigor, entonces ¿qué es lo que nos han aplicado en los últimos meses?

cfvmexico_sa@hotmail.com

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: