Morena, nuevo partido

Publicado el noviembre 22, 2012, Bajo Columna de opinión, Política, Autor @gabriel_Mzuma.

Fotografía - especial

► Columna de opinión de Octavio Rodríguez Araujo/ La Jornada

• El lunes 19 de noviembre cientos de delegados de todo el país resolvieron que Morena sea un partido político. Ahí, en el gimnasio del deportivo Plan Sexenal de la ciudad de México, López Obrador señaló que Morena quiere ser un partido diferente, sin grupos, sin corrientes, sin sectas, con ciudadanos honestos, responsables y sinceros que, por encima de sus legítimos intereses personales, antepongan los del partido y los del país.

No será, dijo, un partido de multitudes sino de hombres y mujeres excepcionales, conscientes, con ideales y de buen corazón. Mujeres y hombres libres y democráticos que no acepten ser súbditos, incondicionales ni achichincles de nadie, que actúen según sus convicciones y su conciencia tanto en favor de la organización como de una república más justa, más humana y más igualitaria como demandan las mayorías del país.

Señaló, enfáticamente, que el poder sólo tiene sentido y se convierte en virtud cuando se pone al servicio de los demás. Esta frase, debe decirse, fue muy aplaudida, tal vez porque mucha gente ya está harta de que el poder se use para beneficio de quienes lo detentan y de sus amigos y familiares (amiguismo, nepotismo, clientelismo y corrupción).

Quizá por esto es que, alzando la voz, dijo que no había línea a favor de nadie, que cada quien propusiera y votara a quienes formaron el Consejo Nacional del nuevo partido, con absoluta libertad y pensando no en grupos o corrientes sino en la capacidad para dirigir los destinos de la organización en la mística de que ésta debe ser diferente.

AMLO fue elegido presidente del Consejo Nacional.

También subrayó la importancia de que Morena sea una escuela de formación política, de concientización ciudadana, sobre todo de jóvenes. O, lo que es lo mismo, un canal de educación política de la población para que sea más consciente del país en el que vive, de sus problemas y de qué hacer para resolverlos.

Un discurso breve y a mi juicio sustancioso en el que se percibe un proyecto modesto pero viable y, sobre todo, un propósito de hacer las cosas de manera distinta: ni un partido desde arriba ni una representación prefabricada.

No se me escapa, desde luego, que es común que la gente escoja como dirigentes a quienes ya han destacado como tales o que son los más conocidos. Esto ha sucedido así desde la vieja Comuna de París hasta la fecha. Es, digamos, inevitable, pero al mismo tiempo da pie para que la gente seleccione a sus pares más destacados en sus estados, municipios y comunidades y no sólo a quienes son más conocidos nacionalmente.

El partido, pienso, nace en el centro, pero no debe ser centralista como les ha ocurrido a varios, por no decir a todos, salvo al antiguo y ya desaparecido Partido Demócrata Mexicano, que nació en Guanajuato (ex cristero y sinarquista, al fin).

Tengo por norma no militar en partido alguno, pero veo con simpatía el nacimiento de Morena. Lo que tenga que ser dependerá de su dirección y de sus militantes, además del impulso moral que le ha dado y seguramente le darán Andrés Manuel y sus compañeros más cercanos en la larga lucha por cambiar el país.

No nació como un partido alejado de los otros que también se dicen de izquierda: ahí estaban sus representantes y dos más que podrían ser simbólicos de la pluralidad no sectaria que se le ha querido dar desde el inicio a Morena.

Los representantes de los gobiernos (embajadas) de Estados Unidos y de Cuba, que en otros ámbitos parecerían fuera de lugar, significaron, si interpreto bien, emblemas de lo que quiere ser el partido, un aliado de todos los pueblos aunque sus gobiernos no se lleven bien. Sin embargo, no hubiera sobrado que uno de los oradores se hubiera hecho eco de la Organización de Naciones Unidas al demandar el cese del bloqueo económico de la potencia del norte a Cuba. Igual, en estos momentos de gravedad extrema entre israelíes y palestinos, hubiera sido un acierto apoyar el derecho de los palestinos a vivir en un territorio que no debiera ser exclusivo de una de las partes.

Pero quizá se pensó que no eran momentos de definiciones sobre asuntos internacionales. En el ánimo de los delegados, empero, se notó una mayor simpatía por Cuba que por Estados Unidos, y si hubiera surgido el tema de Medio Oriente es casi seguro que lo mismo hubiera ocurrido con Palestina.

Si todo sale como quieren sus organizadores, Morena será partido debidamente registrado en poco tiempo. Con él tendremos cuatro partidos ubicados en el centro-izquierda, unos más hacia un lado que otros, pero todos en ese encuadre. ¿Se dividirán las izquierdas o sólo se definirán mejor?

En las elecciones locales de los años por venir y en la intermedia de 2015 se verá si tienen vocación unitaria o si cada uno jalará por su lado. Se verá también si algunos mantienen sus extrañas intenciones de aliarse con la derecha o si prefieren hacer causa común con sus parientes políticos más cercanos.

Como quiera que sea, es digno de celebración el surgimiento de otro partido que, además, quiere ser diferente a los ya existentes. Si lo logra o no es algo que adjetivaremos después, cuando veamos a Morena en acción.

Nota bene: Para quienes piensan que con el nuevo partido se divide la izquierda, es dable recordarles que la derecha cuenta también con cuatro partidos: PRI, PAN, PVEM y Panal, y nadie la critica.

Un abrazo solidario a Juan Ramón.

rodriguezaraujo.unam.mx

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: