El cómic no son cuentitos, sino una de las bellas artes, considera Taibo II @Taibo2

Publicado el marzo 27, 2013, Bajo cultura, Autor MonaLisa.


El escritor Paco Ignacio Taibo II, junto con el caricaturista Héctor de la Garza Eko, incursionó en el cómic al publicar Pancho Villa toma Zacatecas, editado por Sexto Piso.

Incursiona en el género junto con el caricaturista Eko, en el libro “Pancho Villa toma Zacatecas”. Más que dibujo y narración es una síntesis para crear uno de los grandes lenguajes de los siglos XX y XXI, dice el escritor a La Jornada.

El narrador se manifiesta convencido de que los cómics no son cuentitos ni un género menor en materia de dibujo, sino un arte que requiere de arduo aprendizaje.

México, DF. Fabiola Palapa / La Jornada / Publicado: 26/03/2013

“El cómic me parece una de las bellas artes y un oficio que hay que aprender. Yo no lo tenía, aunque había realizado guiones de cómics muy breves en proyectos de la Semana Negra de Gijón y con un dibujante francés. Además, hace 30 años también con Eko hice un guión para las publicaciones de la Secretaría de Educación Pública, pero es un oficio que no poseo.

“Pancho Villa toma Zacatecas era una manera de adquirir el oficio. Tengo gran estigma por el cómic, porque es mucho más que dibujo y narración, es una síntesis de dos cosas que crean un nuevo lenguaje y es uno de los grandes lenguajes de los siglos XX y del XXI”, explica a La Jornada el escritor, quien junto con Eko presentará el volumen en el tianguis de libros en Paseo de la Reforma, el 31 de marzo.

La novela gráfica narra uno de los episodios históricos más importantes de la Revolución Mexicana: la toma de Zacatecas, que ocurrió en junio de 1914, cuando el Centauro del Norte tomó aquella ciudad y venció a las fuerzas del entonces presidente Victoriano Huerta.

“El guión se hizo sobre la marcha, yo hacía tres páginas del guión y Eko dibujaba. Discutíamos y continuábamos, sabíamos cómo empezaba y terminaba, quién iba a ser el conductor de la historia, este mayor de los Dorados que fusila Villa en Zacatecas, pero no teníamos clara la técnica, lo único que teníamos claro es que la revolución tiene que contarse como épica”, señala Taibo II.

Épica y época

Para expresar y encontrar un estilo épico, Eko recurrió a lenguajes diferentes: “Mi dibujo es casi gráfico y esta es una narración épica, es un paisaje gigantesco donde ocurren muchísimos dramas y me tuve que acercar a los personajes para humanizar la historia”.

Después de tirar 60 ilustraciones que no le gustaron, Eko se inspiró en el expresionismo alemán, la gráfica socialista de New Masses, el populismo mexicano del Taller de Gráfica Popular y los dibujos de calaveritas de José Guadalupe Posada.

“Fue un largo camino –explica Eko– encontrar una voz épica, hasta desarrollar poco a poco el significado de cada palabra y de cada acción. Para mí fue importante hacer los cielos de esa guerra de Zacatecas, esa lluvia de sangre. Fue una batalla que se decidió a cañonazos.”

La gesta en Zacatecas, como la batalla de Torreón, para Taibo II condensa de una manera terrible la violencia de la Revolución Mexicana, la maquinaria de guerra que era la División del Norte, y además, se prestaba gráficamente para que Eko trabajara.

El libro, que incluye 100 grabados, construye el personaje de Villa, cuenta la épica y la época. Muestra no sólo una de las gestas trascendentales de la Revolución Mexicana, sino que retrata en acción al Centauro del Norte, quien de ser un bandolero, un prófugo de la justicia, se convirtió en un héroe nacional.

Paco Ignacio Taibo II adelanta que seguirá con la revisión del villismo, pues en el futuro planea hacer una edición corregida y aumentada de su biografía narrativa Pancho Villa, porque en los años recientes ha encontrado más materiales y añadirá algunas páginas. En su compromiso por recuperar el devenir de México, el autor también trabaja en la historia de la guerra popular más prolongada del país: la resistencia de los yaquis de Sonora contra Porfirio Díaz.

“Es una historia –comenta Taibo II– que prácticamente quedó opacada porque el genocidio termina en 1909 y un año después estalla la Revolución.

“La historia se monta sobre la historia y la anterior desaparece. De hecho, cuando se habla de la larga historia de los precursores aparecen los protagonistas de las huelgas de Cananea y Río Blanco, pero no se habla de la resistencia yaqui”.

El libro Pancho Villa toma Zacatecas será presentado el domingo 31 de marzo, a las 14 horas, en el tianguis de libros en Reforma (entre Niza e Insurgentes), que organiza la brigada Para leer en Libertad.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: