Se “mochan” moneros con su monos

Publicado el junio 14, 2013, Bajo Noticias, Autor MonaLisa.


El cartel de la subasta.

La subasta se realizará el viernes 14 de junio, a las 19 horas, en las instalaciones de Rompeviento TV, en la calle de Milán número 20 (entre Lucerna y General Prim), en la colonia Juárez de la Ciudad de México. La cooperación mínima para entrar será de 80 pesos.

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- En un gesto de solidaridad para despresurizar la situación económica que padecen periodistas mexicanos que tuvieron que desplazarse de sus lugares de origen por amenazas y que no encuentran apoyo en los mecanismos de protección gubernamentales, varios moneros pondrán a subasta sus monos y “se subastarán a sí mismos” este próximo viernes por la noche.

Marcela Turati / PROCESO / 12 de junio de 2013

“La intención es subastar monos y echar desmadre subastando a los moneros Helguera y Hernández para apoyar a los periodistas que han salido de sus estados”, explicó el caricaturista Rafael Pineda, Rapé, promotor de la iniciativa y él mismo desplazado desde hace un año al Distrito Federal tras sufrir amenazas en Veracruz.

En la convocatoria del cartel de la subasta nocturna del próximo viernes 14 de junio se anuncia que “los moneros (que) se mochan con sus monos” son los caricaturistas Naranjo, Boligán, Patricio, Rius, El Fisgón, Helguera, Hernández y Rapé.

El cartel del evento explica la justificación de la llamada “Gran Subasta de monos y moneros” señalando que es “porque la libertad de expresión es un derecho de todos, porque las instituciones han sido incapaces de responder a la emergencia, y porque creemos que es posible la solidaridad entre periodistas y ciudadanos”. La iniciativa es convocada por Reporteros Sin Fronteras, El Chamuco y la Red Periodistas de a Pie.

“Se trata de apoyar no sólo al maestro Rapé, él mismo exiliado de Veracruz, también a otros compañeros de Veracruz, qué decir de la situación si en Proceso tenemos el caso del asesinato de la compañera Regina Martínez. Este es un acto de solidaridad que es difícil ver hoy en día”, explicó Antonio Helguera, co-autor de los Mono Sapiens que se publican cada semana en la última página de la revista Proceso.

A tono de desmadre, el monero agregó: “A mí me dijeron que era un after y ya me dio miedo. La idea es que se va a hacer una subasta y cada uno donamos de tres a cinco cartones y también va a haber subasta de moneros y Rapè se va a poner a fichar”.

El trío se ríe del anuncio.

–¿A cuánto se van a autosubastar?—se le pregunta.

–¿Cuánto das?—responde.

José Hernández explica: “Va a pedirse una cooperación mínima de 80 pesos para antrear, pero se acepta más, va a haber grabados de Helguera, monos de nosotros y El Fisgón promete brindar con mezcal”.

Sobre las piezas que han sido donadas por los moneros, Rapé da un adelanto: “Naranjo dio un original a colores, reciente, sobre El Pacto. Boligán nos obsequió un original titulado “Cómo piensan los políticos” y nos regaló tres reproducciones digitales, tres impresiones firmadas para que pueda ser más accesible la compra”.

Pineda se autodesginó curador de las piezas a subastarse. El salió el 11 de septiembre de 2011, de Xalapa, Veracruz, un día después de que encontró una amenaza en su automóvil. Ya antes había tratado de ser comprado por las autoridades y había recibido advertencias de “tranquilo, ya bájale”. Formaba parte de los periodistas incómodos para el gobierno de Javier Duarte, que no se dejaban sobornar.

“Ellos (los del gobierno) metían la pata a cada rato y varios periodistas sacábamos los trapitos sucios del estado, a algunas personas los teníamos molestos”, explica a Proceso.

El es uno de los nueve periodistas que la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) ubica desplazados de manera permanente en el DF (han llegado a ser más), y de los 14 en otras partes del mundo. En algunas ocasiones, como la crisis por los asesinatos en Veracruz, han sido detectado hasta 20 desplazados en la ciudad de México.

Sobre la situación del desplazado, narra: “Es muy duro volver a empezar. Hay que recobrar seguridad, confianza y lo que necesita uno para vivir: casa, muebles, lo básico. No he dejado de trabajar porque hay mucho que hacer como monero y también como terapia ocupacional porque no hay de otra”.

Por su parte, la corresponsal en México de RSF, Balbina Flores, señala que la mayoría de los periodistas víctimas del desplazamiento forzado provienen de Veracruz y Tamaulipas, pero también hay de Morelos, Guerrero y Michoacàn, además del norte del país. Algunos tienen que salir forzadamente de sus lugares de origen con toda su familia, lo que les dificulta más su supervivencia.

“No tienen seguridad de a donde llegarán, cómo van a sobrevivir, pero ese instinto de sobrevivencia es el que los impulsa a salir. Unos en la ciudad de México, otros en algunos estados, la gran mayoría sin el apoyo de sus medios. Y no siempre siguen ejerciendo el oficio porque no es fácil encontrar trabajo, hay mucha competencia y no tienen los contactos suficientes para ingresar a un medio que les garantice su subsistencia. Salen y a ver que ocurre”, explica.

Destaca que la iniciativa de la subasta surgió a partir de un diálogo entre organizaciones y periodistas de la ciudad de México con periodistas refugiados en el DF, quienes explicaron las dificultades que enfrentan en cuestiones de salud, vivienda, transportación, alimentación y asuntos básicos para enfrentar el día a día.

“Salen por inseguridad pero aquí enfrentan condición de suma vulnerabilidad porque no tienen facilidad de tener un apoyo básico, si encuentran trabajos son temporales. Tienen un mes y al siguiente no tienen. Esas motivaciones nos empujaron a varios periodistas y organizaciones a convocar a este primer evento, porque esperamos realizar otros, y se logró convocar a reconocidos moneros que solidariamente han donado su trabajo para poder recabar estos fondos. Sobre todo porque estamos claros que la libertad de expresión es un derecho y una responsabilidad de todos mantenerla, sostenerla y defenderla”, dice.

Por su parte, la periodista Daniela Pastrana, secretaria ejecutiva de la Red Periodistas de a Pie explicó que la subasta servirá para llamar la atención acerca del mal funcionamiento de los mecanismos gubernamentales de protección a los periodistas.

“Los mecanismos no están funcionando, las autoridades no están respondiendo como debieran a la emergencia que están viviendo los periodistas desplazados. Funcionan mal, tarde, sin respuestas sin la prontitud que debieran tener. El mecanismo del DF ni siquiera es ley, no funciona, y el federal funciona a vuelta de rueda y los colegas desplazados tienen que estar de oficina en oficina casi pidiendo el favor de que los atiendan, cuando los tienen que atender porque es su derecho, la ley lo marca y hay recursos etiquetados para ello”, dice.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: