Quintana Roo: trampas, escándalos y violencia electoral

Publicado el julio 7, 2013, Bajo Política, Autor MonaLisa.


El gobernador priista Roberto Borge. Foto: Germán Canseco

CANCÚN, Q. Roo., (proceso.com.mx).- Entre trampas electorales, escándalos y violencia, este domingo se elegirán en Quintana Roo diez ayuntamientos y se renovará la legislatura.

La variante de esta elección es la participación por primera ocasión de candidatos ciudadanos o independientes. A lo anterior hay que añadir el protagonismo del gobernador Roberto Borge, y el regreso a la actividad política del exalcalde Cancún, Gregorio “Greg” Sánchez.

Sergio Caballero / Proceso / 6 de julio de 2013

El PAN y el PRD competirán en una coalición de facto en cinco de los diez municipios del estado, incluidos Benito Juárez y Solidaridad (Playa del Carmen), los más importantes de este proceso electoral.

Al mismo tiempo, el PAN y PRD lanzaron para el Congreso del estado el acuerdo de una Nueva Mayoría, en la que se ofrecieron impulsar y aprobar juntos una serie de iniciativas en la próxima legislatura, en caso de superar al PRI.

Actualmente el PRI gobierna cinco municipios, pero el PRD desde hace dos trienios está al frente de Benito Juárez (Cancún), que es el principal destino turístico del país y concentra al 60 por ciento de la población. También el Revolucionario Institucional es mayoría en el Congreso del estado.

La guerra sucia que ha caracterizado a este proceso se ha intensificado la víspera de la jornada electoral.

Alrededor de las 18:00 horas del viernes empezó a difundirse un mensaje de teléfono celular proveniente del número 7923026494, en el que se daba a conocer que la candidata panista a la diputación para el distrito VI –de Cozumel- Perla Tun, había declinado para sumarse a la candidata del PR, Lilia Mendoza.

Inmediatamente, el presidente del Comité Directivo Municipal del Partido Acción Nacional, Jauberth Maldonado Euán, respondió mediante un comunicado de prensa:

“Perla Tun no se vende y jamás declinaría para apoyar a candidatos de otros partidos y los mensajes apócrifos que están circulando en diferentes medios y redes sociales son parte de la guerra sucia que está orquestando el partido oficial, porque saben que tienen perdida la elección”.

Sin embargo, la guerra sucia ha llegado a la violencia electoral, pues cuatro vehículos de candidatos y funcionarios perredistas fueron incendiados en Cancún, Felipe Carrillo y Chetumal y además, jóvenes priistas atacaron con piedras y palos al equipo de la candidata del PAN a diputada por el XIV Distrito, Karla Romero.

La elección también se ha caracterizado por el descubrimiento de turistas electorales o Plan Primavera, que consiste inscribir a ciudadanos yucatecos en el listado nominal de Quintana Roo a fin de que voten este domingo por el PRI.

El Instituto Federal Electoral (IFE) detectó, mediante visitas domiciliarias de campo, a mil 388 yucatecos que cambiaron su domicilio a Quintana Roo, pero sin tener residencia en la entidad, por lo que fueron eliminados del listado nominal.

Sin embargo, el senador yucateco Daniel Ávila Ruiz, que ha presentado una serie de denuncias contra el turismo electoral y ha responsabilizado de encabezar el “Plan Primavera” a la gobernadora de ese estado y actual secretaria general del PRI, Ivonne Ortega Pacheco, pidió ampliar la investigación, en virtud de que esos mil 388 ciudadanos fueron detectados de una muestra de dos mil 886 personas originarias de Yucatán que formalizaron su cambio de domicilio.

Según datos del IFE, alrededor seis mil 400 yucatecos realizaron el trámite de cambio de domicilio a Quintana Roo en 2013.

Las irregularidades que se presentaron a lo largo del proceso electoral derivaron en el fracaso del capítulo local del Pacto por México. Los presidentes estatales del PAN y PRD, Eduardo Martínez y Julio César Lara, respectivamente, sólo acudieron a la primera sesión de trabajo y culparon al gobernador de la falta de voluntad política para atender sus denuncias, como la inequidad de la radio y televisión estatal y el desvío de recursos públicos a candidatos del PRI.

Por primera ocasión, en Quintana Roo contendrán candidatos independientes y para este proceso electoral se registraron tres para presidentes municipales: Gelmy Villanueva, exmilitante de PRI y PRD, para Benito Juárez (Cancún); Fernán Salazar para Cozumel, y Celestino Palomo Balam en Felipe Carrillo Puerto.

También se registraron diez candidatos a diputados independientes, entre los que destacan Niza Puerto, exvocera del exgobernador Mario Villanueva y el expanista Eduardo Galaviz quien fue secretario del Ayuntamiento de Cancún, con el actual alcalde, Julián Ricalde y con Juan Ignacio García Zalvidea, en ese entonces del PVEM.

En la víspera del proceso electoral, el PAN y PRD manifestaron su intención de participar en coalición, tras el éxito de esta alianza en las elecciones locales de 2010, en las que ganaron cinco de los entonces nueve ayuntamientos.

Sin embargo, un aparente error de procedimiento por parte del PAN echó abajo esta alianza, pero finalmente las diferencias de ambos partidos determinaron en participar en una coalición de facto.

Sin embargo, esta alianza de facto solo se concretó en Benito Juárez (Cancún), Solidaridad (Playa del Carmen), Tulum y José María Morelos, con candidatos del PRD, y Lázaro Cárdenas, con un abanderado del PAN.

De hecho, en ocho ayuntamientos había el acuerdo de alianzas de facto, pero comités municipales perredistas registraron planillas aparte en Cozumel e Isla Mujeres, así como Othon P. Blanco (Chetumal), la capital del estado, en donde el acuerdo establecía que sólo se inscribirían listas bajo el logotipo del PAN.

En la segunda quincena de junio, el alcalde de Cancún, Julián Ricalde, empezó salir los fines de semana a hacer campaña por la candidata de la alianza de facto en esta ciudad, Graciela Saldaña; sin embargo, días después apareció un video en el que recibía dinero, como edil electo, del entonces presidente municipal interino, Jaime Hernández, también del PRD.

Sin embargo, aparecieron otros videos contra actores del PRI, como el candidato a síndico de alianza de ese partido, con el PVEM y Panal, José de la Peña y dos contra el secretario del ayuntamiento de Tulum, Gilberto “El Chino” Gómez Mora.

En esta elección reapareció como candidato del PT a diputado Gregorio, “Greg”, Sánchez, quien en 2012 se había inscrito para ser abanderado a senador del PRD, pero renunció a su nominación bajo el argumento de que había enfrentado amenazas.

La incursión de Sánchez Martínez en el PT incluyó varios de sus familiares, entre sus ellos su esposa, Niurka Sáliva, que también aspira a una diputación y su yerno, Alejandro Luna.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: