Sondeo camaral: rechazo ciudadano a la IP en Pemex

Publicado el julio 22, 2013, Bajo Noticias, Autor MonaLisa.

Va La nota:
* Sondeo realizado por el Centro de Estudios Sociales de la Cámara de Diputados

* Rechazan ciudadanos la inversión privada en Pemex, revela encuesta

* Vía telefónica cuestionaron la corrupción existente tanto en la empresa como en el sindicato
* La mitad de los consultados dijo sentir ‘‘poco o nada de orgullo’’ por la empresa paraestatal

Enrique Méndez / La Jornada / Lunes 22 de julio de 2013

*Priva la opacidad en la empresa, dice 70% de encuestados
*La inversión foránea sería ataque a la soberanía, el sentir mayoritario
* 88% opina que hay mucha o algo de corrupción en la paraestatal
*Más de la mitad de consultados censura la labor del sindicato petrolero

La Cámara de Diputados realizó un sondeo para conocer la opinión de la ciudadanía sobre una reforma que busque privatizar Petróleos Mexicanos (Pemex), y la mayoría de las personas que contestó dijo que, a pesar de la corrupción en la empresa y el sindicato, es preferible no admitir la inversión privada en la empresa paraestatal, especialmente en aguas profundas.

La investigación, primera de este tipo, fue realizada por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados entre el 6 y 7 de julio; en ese ejercicio, los participantes –interrogados vía telefónica– dividieron opiniones respecto de que Pemex tiene una buena administración. Más de un tercio afirmó que es ‘‘buena’’, un tercio dijo que es ‘‘mala’’ y una cuarta parte opinó que es ‘‘regular’’.

En el documento de resultados del estudio se refiere que una de las preguntas fue en torno al orgullo que sienten las personas por la paraestatal. Más de la mitad respondió que ‘‘poco o nada’’ y el resto entre ‘‘algo y muy orgullosos’’.

También se buscó conocer el pulso sobre el manejo de los recursos en la petrolera, y casi 70 por ciento afirmó que los ejerce de manera ‘‘poco transparente’’.

La siguiente pregunta fue sobre la corrupción en la empresa. La conclusión del estudio es: ‘‘88 por ciento de los encuestados dijo que existe mucha o algo de corrupción en Pemex, y 8 por ciento expresó que existe poca o nada (…) en la empresa’’.

Mala opinión de Romero Deschamps

Otro hallazgo fue que más de la mitad de las personas consultadas tiene mala opinión del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), que dirige Carlos Romero Deschamps, y una amplia mayoría ‘‘considera que el sindicato beneficia más a los líderes’’ y apenas 10 por ciento indica ‘‘que beneficia más a los trabajadores’’.

Además, el centro de estudios detectó que los ciudadanos opinan que Pemex es una empresa del gobierno y no de los mexicanos, aunque esa opinión es distinta entre quienes tienen más de 55 años de edad.

Según el documento de conclusiones, la ciudadanía conoce que se presentarán iniciativas de reforma energética ‘‘que modifiquen el estado actual de Pemex’’, y si bien las consideran necesarias, más de la mitad ‘‘respondió estar en desacuerdo con que se permita la inversión privada’’ en la paraestatal, pero opinaron que ésta debe ser administrada como empresa independiente del gobierno.

Los encargados del estudio preguntaron si los consultados estaban de acuerdo con la frase ‘‘la inversión extranjera en materia petrolera es un ataque a la soberanía nacional’’. Al respecto, el centro de estudios indicó que ‘‘55 por ciento dijo estar de acuerdo y 32 por ciento en desacuerdo’’.

Las opiniones resultaron divididas entre quienes estuvieron de acuerdo en que se asocie con otras empresas para extracción de petróleo, construcción de ductos y transporte de hidrocarburos, pero más de la mitad juzgó necesaria una asociación en investigación, desarrollo de nuevas tecnologías y fuentes de energía.

Dos terceras partes de las personas a quienes se preguntó sobre la explotación de petróleo en aguas profundas consideró que Pemex ‘‘debería desarrollar su propia tecnología’’ y el resto respondió ‘‘que prefería que se asociara con empresas internacionales’’.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: