El general Lázaro Cárdenas no es Golden Boy por @JenaroVillamil

Publicado el agosto 14, 2013, Bajo Columna de opinión, Video, Autor MonaLisa.


Peña durante la presentación de la reforma energética. Foto: Octavio Gómez

MÉXICO, D.F. (apro).- Seguramente asesorados por sus mercadólogos de Televisa y del Palacio de Hierro, el gobierno de Enrique Peña Nieto decidió “vender” su iniciativa de reforma energética escudándose en la principal figura histórica de la expropiación petrolera: el general Lázaro Cárdenas.

Jenaro Villamil / PROCESO / 13 agosto 2013

Como aquí mismo pronosticamos, se trataba no sólo de “expropiar” la figura del constructor del Estado nacionalista –ese mismo que tanto escozor le ha causado a los egresados de Harvard, Yale y los institutos mexicanos promotores del libre mercado– sino de convertirlo prácticamente en el aval de la privatización del régimen petrolero en México.

La maniobra resulta grotesca, en tanto es mayor la insistencia. Peña Nieto, caracterizado como vendedor de ilusiones, insistió en que la reforma que propone a los artículos 27 y 28 constitucionales, así como la incorporación de la figura de los “contratos de utilidad compartida”, recupera el “texto original” de la ley secundaria al 27 que promulgó el general Lázaro Cárdenas en 1940, poco antes de terminar su sexenio y tras dos años de intensa batalla con las 17 compañías petroleras que fueron expropiadas en marzo de 1938.

La utilización de la figura del general Cárdenas coloca el debate no sólo en términos de viabilidad económica, de constitucionalidad, también en los de manipulación mediática e histórica.

El propio ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, quizá el más autorizado para avalar las palabras de su propio padre, advirtió en una carta publicada en La Jornada, el jueves 8, que la posición del general frente a los contratos de riesgo en la industria petrolera quedó muy clara cuando apoyó la prohibición de los mismos en 1960, justo cuando Jesús Reyes Heroles, el grande, fue director de Pemex.

Sin embargo, los peñistas prefirieron dar el salto mortal para utilizar la figura del fundador del Partido de la Revolución Mexicana (PRM) para avalar una reforma que ni siquiera ha contado con el apoyo de sus principales promotores: las grandes compañías petroleras internacionales.

El mismo The Wall Street Journal, termómetro mediático de la British Petroleum, Chevron Corp, Exxon-Mobil, y Royal Dutch, lo editorializó así en su nota de este 13 de agosto:

“El proyecto de reforma, que parece estar bien posicionado para recibir la aprobación del Congreso y podría provocar una tormenta entre algunos políticos nacionalistas, representa un punto de inflexión para un país que fue el primer gran productor en nacionalizar su industria petrolera en 1938, una decisión que en las décadas siguientes imitaron otras naciones en desarrollo”.

Obviamente, este punto de inflexión pretende “vender” la percepción de que es una continuidad del proyecto de Lázaro Cárdenas. Basta releer el discurso original del general, del 18 de marzo de 1938, para entender que el presidente de origen michoacano no tenía nada qué ver con los Golden Boy de Peña Nieto.

El discurso de Cárdenas es una de las grandes piezas de explicación jurídica, histórica, social y política para anunciar el decreto de Ley Expropiatoria a las 17 compañías petroleras extranjeras. No es un discurso ideológico sino programático. No descalifica, sino describe la situación. Hace un recuento pormenorizado del conflicto que detonó en 1934, a raíz de la huelga de trabajadores de la compañía El Aguila SA, de la mediación que ejerció su gobierno entre 1935 y 1937 para evitar la expropiación. Cárdenas aclara que las compañías petroleras no quisieron pagar 26 millones 332 mil 756 pesos por prestaciones a sus trabajadores. “Fue imposible el arreglo”, sentenció.

En la parte final y más importante del discurso de expropiación petrolera, el general Cárdenas hace un contraste claro entre la codicia de las compañías extranjeras y su mezquindad para invertir siquiera en un hospital, en una escuela, en un centro social en las comunidades o “en una planta de luz, aunque fuera a base de los muchos millones de metros cúbicos del gas que desperdician las explotaciones”. Justo lo contrario de lo que el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, quiere vendernos como tabla de salvación: que la iniciativa privada va a “salvar” a Pemex de la quiebra y al país del atraso petrolero.

“Las compañías petroleras han gozado durante muchos años, los más de su existencia, de grandes privilegios para su desarrollo y expansión”, advirtió Cárdenas. “Unidas a la prodigiosa potencialidad de los mantos petrolíferos que la nación les concesionó, muchas veces contra su voluntad y contra el derecho público”, reflexionó.

“Riqueza potencial de la nación; trabajo nativo pagado con exiguos salarios; exención de impuestos; privilegios económicos y tolerancia gubernamental, son los factores del auge de la industria del petróleo en México”, describió el general Cárdenas.

Y se preguntó para analizar si tal riqueza le ha compensado a la nación:

“¿En cuántos de los pueblos cercanos a las explotaciones petroleras hay un hospital; una escuela o un centro social; o una planta de luz, aunque fuera a base de los muchos millones de metros cúbicos del gas que desperdician de las explotaciones?

“¿En cuál centro de actividad petrolífera, en cambio, no existe una policía privada, y algunas veces ilegales? Hay muchas historias de atropellos, de abusos y de asesinatos…

“Han tenido dinero para armas y municiones para la rebelión”, recordó el general. Y citó los casos de las rebeliones en la Huasteca veracruzana y en el Istmo que alentaron las compañías petroleras entre 1917 y 1920.

“Han tenido dinero para la prensa antipatriótica que las defiende. Dinero para enriquecer a sus incondicionales defensores”, sentenció.

El general Cárdenas tenía muy claro quiénes eran las compañías petroleras privadas internacionales y nacionales. No eran hermanas de la caridad y mucho menos de quienes podía depender la soberanía energética de México.

Eso sí lo tuvo siempre muy claro. Pero eso no conviene mencionarlo en el spot de Peña Nieto sobre su proyecto petrolero.

Comentarios: www.homozapping.com.mx
Twitter: @JenaroVillamil

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: