Movilizaciones y provocaciones

Publicado el agosto 19, 2013, Bajo Columna de opinión, Autor MonaLisa.

Por: Pablo Moctezuma Barragán
Secretario de Estudios y Proyecto de Nación Morena-CEN

Hemos estudiado la situación que prevalece desde la imposición de Peña, y es claro desde 1º de diciembre se trata de criminalizar las movilizaciones y en particular a los jóvenes.

Esto volvió a hacerse patente el 10 de junio en la Ciudad de México. Creemos que la provocación viene del gobierno federal e implementada por Manuel Mondragón (quien todavía puede tener incidencia sobre la SSP del DF) y el objetivo es desmovilizar de cara a la planeada defensa del petróleo.

* El gobierno ha implementado un esquema de infiltración y provocación, introducir a un grupo de seudo anarquistas enmascarados que realizan actos vandálicos.

* La movilización organizada y pacífica puede y debe garantizar que nuestro derecho a la libre expresión se respete por las autoridades, quienes dividen para vencer.

Necesitamos una amplia movilización a nivel nacional que saque a las calles primero a miles y luego a millones de mexicanos para combatir la Reforma Energética de Peña, el Pacto Anti México y todos los planes del PRIAN. El descontento y la indignación crecen y el potencial para efectuar grandes manifestaciones también.

Entonces, lo que ha implementado el gobierno es un esquema de infiltración y provocación que consiste en introducir a un grupo de seudo anarquistas enmascarados que realizan actos vandálicos, queman, atacan a la policía y generan disturbios. El blanco principal del gobierno de Peña son los jóvenes. Estos actos de los vándalos son publicitados por televisión y otros medios para justificar la acción policíaca y ganar respaldo social como base para posteriormente atacar y detener decenas de manifestantes inocentes que se manifiestan pacíficamente. Con éstas acciones que difunden ampliamente los medios crean un efecto social de repudio a las manifestaciones, miedo y parálisis a quienes evalúan su asistencia a una manifestación o la de sus familiares y generan la desmoralización general, además de criminalizar la protesta social y a los jóvenes. Por eso es imprescindible informar ampliamente la realidad y romper el cerco informativo.

Ante la perspectiva de actos de provocación en una movilización una de las salidas es no asistir o alejarse, pero precisamente esto es lo que quiere el régimen. La otra salida es movilizarse ampliamente de forma organizada y planificar las acciones para neutralizar a los provocadores, aislarlos y evitar sus desmanes. Y sobre todo desarrollar ampliamente el movimiento democrático y patriótico en México.

Callarse e ignorar la realidad es contraproducente. Tenemos derechos y hay que defenderlos abiertamente. La movilización organizada y pacífica puede y debe garantizar que nuestro derecho a la libre expresión se respete por las autoridades, quienes dividen para vencer. Estas provocaciones buscan marginar de la mayoría de la población a quienes protestan y en particular a los jóvenes. La única salida para el movimiento democrático es la unión y la organización que implemente las medidas necesarias que eviten desvirtuar las manifestaciones masivas.

La libertad de expresión y movilización es un derecho irrenunciable, los derechos no se mendigan, se ejercen. Es precisa la más amplia unidad popular para parar los golpes del mal gobierno. Estamos en emergencia nacional y hay una gran resistencia, pero el movimiento de resistencia de diversos sectores está atomizado y debe unirse por encima de diferencias. Electricistas, mineros, maestros, campesinos contra los transgénicos, indígenas, familiares de víctimas y desaparecidos, jóvenes, LGBT, estudiantes, deudores. Las demandas de un movimiento son las demandas de todos. Para lograr avances es preciso que el movimiento se proteja a sí mismo de la represión gubernamental y sus provocaciones orquestadas. Hoy es imprescindible orquestar la movilización. Es la única salida. Entonces no podemos permitir que se impidan las manifestaciones. El movimiento contra la privatización del petróleo y el aumento del IVA debe nutrirse de un amplio movimiento social por los derechos de todos y apoyar éste movimiento, dentro del que se encuentra el movimiento en defensa de la Ciudad de México y de los derechos democráticos en el DF en primer lugar el derecho de manifestación y de libre expresión que son derechos constitucionales.

¡No a la criminalización de la protesta social! ¡Protestar es un Derecho! ¡Reprimir es un Delito! ¡No a las Reformas Estructurales! ¡Amplia Unidad ante las Reformas que atentan contra el pueblo de México!

MORENA. Secretaría de Estudios y Proyecto de Nación -SEyProN.
10 de junio de 2013 en el Distrito Federal .

La verdad nos hará libres, ¡Comparte!

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: