#ColumnaRNR Por @a_ilizaliturri: El cobre de Chile: el triste futuro del petróleo mexicano

Publicado el diciembre 17, 2013, Bajo Columna de opinión, cultura, Derechos Humanos, Internacional, Nacional, Noticias, Política, Autor @Sociologuito.

Radio la Nueva República | Columna RNR
Arturo Ilizaliturri | @a_ilizaliturri diciembre 12 de 2013

Quienes defienden la reforma energética hablan de Noruega, de Brasil, de Colombia y de muchos otros países pero, convenientemente para ellos, se les ha olvidado hablar de uno que es el claro reflejo de lo que será México en algunos años: Chile.

Si tuviéramos un instrumento para ver el futuro y le pidiéramos que nos mostrara cómo va a ser México en diez o veinte años, el aparato no se molestaría en realizar los cálculos necesarios, tomaría una imagen del Chile actual y nos diría “aquí está”.

¿Cuál es la relación entre Chile, México y la reforma energética? Si el petróleo es el recurso natural no renovable más importante de México, el cobre lo es de Chile, sin embargo, el Estado chileno sólo es dueño del 30% de la producción nacional cuprífera, el 70% está en manos de empresas privadas, en su mayoría extranjeras.

Una vez instalada la feroz dictadura cívico militar dirigida por Augusto Pinochet, Chile fue el laboratorio donde se experimentaron las medidas neoliberales hoy tan de moda en nuestro país. Fue en ese contexto que, por medio del Decreto de Ley 600, se otorgaron todas las facilidades a inversionistas extranjeros (en el lenguaje neoliberal “Chile se abrió al mundo”).

Después, en la Constitución de 1980, hecha en dictadura y aún vigente por cierto, se estableció algo que sin duda nos debe sonar familiar: que el Estado chileno tendría el dominio absoluto de las minas de cobre y tendría la posibilidad de otorgar concesiones para su explotación. El cobre en el subsuelo sería propiedad del Estado. El cobre en la superficie sería propiedad de la empresa privada extranjera o nacional que lo sacara.

Quizás por lo poco honroso que resultaba en aquel entonces invertir en un país controlado por una dictadura, el Estado siguió a la cabeza de la extracción del cobre pero una vez instalada la democracia las grandes trasnacionales no tardaron en aparecer y su presencia aumentó a la vez que disminuyó la del Estado. Para 1990, según un artículo publicado en Le Monde Diplomatique, la empresa estatal, CODELCO, producía casi el 90% del cobre chileno mientras que en 2010 su producción se fue al 30%.

De la misma manera en la que PEMEX aporta una tercera parte de los ingresos del Estado mexicano, el cobre representa para Chile el 21% de los ingresos fiscales pero de este porcentaje sólo 8% es aportado vía impuestos por empresas privadas mientras que el otro 13% lo aporta la empresa estatal CODELCO.

Las consecuencias de la privatización del cobre en Chile son tan diversas como graves. La más mediática y conocida es sin duda la falta de educación pública y gratuita (de calidad ni hablar). Chile es el único país de Latinoamérica en el que todas las universidades, públicas o privadas, son de paga.

Uno de los peores males para los trabajadores chilenos son las pensiones. No existe un sistema estatal de pensiones. Todos los trabajadores chilenos deben cotizar en las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) que funcionan más bien como bancos y utilizan el dinero de los trabajadores como más les conviene. Al final, las pensiones que reciben los chilenos pueden llegar a ser sólo del 30% de su sueldo.

La salud pública chilena decrece mientras el mismo Estado favorece al sistema privado, negando un derecho tan básico como la salud a miles de habitantes de escasos recursos.

Ante este cuadro candidatos presidenciales de izquierda, así como líderes de movimientos sociales y estudiantiles han enarbolado la renacionalización del cobre como una demanda básica a partir de la cual se podrían obtener recursos para resolver los problemas ya descritos. La virtual presidente de Chile, Michelle Bachelet no contempla la renacionalización del cobre, por cierto.

Si se consuma la privatización del petróleo el futuro de México será el presente de Chile. Sin educación pública, sin pensiones dignas y sin derecho a la salud.

Este contenido ha sido publicado originalmente por http://www.lanuevarepublica.org/ en la siguiente dirección: http://www.lanuevarepublica.org/?p=96770. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: