Los odios y miedos de Guzmán Loera

Publicado el marzo 4, 2014, Bajo Columna de opinión, Internacional, Noticias, Política, Autor Gloriamlo.

Anabel Hernández
1 De Marzo De 2014
Reportaje Especial

Cómo es El Chapo Guzmán, cómo reacciona, cómo negocia, de qué manera deja ver sus sentimientos, qué piensa de su familia, a quién odia, qué le preocupa… En exclusiva para Proceso, dos estadunidenses que se reunieron con el capo en 1998, cuando ellos eran agentes de la DEA y él estaba preso en el penal federal de Puente Grande, revelan detalles de la personalidad del capo, al que de entrada consideran carismático y manipulador.

Impresionante, inteligente, carismático y manipulador les pareció El Chapo Guzmán al hoy exjefe de inteligencia de la DEA en México, Larry Villalobos, y a quien fue supervisor de operaciones de la agencia, Joe Bond.

Ellos lo conocen muy bien porque han sido testigos de la historia reciente del narcotráfico en México y estudiaron durante años al Cártel de Sinaloa. Entrevistados en Estados Unidos, revelan en exclusiva para Proceso los pormenores de un encuentro que sostuvieron con Guzmán Loera en la prisión de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco, en octubre de 1998, y que hasta ahora mantuvieron en secreto.

Ambos agentes permanecieron en México entre 1997 y 2003. Tienen información fresca porque Villalobos se jubiló de la agencia antidrogas apenas en 2012 y Bond al año siguiente. Entre sus últimos cargos, el primero fue jefe de Inteligencia del EPIC (Centro de Inteligencia de El Paso, por sus siglas en inglés), mientras que Bond fue coordinador de los agentes de la Oficina de Operaciones Internacionales.

Por sus posiciones en México, los agentes obtuvieron información de la “fuga” de Guzmán Loera en enero de 2001, lograda según ellos gracias a la complicidad de funcionarios del gobierno de Vicente Fox, más allá del personal del reclusorio.

A partir del relato de los agentes retirados de la DEA puede echarse un vistazo a la personalidad, los odios y los miedos de Guzmán Loera, considerado el narcotraficante más poderoso del mundo por el gobierno de Estados Unidos y a quien el gobierno mexicano dice haber capturado sin un solo disparo.

El contacto

Contra lo que pudiera pensarse, fue El Chapo quien contactó a la DEA cuando estaba recluido en Puente Grande. “En ese tiempo –recuerda Villalobos– estaba yo en la embajada de Estados Unidos en México, trabajando con la DEA, y llegó una gente del Chapo a traernos el recado de que él quería verse con la agencia para hablar de los Arellano Félix. Quería entregarlos”.

En aquel tiempo los hermanos Arellano Félix encabezaban el Cártel de Tijuana y, según la versión del gobierno federal, ellos iniciaron la balacera del 24 de mayo de 1993 en el Aeropuerto Internacional de Guadalajara, con el fin de ejecutar a Guzmán Loera, pero mataron al cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo.

“No es que el gobierno de Estados Unidos pueda entrar en ese asunto. Nosotros trabajábamos de cerca con el gobierno de México, era la administración de Ernesto Zedillo. Teníamos contacto con Mariano Herrán Salvatti y trabajábamos también con José Luis Santiago Vasconcelos. Les dijimos que había llegado un tipo que decía hablar por El Chapo y que él quería vernos. Hablamos con la gente de la DEA, con Washington. Yo sabía que la fuente era una persona muy cercana al Chapo”, cuenta el exagente Villalobos.

Y aclara: “Nosotros somos representantes del gobierno de Estados Unidos en México, no íbamos a dañar un caso; teníamos que confirmar y coordinar todo con el Departamento de Justicia. Como no trabajamos solos, teníamos que ir con el gobierno de México”.

Como los Arellano Félix eran un blanco prioritario, Washington dio el visto bueno para que Villalobos y Bond se reunieran con Guzmán Loera. El consentimiento del gobierno mexicano demoró más.

Pasaron meses, hasta que un día la PGR les dio permiso de visitar al ya famoso narcotraficante. Les dijeron que los acompañaría José Patiño Moreno, agente del Ministerio Público de la fiscalía antinarcóticos de la PGR, quien fue asesinado posteriormente en Baja California.

Los agentes de la DEA entraron al penal simulando que eran psicólogos contratados por el gobierno de México para hacer un estudio sobre los presos de alto nivel, a fin de comprobar si el penal respetaba los derechos humanos. El gobierno de Zedillo les facilitó los documentos para acreditarse.

A decir de Villalobos, “El Chapo no sabía que íbamos a ir. Le habíamos dicho a su enviado: ‘Si llega el día que vamos a ver al Chapo, nada más dile que nos vamos a presentar como Tito, en ese momento él va a saber que somos nosotros’.”

Cuando entraron a la prisión, el personal los condujo a la enfermería y los hizo esperar en una sala grande con sillas. La ventana daba a los cerros. Entonces entró El Chapo.

–¿Cuál fue su primera impresión –plantea la reportera a Villalobos, en aquel entonces jefe de inteligencia de la DEA en México.

–Se veía increíble, joven, en muy buena forma, delgado. Como que estaba comiendo y descansando bien.

Los dos entrevistados continúan con la narración.

Joe Bond se presentó con la clave acordada: “Buenas tardes, soy Tito”. Guzmán Loera palideció. Enseguida, con reservas, preguntó: “¿Los tres?”, y se tiró en el piso como para hacer lagartijas, pero se asomó por abajo de la puerta por si había alguien escuchando. “Quería estar seguro que nadie más que nosotros iba a oír lo que nos iba a decir”, opina Bond.

Patiño Moreno intervino: “¿Sabes por qué estamos aquí?”. A lo que el reo contestó: “Me dijeron que me iban a hacer un estudio psicológico, pero ya sé quiénes son ustedes. ¿Todos son de la misma agencia?”.

Le tocó a Bond aclararle: “No, sólo yo y Larry somos de Tito. Pepe es del gobierno de México. Tenemos toda la confianza en él, así que puedes hablar de lo que tú quieras”.

El Chapo ya no se contuvo. Comenzó a decir cosas en una retahíla incomprensible, escupiendo cinco años de odio acumulado.­

–Chapo… ¿Te digo Chapo o Joaquín? –lo interrumpió Villalobos.

–Como quieras…

–Chapo, calmado, déjanos a nosotros hacer las preguntas y así vamos a llegar a lo que tienes que decir. ¿Está bien?

–Está bien, de todo corazón les voy a decir la verdad.

El origen del imperio

De pie y con la vista en el horizonte, a través de la ventana, Guzmán Loera dijo con determinación: “No voy a volver aquí. Me mato o me matan antes de que me entregue al gobierno”.

No obstante, llevaba cinco años en la prisión y ya tenía en su nómina a muchos funcionarios del penal.

Villalobos y Bond lo miraban asombrados. El primero llevaba años estudiándolo, desde antes de ser enviado a México en 1997, y Bond era su mejor pupilo. Sabían, por ejemplo, que uno de los primeros puestos relevantes de Guzmán Loera en el crimen fue el de capataz en el rancho El Búfalo, en Chihuahua, propiedad del capo Rafael Caro Quintero.

Pese a su aparente entereza, Guzmán Loera se quejaba:

–No salgo de aquí, no veo a mi familia ni a mis hijos. No quiero que ellos vengan aquí porque los van a matar… No tuve nada que ver con la muerte del cardenal (Posadas Ocampo); yo fui el blanco y mira dónde estoy, y aquellos cabrones (los Arellano Félix) andan bien.

–¿Para qué quieres hablar con nosotros de los Arellano? Tú eres El Chapo Guzmán. Cuando quieras puedes matar a estos cabrones. ¿Para qué necesitas que la DEA los vaya a buscar? Tú puedes matar a cualquier tipo, según lo que dicen todos –replicó Villalobos.

–No, no. Lo que no entienden ustedes es que yo ya no tengo gente. La gente que trabajaba conmigo ya se fue y está trabajando con ellos. Está bien, yo no espero que se queden conmigo porque tienen que mantener a su familia, pero ya no tengo gente, no puedo mandar a matarlos ni entregarlos. No tengo ese poder.

–¿Y El Güero?

–No, ni yo ni El Güero tenemos gente.

–¿Y qué quieres de nosotros?

–Vamos a trabajar juntos –soltó directamente Guzmán Loera.

–Los (agentes de) Estados Unidos no trabajamos con narcotraficantes. Es más, ¿para qué vamos a oírte a ti? Si mañana te entrega el gobierno de México, te dan 50 o 60 años con los cargos que tenemos nosotros. ¿Qué vamos a darte? Acabas los 25 años que cumples aquí y te llevan allá para otros 50, así que no vale la pena ayudarte –le expuso crudamente Villalobos.

Lo que pretendía El Chapo era negociar con la DEA: él les entregaba a sus archienemigos los Arellano Félix a cambio de que él no fuera extraditado a Estados Unidos o le dieran una condena de cinco años.

Les manifestó también su deseo de que sus hijos más chicos (Joaquín, Édgar, Ovidio y Grisel), que había procreado con Griselda López, no se metieran a su negocio ilícito.

–Yo quiero educar a esos hijos, no los quiero aquí –decía.

“Parecía que le dolía. Dijo que no quería que esos hijos entraran al negocio; como que iba a llorar”, recuerda aún sorprendido Villalobos. Sin embargo, el 8 de mayo de 2008 su hijo Édgar Guzmán López, de 22 años, fue asesinado en el estacionamiento de un centro comercial en Culiacán, Sinaloa.

Villalobos y Bond afirman que entre todas sus mujeres, El Chapo prefería a Griselda. Ellos la conocieron cuando fue a la embajada estadunidense a pedir visas para ella y sus hijos. La describen como inteligente y afirman que entonces era devota de su marido, que a su vez le daba toda su confianza.

El gobierno federal dijo haber encontrado pistas de Guzmán Loera precisamente en la casa de Griselda López, en Culiacán, días antes de detenerlo.

Según Villalobos, él tuvo que cortar el arranque sentimental del capo:

–Nosotros no vamos a hablar de eso. Si nos quieres dar a los Arellano Félix porque los odias, porque son unos cabrones que están matando en México, está bien, te ayudamos, pero hacer un trato de que vas a salir en cinco o seis años en Estados Unidos, no. No estamos para eso.

El Chapo asintió.

Entonces sí, continúa Villalobos, “hablamos por tres horas. Hablamos de la historia de la droga en México, de la gente que él conoció, las reuniones con Miguel Ángel Félix Gallardo cuando aún estaba libre, qué hacían en Toluca con varios jefes de la policía”.

El exdirector de inteligencia del EPIC dice que antes de ir a Puente Grande él y Bond habían acordado con la embajada de su país que no hablarían con El Chapo de la corrupción:

“No íbamos a hablar de cosas del gobierno, a quién le estaba pagando El Chapo… No era lo que queríamos”, puntualiza Villalobos. Pero el reo sí quería, de forma que cuando se tocaba el asunto político los agentes de la DEA no lo dejaban continuar.

“Le decíamos: platícanos nada más cómo llegaste tú al poder, como llegó esta federación de las drogas. Hablamos de Amado Carrillo, de toda la gente que conocía. El Chapo dijo que todos eran una federación, que todos eran un grupo que se la llevaban bien, que tenían todo arreglado con los estados, con la frontera, con varias personas que controlaban las áreas fronterizas.”

–Aquí se respeta –explicó Guzmán Loera–. Ustedes van a creer que no hay nada de respeto, pero sí lo hay. Entra uno a una plaza, busca quién la controla y le paga, porque esos tipos tienen que pagar otras cosas. Y si entra otro tipo y no paga por la droga, por el tiempo y por la gente, entonces hay un ajuste de cuentas.

Al igual que El Güero Palma, El Chapo era importante para Félix Gallardo y Caro Quintero en el Cártel de Guadalajara, comenta Villalobos; “Guzmán se encargaba de traer toda la mercancía a la frontera y a meterla a Estados Unidos… Los colombianos le decían El Rápido porque garantizaba que en 48 horas que le entregaran la mercancía él la entregaba en Estados Unidos; lo que no sabían es que tenía un túnel en Agua Prieta”, recuerda el agente retirado.

“El Güero Palma estaba encargado de la seguridad de la mercancía cuando llegaba a México. Ellos se enteraban cuando llegaba la mercancía y cuando era llevada a Estados Unidos, quién la controlaba en territorio mexicano, se aseguraban de que cruzara y a quién se le entregaba”.

–Yo conozco operaciones suyas, como cuando llegaron afuera de San Luis Potosí –le comentó Villalobos al Chapo: se refería al manejo de un gran cargamento de droga.

–Teníamos buen éxito, ¿no? –se jactó el narcotraficante.

–¡Estaban perros! –reconoció el entonces jefe de Inteligencia de la DEA–. Tenían muy buenos eventos, metían mucha droga…

En la entrevista con Proceso, relata que tras la caída de Félix Gallardo y el ascenso de Amado Carrillo Fuentes, se unieron a éste El Chapo y El Güero Palma.

“Se alinearon muy pronto con Amado Carrillo, que los quería mucho. Y ellos querían mucho a Amado. Se decía que era el Cártel de Juárez, pero Amado Carrillo controlaba desde Juárez hasta Veracruz”, explica Villalobos.

Agrega que Guzmán Loera valía mucho en esa organización por su eficiencia y que incluso en prisión trataba de golpear a sus rivales:

“Acababa de salir extraditado Juan García Ábrego (1996), aún no entraban Osiel (Cárdenas Guillén) ni Los Zetas. El pleito de Carrillo y su gente era más con los Arellano Félix. El Chapo nos quería convencer de que el problema eran ellos. Quería que ese fuera nuestro blanco. Si quitábamos a los Arellano, decía, ya no iba a haber violencia.”

–Tú consíguenos los datos, danos algo que podamos analizar, y a ver qué se puede hacer –le dijo Villalobos a Guzmán Loera al final de las tres horas de conversación.

–¿Nos vamos a ver otra vez? –preguntó el preso.

–Sí, nos vamos a ver otra vez.

Se despidieron. De acuerdo con Villalobos, el gobierno de Estados Unidos ordenó que los dos agentes ya no se reunieran con El Chapo porque le preocupaba que esos contactos afectaran los casos que estaban armando en su territorio.

Lo cierto es que los líderes del Cártel de Tijuana fueron cayendo como moscas desde que Guzmán Loera salió de Puente Grande. En febrero de 2002 fue asesinado Ramón Arellano Félix en Mazatlán, Sinaloa, se afirma que por órdenes de Ismael El Mayo Zambada y del Chapo. Curiosamente, Guzmán Loera fue detenido en el mismo mes, en ese puerto, 12 años después.

En abril de 2002 fue detenido en Puebla Benjamín Arellano Félix; y en agosto Francisco Javier Arellano Félix por la marina estadunidense en la costera de California. Purgó una condena de 15 años en la cárcel y en octubre de 2013 un sicario disfrazado de payaso lo asesinó en una fiesta infantil en Los Cabos, Baja California Sur.

Fuente: Proceso
Post: Gloriamlo

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: