¡APARECE SIN VIDA! #Izcalli #KarimRenucia

Publicado el marzo 15, 2014, Bajo Noticias, Autor @Sociologuito.

images - copia
La Prensa | 14 de marzo de 2014 Al­va­ro Ve­láz­quez

CUAU­TI­TLAN IZ­CA­LLI, Méx., 13 de mar­zo.- Na­da ni na­die pa­ra los cons­tan­tes ase­si­na­tos que día con día se vie­nen co­me­tien­do en es­te mu­ni­ci­pio por pre­sun­tas ven­det­tas en­tre in­te­gran­tes del cri­men or­ga­ni­za­do; la “cuo­ta del día” fue la de otros dos hom­bres ase­si­na­dos, en­tre el que des­ta­ca el de un in­di­vi­duo que es­ta­ba de­sa­pa­re­ci­do des­de el pa­sa­do do­min­go, lue­go de que un mé­di­co le diag­nos­ti­có una gra­ve en­fer­me­dad y que fi­nal­men­te apa­re­ció es­ta ma­ña­na ase­si­na­do de va­rios gol­pes en la ca­be­za, flo­tan­do so­bre las aguas ne­gras de un río.

El otro in­di­vi­duo ca­yó aba­ti­do a ti­ros la no­che de ayer, cuan­do de­lin­cuen­tes des­co­no­ci­dos le dis­pa­ra­ron en re­pe­ti­das oca­sio­nes des­de un au­to en mar­cha, en el mo­men­to en que pla­ti­ca­ba den­tro de una ca­mio­ne­ta con otro su­je­to que re­sul­tó le­sio­na­do.

Ca­be des­ta­car que por las cons­tan­tes eje­cu­cio­nes y la in­ten­sa ola de vio­len­cia que se vi­ve en es­te mu­ni­ci­pio, la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na y Trán­si­to de Cuau­ti­tlán Iz­ca­lli, al man­do del co­mi­sa­rio Ja­vier San­tia­go Bau­tis­ta por to­dos los me­dios ha tra­ta­do de ocul­tar y des­vir­tuar in­for­ma­ción.

In­clu­so por ver­sio­nes de los mis­mos ele­men­tos de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal, “hay ins­truc­cio­nes pre­ci­sas del ci­ta­do co­mi­sa­rio de no fil­trar in­for­ma­ción e in­clu­so ha da­do la or­den de que no se per­mi­ta a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción cum­plir con su la­bor ni sa­car fo­to­gra­fías en la es­ce­na del cri­men, ame­na­zan­do en to­do mo­men­to con de­te­ner y po­ner a dis­po­si­ción del mi­nis­te­rio pú­bli­co, a quien no aca­te tal or­de­na­mien­to, sea quien sea, pues por su evi­den­te in­ca­pa­ci­dad pa­ra en­fren­tar es­ta ola de vio­len­cia, pre­ten­de que la opi­nión pú­bli­ca en ge­ne­ral no se en­te­re de la gra­ve si­tua­ción que se es­tá vi­vien­do en el mu­ni­ci­pio de Cuau­ti­tlán Iz­ca­lli”.

Pe­se a es­ta se­rie de obs­tá­cu­los que re­pre­sen­tan un cla­ro aten­ta­do a la li­ber­tad de ex­pre­sión, se su­po que el pri­me­ro de es­tos ase­si­na­tos se re­gis­tró la no­che de ayer, so­bre la ca­lle de Ci­tlal­te­petl, en la pe­li­gro­sa Co­lo­nia In­fo­na­vit Nor­te, don­de dos su­je­tos que pla­ti­ca­ban ame­na­men­te en el in­te­rior de una ca­mio­ne­ta fue­ron ata­ca­dos a ba­la­zos por va­rios su­je­tos que les dis­pa­ra­ron des­de un au­to en mar­cha y que lue­go de ello em­pren­die­ron la fa­mo­sa hui­da, sin que has­ta el mo­men­to se se­pa na­da de su iden­ti­dad y po­si­ble pa­ra­de­ro.

Du­ran­te el ti­ro­teo, uno de ellos mu­rió en el lu­gar con va­rios im­pac­tos de ba­la en di­fe­ren­tes par­tes de su cuer­po, en tan­to que el otro re­sul­tó gra­ve­men­te le­sio­na­do, por lo que fue tras­la­da­do de emer­gen­cia pa­ra su aten­ción mé­di­ca, a bor­do de una am­bu­lan­cia a un hos­pi­tal de la zo­na, don­de ya es fuer­te­men­te cus­to­dia­do por ele­men­tos de la Po­li­cía Mi­nis­te­rial que só­lo es­pe­ran a que se re­cu­pe­re pa­ra in­te­rro­gar­lo y sa­ber cuá­les fue­ron los mo­ti­vos por lo que fue ata­ca­do y quié­nes son los res­pon­sa­bles pa­ra bus­car­los y de­te­ner­los y de es­ta for­ma acla­rar los he­chos.

Pos­te­rior­men­te, es­ta ma­ña­na, un su­je­to que fue iden­ti­fi­ca­do co­mo Ser­gio Ba­rros Na­va­rre­te, de 49 años de edad, quien ha­bía de­sa­pa­re­ci­do mis­te­rio­sa­men­te des­de la tar­de del pa­sa­do do­min­go, su­mi­do en una fuer­te de­pre­sión, de su do­mi­ci­lio, ubi­ca­do en la Co­lo­nia In­fo­na­vit Nor­te, lue­go de que un mé­di­co le diag­nos­ti­có que es­ta­ba in­fec­ta­do de una gra­ve en­fer­me­dad, apa­re­ció muer­to y con se­rias le­sio­nes en la ca­be­za, flo­tan­do so­bre las aguas ne­gras del de­no­mi­na­do Río Cór­do­va, en los eji­dos del So­co­rro..

Lo ra­ro de es­te ca­so, es que al prin­ci­pio ele­men­tos de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal des­vir­tua­ron la in­for­ma­ción y ar­gu­men­ta­ron que el aho­ra oc­ci­so era un in­di­gen­te que ha­bía muer­to aho­ga­do al caer ac­ci­den­tal­men­te dro­ga­do y al­co­ho­li­za­do al con­te­ne­dor de agua.

Sin em­bar­go, pos­te­rior­men­te co­mo su­ce­dió en días pa­sa­dos con los dos su­je­tos que apa­re­cie­ron tor­tu­ra­dos y eje­cu­ta­dos a ba­la­zos a un cos­ta­do de la Au­to­pis­ta Mé­xi­co-Que­ré­ta­ro, se des­cu­brió que los mu­ni­ci­pa­les en un in­ten­to por ocul­tar los he­chos de vio­len­cia que a dia­rio se ge­ne­ran en es­te mu­ni­ci­pio, vol­vie­ron a men­tir y des­vir­tua­ron la in­for­ma­ción, pues se es­ta­ble­ció que es­te in­di­vi­duo no era in­di­gen­te y que en rea­li­dad ha­bía si­do ase­si­na­do de va­rios gol­pes en la ca­be­za.

De­bi­do a que al mo­men­to en que el mi­nis­te­rio pú­bli­co rea­li­za­ba las di­li­gen­cias mi­nis­te­ria­les, va­rios de los fa­mi­lia­res del oc­ci­so ya se en­con­tra­ban en el lu­gar, se su­po por ver­sio­nes de ellos mis­mos que és­te ha­bía de­sa­pa­re­ci­do de su ca­sa des­de la tar­de del pa­sa­do do­min­go, su­mi­do en una enor­me de­pre­sión, pues un mé­di­co le aca­ba­ba de in­for­mar que es­ta­ba con­ta­gia­do con el vi­rus del SI­DA.

A pe­sar de que en ese mo­men­to se pu­do pen­sar por las ver­sio­nes de los fa­mi­lia­res que el aho­ra oc­ci­so se pu­do sui­ci­dar, los bru­ta­les gol­pes que pre­sen­ta­ba en la ca­be­za des­car­ta­ron to­tal­men­te esa po­si­bi­li­dad y po­li­cías mi­nis­te­ria­les de­ter­mi­na­ron que en rea­li­dad fue ase­si­na­do, al pa­re­cer en una ven­gan­za de pre­sun­tos de­lin­cuen­tes, pues apar­te de to­do el ex­tin­to era ve­ci­no de la pe­li­gro­sa Co­lo­nia In­fo­na­vit Nor­te, pre­sun­ción que ya dio pie a que los mis­mos mi­nis­te­ria­les ini­cien con las in­ves­ti­ga­cio­nes co­rres­pon­dien­tes pa­ra acla­rar los he­chos.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: