CONVOQUÉMONOS: JORNADA DE INDIGNACIÓN 18 de marzo 2014 – UNTyPP

Publicado el marzo 18, 2014, Bajo Aviso, Columna de opinión, Autor MonaLisa.

UNTyPP

Organizaciones sociales y civiles, organismos ciudadanos no gubernamentales, movimientos y grupos de la sociedad civil, organizaciones de diverso carácter, mexicanas y mexicanos inconformes e indignados por la grave situación por la que atraviesa el país.

CONVOQUÉMONOS
A una Jornada Nacional de Resistencia y Desobediencia Civil.

Nos CONVOCAMOS a expresarnos por todo el país a través de múltiples actividades en los distintos ámbitos: cultural, religioso, universitario, académico, deportivo. Mediante actos, plantones, cercos y paros laborales en instalaciones y oficinas; actos en los consulados y embajadas de México y en los puentes internacionales. Y como acción unitaria de la jornada, nos CONVOCAMOS a realizar una movilización o acto conjunto en las principales plazas del país.

Este 18 de marzo, se conmemora el aniversario de la Expropiación Petrolera decretada por el presidente General Lázaro Cárdenas en 1938, y que se anula por la decisión antipatriota del ejecutivo federal y los legisladores, quienes han avalado el saqueo de los bienes, patrimonio de la nación para regresárselos a empresas privadas nacionales y extranjeras.

Es la Nación quien nos está convocando ante la agresión a México por la aprobación de las reformas constitucionales de carácter neoliberal y sus leyes reglamentarias, que trastocaron el orden constitucional, vulneran los derechos fundamentales de los mexicanos y comprometen de forma extrema la soberanía de nuestro país.

Con dichas reformas estructurales México es otro. El Estado renuncia a sus facultades de control para el aprovechamiento en función del interés público, de la electricidad y de las substancias del subsuelo, el petróleo y todos los hidrocarburos. Con las reformas, el gobierno elimina o reduce sustancialmente los derechos sociales, económicos y políticos, resultado de conquistas históricas de los trabajadores, de los campesinos, de los pueblos y comunidades indígenas, de los ciudadanos y de la propia nación.

El gobierno y sus cómplices legislativos han colocado al país en una condición de clara sumisión, subordinación y supeditación política y económica frente a intereses ajenos y contrarios a los de la nación y el pueblo. A esto se añade la situación de emergencia en que vivimos, generada por la violencia, inseguridad y zozobra, en medio de un proceso de creciente descomposición de las instituciones estatales, ocasionado por la corrupción, el sistema de control corporativo y la impunidad, presente en todos los ámbitos y niveles del Estado.

La sociedad enfrenta la creciente amenaza del autoritarismo y la represión estatal, expresado en la criminalización de la lucha social y la violación de los derechos humanos. Esto representa una situación de indefensión y de inseguridad por el carácter cada vez más delincuencial del estado, al interior del cual opera el crimen organizado en plena complicidad con autoridades y funcionarios.

Hoy, la prioridad de las fuerzas democráticas y progresistas es revertir esas contrarreformas lesivas al pueblo mexicano, y junto a la energética, la tarea de recuperar los derechos que se conculcaron en los ámbitos educativo y laboral. Estamos convencidos de que solo la más amplia unidad podrá evitar que se sigan desmantelando los derechos de los trabajadores y del país con proyectos pro empresariales, como los que ya se anuncian desde el gobierno, para modificar el sistema de seguridad social o para promover la contrarreforma del campo.

Sólo con la unidad más amplia, incluyente y plural en defensa de los derechos plenos de los mexicanos, se podrán revertir las contrarreformas, y esta Jornada Nacional de Resistencia es un primer paso para construir un proyecto incluyente y justo de Nación, sustentable y respetuoso de la naturaleza, en el que se recuperen y amplíen nuestros derechos sociales, se restituya la autodeterminación de la Nación y se reactive el campo mexicano a partir de un acuerdo que involucre a todas las organizaciones campesinas. Es momento de actuar unidos evitando que cuestión alguna, por legítima que sea, impida la respuesta unitaria.

Todas y todos los que estamos inconformes e indignados por las decisiones del mal gobierno y sus cómplices, a realizar una JORNADA NACIONAL DE PROTESTA Y DESOBEDIENCIA CIVIL, vamos todos a protestar por el robo a la nación, por el atropello a los derechos humanos y sociales, por las condiciones de inseguridad y violencia, por el desempleo, bajos salarios, por la pobreza, el hambre y la injusticia.

Los trabajadores petroleros y electricistas en particular, hacemos extensiva la invitación a los sindicatos y a toda la clase trabajadora a que nos manifestemos en contra del mal Gobierno.

Nos CONVOCAMOS a expresarnos por todo el país a través de múltiples actividades en los distintos ámbitos: cultural, religioso, universitario, académico, deportivo. Mediante Actos, plantones, cercos y paros laborales en instalaciones y oficinas; actos en los consulados y embajadas de México y en los puentes internacionales. Y como acción unitaria de la jornada, nos CONVOCAMOS a realizar una movilización o acto conjunto en las principales plazas del país.

Al gobierno y a los dueños de las grandes empresas nacionales y trasnacionales les advertimos que no cejaremos en el propósito de restablecer el Estado de derechos plenos, hoy conculcados por quienes le han dado la espalda al pueblo y a la nación. De que con la unidad ciudadana y popular revertiremos las contrarreformas por la vía constitucional.

SEGUIREMOS PUBLICANDO A LOS TRAIDORES DE TODOS LOS PARTIDOS POLITICOS QUE APROBARON LAS REFORMAS, PARA QUE LOS CIUDADANOS “NO” LE OTORGUEN EL VOTO.

POR QUE NOS REINSTALEN A LOS REPRESENTANTE DE UNTyPP QUE FUIMOS DESPOJADOS DE NUESTRO TRABAJO POR LAS AUTORIDADES DE PEMEX Y EL BENEPLACITO DEL GOBIERNO FEDERAL.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: