Sin armas, “cualquier pendejo nos va a matar”: Mireles

Publicado el abril 12, 2014, Bajo Noticias, Autor MonaLisa.


José Manuel Mireles, al frente de un centenar de integrantes de las autodefensas michoacanas, ingresó en la cabecera municipal de Nuevo Urecho, en el valle de Apatzingán, donde sostuvo que las autoridades no les pueden quitar las armas, “aunque lo anuncien”. Foto Víctor Camacho

Nuevo Urecho, Mich. No es un recibimiento de película. Un centenar de hombres bien armados acaba de entrar al pueblo. En los portales, frente a la plaza principal, varios ancianos juegan dominó. Levantan la vista, dicen buenas tardes y se sumergen de nuevo en las fichas. De la camioneta negra que encabeza la caravana desciende el hombre que este día vuelve a colocarse el traje de batalla. Pasará una hora antes de que se trepe al kiosco y dirija un discurso ante poco más de un centenar de lugareños. No nos pueden desarmar, aunque lo anuncien, dirá; y la consigna se acompañará del breve relato de un amigo recién asesinado, razón principal para decir no al desarme de las autodefensas michoacanas: Sin armas, cualquier pendejo en bicicleta nos va a matar.

Por Arturo Cano, enviado / La Jornada /Sáb, 12 abr 2014 07:43

Mientras llega la hora del solitario discurso, José Manuel Mireles Valverde se toma un refresco light y reparte órdenes. Es la primera vez, que se recuerde, que encabeza la toma de un pueblo, desde su accidente de aviación. La primera vez que sus maltrechas costillas soportan de nuevo el chaleco antibalas.

Dos hombres se acercan a rendir honores a nuestro líder. Voltean nerviosamente de un lado a otro y no se animan a hablar. Mireles ordena que alejen e interroguen a una señora que los hombres señalan como oreja del presidente municipal, el perredista Modesto Torres Ramírez.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: