Día del Albañil, artesanos de la construcción, tiene orígenes prehispánicos

Publicado el mayo 3, 2014, Bajo cultura, Nacional, Autor Gloriamlo.

• Tradición asociada a los rituales de petición de lluvias, realizados al inicio del ciclo agrícola

• La celebración del Día de la Santa Cruz se lleva a cabo cada 3 de mayo

Regeneración. Mayo 3, 2014 México.- Esta festividad conocida como el Día del Albañil, se celebra con una misa, la colocación de una cruz de madera en la construcción y una comida, tiene su antecedente en los rituales practicados por las culturas precolombinas para la petición de lluvias y la obtención de buenas cosechas que se efectuaban al inicio del ciclo agrícola, alrededor de los primeros días de mayo.

La celebración del Día de la Santa Cruz, que se lleva a cabo cada 3 de mayo, es una tradición muy arraigada en distintas partes de nuestro país, y aunque generalmente suele ligarse con los trabajadores de la construcción, pocos saben que esta creencia se heredó desde la época prehispánica, no sin antes haber sido modificada por los evangelizadores españoles después de la Conquista.

Durante la Colonia, el ritual prehispánico para la petición de lluvia a Tláloc, dios de la lluvia, se transformó en rezos para las buenas cosechas y se incorporó a la devoción a la cruz católica.

Actualmente, la celebración de la Santa Cruz se realiza en distintos estados de la República Mexicana, tal es el caso de los municipios poblanos de Tochimilco y Huaquechula, donde aún se llevan a cabo los ritos de petición de lluvias y buena cosecha.

En Tochimilco se venera una cruz colocada aproximadamente en 1800, en la cima de un cerro en el poblado de Cuautomatitla, mientras que en Huaquechula cada 3 de mayo se lleva a cabo una peregrinación a la cruz de piedra de la parroquia, templo franciscano del siglo XVI.

En este sitio los mayordomos que pagan mandas o promesas a la Santa Cruz, bailan al son de la música de viento en las esquinas del popoxcomitl (sahumerio adornado con flores).

En otros lugares del país se hacen procesiones o peregrinaciones con espigas –flor de la milpa–, donde se llevan carrizos de maíz con mazorcas y salen a la calle para pedir que haya buena temporada de lluvias.

Es a partir del siglo XX, cuando la gran fiesta de petición para la buena cosecha se vincula a la actividad de la construcción, tanto en los pueblos rurales como en las ciudades.

Los trabajadores de la construcción celebran este día llevando cruces adornadas a los templos para bendecirlas y colocarlas en la parte alta de las construcciones con la finalidad de que el trabajo de edificación llegue a buen término.

regeneracion.mx
Post: Gloriamlo

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: