Estado de los ESTADOS: Reto: “del toma todo”, al “todos toman”

Publicado el junio 16, 2014, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

Junio 13, 2014.- La actividad que en el presente está dando resultados, generando empleo, reabasteciendo en algunas zonas al mercado interno es, sin duda, el turismo. En estos días, como hace tiempo no sucedía, se ve con optimismo que a este sector se le pueda dar la importancia que permita su ubicación entre los puntales de la economía nacional.

El anuncio de una inversión de 77 mil millones de pesos, o sea más de 6 mil millones de dólares, genera expectativas que se espera se traduzcan en un desarrollo que sea equilibrado, que no altere el medio ambiente y que cumpla con el reto social que le corresponde.

Si bien hay puntos en nuestra geografía que denotan la presencia de desarrollos turísticos exitosos, los pobladores de esos lugares no viven de acuerdo al panorama de riqueza que rodea los promocionales para ser visitados. Una de las razones es que fueron archivados los derivados, los renglones que corresponden al establecimiento de comercios competitivos y de facilidades para que los empleados de los prestadores de servicios vivan en condiciones que les permitan mantener el trato amable, tener satisfechos los mínimos requeridos para que las familias gocen de bienestar. Sobre la búsqueda de una equilibrada distribución de la riqueza es inútil la exposición y más aún la petición.

Se han dictado reglas para muchas operaciones pero no hay para las que van al fondo, las que generan ingresos importantes por la vía tributaria para el país. Tampoco se revisan los paquetes del “todo incluido”, los que al mantener cautivos a los turistas, impiden que permanezcan otros negocios, los restaurantes, las cantinas, los mercados de artesanías, las tiendas de ropa, los lugares en donde se puede disfrutar la música mexicana. Si todos los errores cometidos en este y varios sentidos han cumplido un cometido, el mantener esos sitios con una ocupación importante, atractiva incluso para que puedan realizarse mayores inversiones y por lo tanto generar el tan esperado desarrollo, tal vez ha llegado el tiempo de ir sobre la etapa que habla del beneficio a los ciudadanos.

Debe considerarse que los impuestos que generan los mayoristas, los paqueteros, los que operan la ocupación hotelera en el extranjero, se reportan y pagan en los países en donde se efectúa la contratación. A México no solo llegan con todo incluido sino con impuestos pagados. Aún así se quejan del tributo sobre nóminas o del impuesto al hospedaje siendo que ambos se utilizan, en un porcentaje mayoritario, a la promoción del lugar en donde, los inversionistas, tienen asentados sus capitales y perciben utilidades que, por supuesto no son reinvertidas en la zona. El juego en estos desarrollos, para los hoteleros, es el de ganar-ganar, no hay ningún otro.

Pero tampoco aparecen autoridades que muestren interés porque esto cambie. Desde la adquisición de los terrenos en donde construirán sus inmuebles, ya se sabe la densidad que tendrán y por ende el número de empleados que requerirán. Eso significa la llegada de familias provenientes de todas partes del país que de inmediato demandaran servicios de salud, vivienda, escuela, que utilizarán todas las vías de comunicación, etcétera. Toda esa carga queda en manos del Estado. No aparece como requisito para la bienvenida de sus inversiones el que otorguen créditos en áreas que adquieran dentro de los polígonos que tienen inversiones en agua, luz, pavimentación, para poder construir sobre los pies de casa que les sean suministrados.

No construyen guarderías, ni escuelas, ni otorgan becas en los centros de estudios especializados en el ramo que más les interesa: el turismo. Tampoco encabezan campañas de educación turística para la población, de concientización sobre lo que significa la llegada, presencia, estadía, y regreso de visitantes, menos aún se dan llamados para mantener en alto el nombre del lugar siendo hospitalarios, buenos anfitriones, permitiendo que los peatones crucen calles y avenidas sin ser literalmente arrollados por los conductores, dando información sobre distintas ubicaciones e incluso dar sugerencias de otros sitios a visitar.

Con esta inversión la Secretaría del ramo da un cambio total a lo que se había vivido el sexenio anterior, cuando se le pretendió desaparecer y se escamotearon todos los recursos para puntos importantes, entre ellos para la península de Yucatán. O sea que el gobierno ha escuchado atentamente las demandas de autoridades e iniciativa privada de los sitios que distinguen al país por su belleza natural, por sus playas, por sus selvas, por sus volcanes, sus montes, sus lagos, sus ríos, sus museos, etcétera. Falta que le pongan orden a los que a la segura pretenden seguir invirtiendo y se marquen las nuevas formas de operar para cumplir con el objetivo social que cada sector productivo debe tener como prioridad.

Según nos han comentado los que asisten a diversas reuniones del sector, en alguna ocasión presentaron un resumen de todo lo que las empresas hoteleras, sobre todo las extranjeras, no hacían en los lugares en donde la generación de utilidades era altamente satisfactoria. La autoridad federal de ese momento, al conocer tal panorama y lo que debería hacerse, mantuvo el silencio que caracteriza a la ignorancia, que acompaña a la sorpresa, que deja mudos hasta a quienes se decían triunfadores en oratoria. Pero nada de eso se comparó con la charla que en corto sostuvieron los responsables de las firmas más conocidas con el expositor: “no lo hemos hecho, porque nunca nos lo han pedido. Jamás nos han hecho una solicitud formal para contribuir en soluciones sociales que nos interesan”.

No creo que se trate de saber en cual de los dos lados estaba la verdad, pero lo cierto es que las peticiones son para cooperar para el carnaval, para las campañas políticas –previas canonjías y descuentos en los impuestos prediales o a costa de ellos-, cortesías en los hospedajes para amigos de funcionarios en turno, solicitudes de trabajo, y salvo honrosas excepciones nos encontramos con empresarios que destinan recursos propios a labores de altruismo. La inmovilidad o los temores de las autoridades hacia estos grupos impiden que en fiestas nacionales como el 15 y 16 de septiembre, los inmuebles luzcan gigantescas banderas, que se presenten con la presencia de todas esas firmas, festejos para los ciudadanos que, finalmente, les representarán otro atractivo turístico.

Podemos recorrer las grandes avenidas y los accesos a la zonas de hoteles o los lugares céntricos en donde están los principales centros de hospedaje y no lograremos encontrar inmuebles que estén en fase de construcción o de remodelación que se mantengan cubiertos. Tampoco destinan áreas para el consumo de alimentos de los trabajadores. Todo se hace a la vista. Ahí están los cascarones y los avisos de precaución por si se le viene un ladrillo o una grúa encima mientras camina con la cabeza volteada hacia arriba sobre las banquetas. Los encargados de las obras consumen sus alimentos en las áreas públicas, en los camellones o sobre los espacios dedicados a los camiones, al servicio de transporte público. El último acto cae cuando terminan las labores y son transportados a un determinado punto en camiones de redilas, sujetos de las tablas que los caracterizan, sacudiéndose como ganado.

Falta pues mucho por hacer que ya no está en las arcas del gobierno sino en manos de quienes elaboran reglamentos de quienes deben poner un orden que permita que el país, que sus ciudadanos, que los habitantes de cada punto turístico, reciban beneficios directos de una actividad a la cual le destinan suficientes recursos, la que les abre las puertas a sus inversiones, la que les permite expandirse con plena seguridad, en la que con los impuestos de todos los trabajadores mexicanos les construyen las obras de infraestructura y comunicación que requieren. Del “toma todo”. al “todos toman”, depende el triunfo y se marca la diferencia.

DINERO BUENO PARA LOS BUENOS

En este renglón, como en prácticamente todos, los hay triunfadores y grandes perdedores. Las autoridades hasta ahora se percatan de que también ha seguido ese juego. En Quintana Roo, por ejemplo, puede hablarse de los grandes triunfos. Roberto Borge, el gobernador, mantienen índices de ocupación turística que no se ven en ningún otro punto nacional y en muchos que llevan décadas de ventaja y promociones en el extranjero. Le apostaron todo a un solo punto y hacia el enfocaron las baterías bajo la premisa de lograr que una parte de estos beneficios se vean reflejados en los pobladores.

Si bien es cierto e inocultable que existen zonas marginadas, de pobreza, se debe en gran medida a esta falta de entendimiento con los inversionistas. Un ejemplo muy claro está cuando están construyendo y requieren de un buen número de trabajadores del ramo. Muchos de ellos, sino es que la gran mayoría, se deciden por trasladar a sus familias aún a sabiendas de que su trabajo es temporal, de que se terminará el inmueble y no tendrán otra contratación en algún tiempo. Ahí se inicia la invasión, la vivienda que los protege durante un tiempo en el que “ya se verá que pasa”, etcétera. Los que deciden quedarse van formando todas las colonias que demandan agua, luz, servicios y que no pagan un céntimo de impuestos.

De ahí que se iniciara un proceso importante de regulación de todas esas tierras, que se les quitara cualquier responsabilidad sobre los trabajadores a su servicio a los empresarios. Pero también está la existencia de las ciudades, de los fraccionamientos, de las zonas de clase media y alta, de las construcciones frente al mar, de la gran cantidad de instituciones educativas particulares que hablan por si mismas de trabajos estables y bien pagados, al igual que se revela con la circulación de autos particulares, la asistencia a los espectáculos, etcétera. Y, parte de esa sociedad está compuesta por comerciantes, por quienes encabezan pequeñas y medianas empresas, por especialistas en diversas ramas.

La promoción que se ha hecho de la Entidad ha corrido, en una buena parte, por cuenta del Estado. Ahora que se habla de que en los 77 mil millones de pesos para inyectarse al sector y que de ellos una buena parte se utilizará en campañas de promoción, tendrían que considerar todos los puntos que han hecho la diferencia. Sin duda que será muy bueno promocionar Huatulco o Puerto Escondido, o las Lagunas de Montebello, pero también recordar que hubo grandes impedimentos que las autoridades de esos lugares no supieron sortear y que crearon gran desconfianza en los inversionistas lo cual impidió su desarrollo. Así que habrá que ver quienes han sido mano y les ha costado para darles el apoyo para seguir creciendo en tanto se limpian tantas imágenes alteradas por la insensibilidad gubernamental local.

Hablan también de utilizar nuevas tecnologías de la información, de profesionalizar el capital humano, del mejoramiento de espacios públicos y de imagen urbana. Marcan también las propuestas regulatorias pero solo a nivel propuestas, lo cual pone sobre la mesa varias verdades. La primera es que en promoción se utilizará casi toda la inversión. Las campañas en el extranjero son carísimas. La profesionalización del capital humano ya existe y tan es así que en los puntos como el mismo Quintana Roo o en Puebla, se cuenta con un número importante de universidades que imparten carreras y diplomados en todas las áreas que les corresponden, por lo que no hay necesidad de disponer de grandes sumas de dinero para este efecto.

Lo de mejorar espacios públicos, con la entrega a las zonas de playa pública para que los hoteleros y prestadores de servicios se hagan cargo de gastos para acondicionar con servicios esos lugares y los mantengan gratuitos ya que son para sus trabajadores, sería más que bueno. La imagen urbana le corresponde a los Ayuntamientos, así que buscar que de forma legal sea la federación la que otorgue el visto bueno para todo tipo de construcción hasta limpiaría de corrupción a las dependencias encargadas de otorgar licencias de construcción y aprobar planos, fachadas y densidades. Las propuestas, que se sepa, no cuestan.

Por más que le canten a doña Claudia Ruiz Massieu la clásica: “mira Bartola, ahí te dejo esos dos pesos…” no parece que esa suma podría alcanzarle para grandes proyectos de infraestructura o inversión. Pero, sin duda, por algo se empieza y si este inicio es verdad y no solo una promesa que solo se cumplirá cuando empiecen a salir a la luz los beneficios de las reformas estructurales, habrá muchos ciudadanos contentos y no solo en tierras quintanarroenses ya que como presidente de la Comisión de Turismo de la CONAGO, Borge Angulo ha procurado que en el mundo se hable de su Entidad, pero también de todo México.

DE LOS PASILLOS

El Mundial de futbol Brasil 2014 nos presenta una gran oportunidad, una muy viva, actuante y presente. Para quienes ya tienen una década o más de matrimonio se ha llegado el momento de dejar atrás las justificaciones para enfrentar la realidad. Las mesas con caguamas, con una variedad de botanas, con el licor para el desempanse, con refrescos de todas las marcas, todo ello puesto por los anfitriones, por lo que gustaban de invitar a sus amigos, a sus compadres e incluso, marcar las fechas en la que tal reunión se llevaría a la casa de cada uno de los participantes, no se verán igual y tal vez tampoco tengan igual número de invitados. Los que lleguen será para ver el partido “de traje”. Es decir; traje los refrescos, traje los tacos que me encargaron, traje la botellita que me corresponde, etcétera. Es cierto que no será la totalidad de mexicanos la que esté atenta a lo que suceda en el deporte de las patadas, pero sí hay una clase media y baja que ha gustado desde hace mucho tiempo de ese deporte y que hoy verá hasta que grado le ha afectado a su bolsillo todas esas etapas en las que no les tiembla la voz para prometernos prosperidad y bienestar. Aproveche la situación, disfrute del espectáculo pero no oculte su realidad y piense en lo que usted puede hacer sin esperar que otros lo hagan…

Don Enrique Peña Nieto asegura en España que la inseguridad no se ha expandido en el territorio mexicano. Sin embargo en la ONU lanzan alertas por que aquí peligra el derecho a la vida y presentan diagnósticos contrarios a los dichos presidenciales en los que se demuestras la vigencia y el número de crímenes violentos…Como ya nos les ha dado a los cerebros de las comunicaciones y las estrategias informativas por voltear hechos y dichos, ahora resulta que la grabación en donde aparece el hijo de Fausto Vallejo con los malos en Michoacán, los que han puesto en jaque a los pobladores porque ellos siguen tan campantes exportando minerales y contrabandeando que da gusto en Lázaro Cárdenas, se dio a que su vástago consentido fue “levantado”, secuestrado. Falta que aseguren que en la charla negociaba su rescate…

En las leyes secundarias de la reforma energética, se cree que las discusiones vicentinas de la oposición se deben a una estrategia que les permita alargar las sesiones hasta después del mundial futbolero con el fin de recapturar la atención de los ciudadanos. Tal vez así sea, tal vez solo se trata, en efecto, de una estrategia, pero que les permita estar presentes y manejar discurso en los próximos procesos electorales. No manifestar oposición tanto en el PAN como en el PRD, significaría acudir a su velorio con la exigencia de un pronto entierro ante el insoportable tufo que desde ahora arrojan… Al cierre de esta edición la discusión se centraba en la validez del pase de lista de 48 horas antes, y eso porque ya son muchos los ausentes y así, dicen, no se vale… Sin embargo para el eterno político yucateco, Emilio Gamboa, “legal o no, hay que debatir leyes energéticas”, de ese tamaño son las declaraciones y las ordenes del rey…Perdón, del Ejecutivo que mantiene vivo el recuerdo de su experiencia con la monarquía…

Reaparece el general colombiano Oscar Naranjo para criticar la formación de autodefensas que, al parecer olvidó, fueron su recomendación. La diferencia está en que no está al frente de esas operaciones… Ahora que, nos dicen los colombianos que ya quedó ampliamente demostrado quien es quien en el mundo del narco. Mataron a Pablo Escobar, presumieron de su liquidación y, sin embargo, no disminuyó ni un gramo del envío de estupefacientes, principalmente de coca y mucho menos dejaron de aparecer decenas de empresas formadas con el lavado de esos capitales. Tampoco se vio que se redujera el número de consumidores y lo que ha quedado muy claro es que hay un control, que no un exterminio sobre las mafias, que aprendieron con la locura de Escobar a que no pueden dar abiertamente la cara en sus intentos de convertirse en autoridad. Esta operación está en manos de quien presume grandes aportaciones de dinero a lograr mantener la seguridad y la estabilidad en ese país, o sea de los EU, en donde está el mayor número de adictos. Simple cuestión de libre comercio, dirán algunos de los muchos beneficiados…

Con los cambios en la presidencia del Tribunal Superior Agrario se desataron los actos de corrupción. Uno de ellos, visible, está en Quintana Roo y se relaciona con Holbox. Pero una amplia revisión a los expedientes que obran en manos del que preside esa Sala, llevaría a las autoridades a detectar inimaginables anomalías cometidas en contra de ciudadanos cuya indefensión es palpable… Por si alguna fémina se ha sentido atraída por los ocultos atributos físicos de Luis Videgaray, les informamos que está solterito, que le dieron el adiós, que lo abandonaron. Aunque habrá que advertir que tiene inclinación por las militantes panistas. Si tiene dudas al respecto, pregúntele a la Gabriela Cuevas, a la ex delegada de la Miguel Hidalgo, y si no se apuran les come el mandado…Para otro tipo de interesados está la recompensa que ofrecen en espectaculares colocados en la zona fronteriza en Tijuana por informes que permitan localizar a Rafael Caro Quintero. Son 5 millones de dólares, lo mismo que ofrecen por el “Azul”, lástima que se les ha perdido… La oración de Rosario Tijeras, se mantiene en la boca de los futbolistas mexicanos que están en Brasil para que Calderón, “si tiene manos que no nos toque, si tiene pies que no nos alcance, si tiene ojos que no nos vea…”, y es que la salación en su sexenio les cayó completa.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: