“Lucha de clases” en hora de clase por @FBuenAbad

Publicado el julio 2, 2014, Bajo Columna de opinión, Nacional, Política, Autor @gabriel_Mzuma.

Lenin_1917-2

Artículo de Fernando Buen Abad Domínguez/ Rebelión/Universidad de la Filosofía

Bases metodológicas para las escuelas de cuadros en comunicación.

Una clave de la “epistemología” revolucionaria radica en intervenir críticamente sobre la acumulación, la ordenación, la jerarquización y la producción social del conocimiento y convertirlos -de raíz- en herramienta para la lucha emancipadora. Hay que conocer, también, las “torres de marfil” del conocimiento burgués y desde ellas identificar todas sus falencias de método y de alcances en la contradicción reinante entre el “saber” mercantilizado y el saber para resolver los problemas sociales.

Aprovechar los mejores avances y torcerles el rumbo para que se subordinen al buen vivir socialista. Las escuelas de cuadros y los cuadros deben probar sinceramente que tienen voluntad de aprender. Sobre todo conocer los clásiscos del marxismo, sus tesis y sus métodos “…sin teoría revolucionaria no hay práctica revolucionaria”. Lenin

No hay saberes asexuados ni los hay neutros, ni in vitro. Enseñar, aprender y saber no son acontecimientos “inocentes”. Todo conocimiento contiene intereses históricos, de tipo muy diverso, y contiene tradiciones teórico-metodológicas de las cuales es tributario y emblemático. “Sólo el que matiza sabe”, dicen algunos jesuitas, y eso implica, en el “saber”, el reconocimiento de sus partes y de su todo en acción histórica y en cumplimento de objetivos. Especialmente implica romper los oscurantismos y las jergas de secta ideadas, entre otras cosas, para distanciar de los pueblos el “saber”. Dígase lo que se diga el problema epistemológico profundo consiste en quebrar y superar el cuerpo ideológico burgués que convirtió el conocimiento en mercancía.

El capitalismo, que es (también) una fábrica de púlpitos, no despreció a las escuelas, ni a la vida académica en general, como una de sus armas de guerra ideológica contra los pueblos y contra la clase trabajadora. Se constituyó en dador de saberes y en licenciatario plenipotenciario para formar a sus “cuadros” y admitir entre sus filas a todo aquel capaz de aprender “bien” lo necesario y ser capaz de sentirse agradecido por los títulos y los oropeles académicos del sistema. Súbditos educados para progresar en reino de las mercancías y el amor a la propiedad privada (del “amo”). Hay que ver lo que las universidades burguesas dicen de sí mismas.[1]

Por eso las escuelas de cuadros, revolucionarias, no pueden ser -sólo- ámbitos de partidos políticos, además deben ser herramientas dinámicas multi-presentes y creativas dispuestas a trabajar en barrios, fábricas, talleres… y en todas las áreas del conocimiento para resolver la crisis de dirección revolucionaria que agobia a la humanidad en garras del capitalismo. Incluso dentro de las instituciones educativas.

Eso implica, principalmente, la formación metodológica que permita actuar, crítica y revolucionariamente, en todas las áreas del saber e identificar las disputas teóricas que se mueven (no pocas veces embozadas) en el corazón mismo del todo conocimiento para rescatarlo hacia el campo social al cual debe servir como premisa ética suprema. Y no confundir las tácticas con los principios. Nada más y nada menos.

Haría mucho bien dedicar espacio suficiente a la formación histórica con la metodología que permita entender el desarrollo humano desde y por sus luchas emancipadoras, sus ascensos y tropiezos, sus agendas de ayer y la relación ellas con el presente y el futuro. Otorgar tiempo y espacio a desnudar todas las trampas ideológicas que el capitalismo ha inventado para confundirnos, acomplejarnos y arrodillarnos ante sus ídolos y sus idolatrías. Dedicar tiempo a la cultura y a las artes por el encuentro entre el saber y el placer que son herramientas muy poderosas para enriquecer el espíritu y la moral de lucha. Y dedicarnos a trabajar en los problemas de organización y en los problemas de movilización para cambiar al mundo. En lo concreto y sin fetichismos. Asumir el desafío de convertirnos en democracia verdadera, en dirección y en gobierno y entender cómo debemos atender problemas energéticos, educativos, culturales, de vivienda, de salud y laborales… y del estado del ánimo, entre otros muchos.

Hay que dar importancia máxima a las “escuelas de cuadros”, asignarles recursos económicos suficientes y equipos humanos con formación y militancia probadas. Asignarles espacio y prestigio. La “escuela de cuadros” es mucho más que un motor de propagandistas y agitadores es, principalmente, usina científica y creativa trabajando como organizador social revolucionario de organizaciones políticas y sociales.

La escuela de cuadros no es un “club de discusión” para la diletancia sino una organización que discute y combate preparándose y preparando a sus cuadros tanto en la teoría como en la práctica, en el arte de la guerra (de todas las batallas) y para ayudar al triunfo del proletariado en la lucha de clases. Formador del ejército proletario en las ciencias, en las artes, en la defensa militar y en la revolución artística que entre otras cosas ayudará a nuestra victoria en la revolución socialista mundial. Estudiar, en clave de lucha, con el objetivo supremo de derrotar al capitalismo. Colocar las piedras angulares de la ciencia que los socialistas deben impulsar, en todas las direcciones, si es que no quieren quedar rezagados de la vida… de la buena vida.

[1] http://www.timeshighereducation.co.uk/world-university-rankings/2010-11/world-ranking

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: