Más de 180 cuerpos recuperados en la zona del siniestro de avión malasio

Publicado el Julio 18, 2014, Bajo Internacional, Noticias, Autor @gabriel_Mzuma.

Foto - AFP

Foto – AFP

Los equipos de rescate recuperan 181 cadáveres y la segunda caja negra del vuelo MH17

Un avión Boeing 777 de las líneas aéreas de Malasia (Malaysia Airlines), en tránsito desde Ámsterdam a Kuala Lumpur, se estrelló este jueves en la región ucrania de Donetsk, en la zona de conflicto armado entre las autoridades centrales de Kiev y los insurgentes independentistas prorrusos.

En el aparato viajaban 298 personas, 283 pasajeros (entre ellos numerosos niños) y 15 miembros de la tripulación. Todos ellos perecieron en el siniestro. De ellos, 173 son holandeses, 28 malasios (incluidos los 15 tripulantes y dos bebés), 28 australianos, 12 indonesios (incluido otro bebé), 9 británicos, cuatro alemanes, cuatro belgas, tres filipinos, un canadiense, un neozelandés 35 sin nacionalidad verificada, según datos de la compañía, informa Isabel Ferrer.

Con información de El País

► Donetsk – Los equipos de rescate en el lugar de los hechos han recuperado 181 cadáveres, según ha anunciado en rueda de prensa un portavoz de Exteriores ucranio. Dos cajas negras han sido halladas.

El presidente ucranio, Petro Poroshenko, no dudó en calificar el siniestro de “acto terrorista”, mientras que su homólogo ruso, Vladímir Putin, atribuyó la responsabilidad a Kiev por haber reanudado la ofensiva en el Este.

El Ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha negado el viernes la implicación de su país en el supuesto derribo. Este viernes, el presidente ruso insistió en que el suceso demuestra la necesidad de que se llegue cuanto antes a un arreglo pacífico del conflicto en el este de Ucrania, según el Kremlin. Putin ha subrayado, además, que el accidente requiere una investigación “escrupulosa y objetiva”.

“Le debemos a las familias de los muertos descubrir qué es lo que ha pasado exactamente y quién es responsable”, ha enfatizado el primer ministro australiano, Tony Abbott, para quien la respuesta inicial de Rusia al siniestro, en el que han fallecido al menos 27 ciudadanos australianos, ha sido “profundamente insatisfactoria” por limitarse a culpar a Ucrania de lo sucedido, informa France Press. Por su parte, el primer ministro británico, David Cameron, ha convocado para hoy un gabinete interministerial de crisis para analizar la situación, ha anunciado Downing Street en un comunicado.

Especialistas de la OSCE se dirigen al lugar del siniestro

La OSCE (Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa) informó de que un grupo de sus especialistas se dirige este viernes al lugar del siniestro del avión de Malaysian Airlines después de que los rebeldes prorrusos que controlan la zona hayan garantizado la seguridad de los observadores y de los investigadores internacionales. La OSCE, además, ha anunciado que celebrará este viernes una reunión extraordinaria para analizar el siniestro.

Entre las víctimas, además, hay un amplio grupo de pasajeros -hasta un centenar, según Interfax Media- que se dirigían a la conferencia internacional sobre el sida que está previsto que comenzara el domingo en la ciudad australiana de Melbourne. Uno de los fallecidos es el holandés Joep Lange, uno de los expertos más reconocidos en el mundo sobre el sida.

Las agencias de inteligencia de Estados Unidos llegaron a la conclusión de que el avión fue derribado por un misil tierra-aire, pero todavía no han logrado averiguar quién lo lanzó, informa Silvia Ayuso desde Washington. Una fuente de seguridad dijo a la cadena CNN que un radar había registrado cómo un sistema de misil tierra-aire rastreaba un avión justo antes de que se estrellara el Boeing. “Esta es una zona en disputa, va a llevar tiempo lograr información sobre las intenciones de quien estuviera involucrado”, declaró otra fuente a The Washington Post.

El vicepresidente Joe Biden dejó claro que el Gobierno estadounidense no cree que el siniestro se haya debido a un accidente. El avión “aparentemente fue derribado, no fue un accidente”, dijo el número dos del Gobierno desde Detroit. Biden había hablado poco antes con el presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, al que reiteró la oferta de ayuda realizada por Barack Obama de colaborar en lo que sea necesario para averiguar “qué pasó y por qué”.

Misil Buk

El Boeing volaba a 10.600 metros de altura y se encontraba a 60 kilómetros de la frontera rusa cuando se precipitó al vacío y cayó envuelto en una densa y enorme nube de humo negro en un campo cercano a la localidad de Shajtersk, a 80 kilómetros de Donetsk. En torno a los restos del aparato, quedaron esparcidos restos mutilados de los pasajeros y sus pertenencias. La zona del accidente se encuentra en territorio controlado por los insurgentes de la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD). Las autoridades de Kiev y los independentistas en Donetsk intercambiaron de inmediato acusaciones de haber derribado el aparato.

Anton Geráshenko, consejero del ministro del Interior de Ucrania, precisó este jueves en Kiev que el avión fue derribado por insurgentes mediante un sistema antimisiles Buk. Geráshenko afirmó al canal de televisión Dozhd que su departamento tenía decenas de testigos del lanzamiento de un misil cerca de Snezhnoe (en la zona controlada por los separatistas). Geráshenko acusó también a Rusia de haber entregado sistemas Buk a la RPD. Los rebeldes intentaron hacerse con lanzaderas de este tipo hace un mes cerca de Lugansk, pero sólo capturaron equipos averiados, informó el canal Rusia 24.

Representantes de la RPD declararon a esta cadena que carecen de medios bélicos para derribar un avión a la altura en que volaba el Boeing siniestrado. Alexandr Borodái, el ciudadano ruso que dirige el Gobierno de la RPD, dijo que sus lanzamisiles portátiles podían alcanzar “como máximo entre 3.000 y 4.000 metros” y acusó a las Fuerzas Aéreas de Ucrania del suceso, que calificó como “una provocación intencionada”.

Borodái dijo que estaba dispuesto a entregar la caja negra del aparato a expertos internacionales, mientras que Andréi Purgin, presidente del Parlamento de la RPD, afirmó que quieren enviarla a Moscú, uno de los temores de Kiev. Por eso, Obama y Poroshenko convinieron en su conversación telefónica en que las pruebas del siniestro deben permanecer en Ucrania para la investigación. Los separatistas dicen haber declarado una tregua “humanitaria” en la zona para facilitarla.

Las informaciones sobre los sistemas de misiles en poder de los independentistas son confusas. La agencia rusa Itar-Tass dijo desde Lugansk que los insurgentes no tenían sistemas Buk, pero en junio había informado de que los separatistas habían logrado el control de una de esas unidades. Las informaciones de los expertos entrevistados por los canales rusos sobre si los Buk podían haber alcanzado al Boeing tampoco eran suficientemente claras. En 2001, la aviación de Ucrania derribó sobre el mar Negro un avión civil de la compañía rusa Sibir que iba de Tel Aviv a Novosibirsk con 66 personas a bordo. El suceso, sin supervivientes, se debió a un error de cálculo al disparar un misil desde un sistema S-200.

El siniestro de este jueves ha venido precedido de varios derribos de aviones. El portavoz del Consejo Nacional de Seguridad y Defensa de Ucrania, Andriy Lysenko, acusó este jueves a Rusia de haber derribado un avión militar Su ucranio el miércoles por la noche. El piloto del aparato se puso a salvo gracias al sistema de eyección con paracaídas. Las autoridades de Ucrania afirmaron que los misiles que derribaron la aeronave fueron disparados desde el territorio de Rusia. “Es posible que el disparo se realizara por medio de misiles aire-aire de las fuerzas aéreas rusas que estaban patrullando la frontera”, manifestó un portavoz del Ministerio de Defensa.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: