La doble moral tiene color

Publicado el agosto 3, 2014, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

Fuente: Pazrevolución

Por: Pablo Luna

Ciudad de México, 18 de julio de 2014.- En el contexto actual de la política nacional, los conceptos tradicionales utilizados para definir posturas ideológicas, como izquierda, derecha y centro, están desgastados, no son acordes a la realidad social y se han convertido en un eslogan comercial que busca atraer adeptos, simpatizantes y militantes de causas sin rumbo o con un destino incierto.

Quizá, como señalan algunos politólogos, es más apropiado definir o clasificar las actividades de las instituciones y por lo tanto de los sujetos políticos, como conservadores, ultraconservadores, progresista, liberales, pragmáticos y un largo etcétera; también se puede plantear una mezcla de una o más categorías, tomando en cuenta su discurso y sus acciones en determinado tema.

Sin embargo la definición que hasta ahora no ha sido considerada los especialistas, es la más común, la más probable, la más frecuente, esa que practican casi todos los entes políticos, pero que en las últimas semanas ha quedado más visible gracias a los militantes del Partido Acción Nacional (PAN). Hablamos de la llamada Doble Moral y entiéndase como nombre propio.

La moral es un concepto subjetivo y en constante cambio. A grandes rasgos es entendida como el conjunto de normas socialmente establecidas que rigen el comportamiento de los individuos. En el ámbito político se entiende que la moral que rige a una institución, como son los partidos políticos, y sus militantes, será la misma para todos y todas.

Sin embargo dentro del PAN existe un amplio sector, ligado a personajes como Felipe Calderón, Diego Fernández de Cevallos, Mariana Gómez del Campo, entre otros, que sistemáticamente rompe los esquemas de la moral conservador establecida desde hace décadas por su partido; con acciones y actividades que distan mucho de lo pregonado en el discurso y los ejemplos están a la vista, por decenas.

Mariana Gómez del Campo, actual senadora y exdiputada local en el Distrito Federal, ha promovido como legisladora una serie de propuestas que buscan restringir y sancionar las marchas y manifestaciones públicas en las calles de la capital mexicana, sin embargo durante los partidos de la Selección Mexicana de Fútbol, la panista salió a “cerrar” la avenida Paseo de la Reforma, “tomando” el Ángel de la Independencia, y por supuesto afectando la circulación vial en toda la zona… cierto aunque parezca exagerado.

A pesar de provenir de un partido político que durante años ha luchado contra el sistema priista y su burocracia, Mariana Gómez del Campo ha sido promotora (con sus acciones) del engrosamiento del aparato político, pues además de vivir desde hace varios años del erario –gracias al llamado “chapulinismo político”- ha sido captada en pleno “agasaje” con su pareja sentimental dentro de las instalaciones legislativas, cosa que resulta “inmoral” para una legisladora y un partido que se oponen a la interrupción legal del embarazo, el matrimonio entre personas del mismo sexo o a la educación reproductiva en escuelas públicas del país.

Utilizar su posición política y sus relaciones privilegiadas, ha sido una constante para el ex candidato presidencial, exsenador y exdiputado, Diego Fernández de Cevallos. Aunque en algún momento de su carrera política haya jurado salvaguardar los bienes y los intereses de la nación, su empresa, su despacho, su buffet de abogados se ha encargado de litigar en contra del Estado mexicano y, con avidez, gana juicios millonarios en las que sus clientes han salido beneficiados.

El caso de la familia de Vicente Fox y Martha Sahagún merecería un texto por separado, pero por el momento basta recordar que la “cabaña” que este matrimonio construyó en Los Pinos fue algo mucho menos que modesta, que el derroche y los negocios en lo oscurito fueron una de las características principales de la pareja presidencial. Todo, sin olvidar que los hermanos Bribiesca Sahagún (hijos del primer matrimonio de Martha) están inmersos en una serie de investigaciones y escándalos de corrupción, entre los que destaca el tema de Pemex y Oceanografía.

Los guadalupanos Felipe Calderón y Margarita Zavala Gómez del Campo, no sólo serán recordados por haber gobernado durante el sexenio más violento en la historia de México, sino también por su falta de sensibilidad ante las peticiones de ayuda que les hicieron llegar las cientos de víctimas, y sus familias, de la violencia del crimen organizado y de instituciones del Estado. También serán recordados por no hacer nada contra los culpables del incendio en la Guardería ABC en Hermosillo, Sonora, que acabó con la vida de 49 niños y niñas.

El caso más reciente, que pone en evidencia la doble moral de los militantes de un partido conservador, que en el discurso condena las prácticas de corrupción, pero que en los hechos la practica, fomenta y favorece, actualmente está erguido en la figura de los panistas presos en Brasil por presuntamente manosear a una mujer y golpear a su acompañante.

La cereza del pastel en esta ola de “golpes de pecho”, se la lleva sin suda el presidente de la Comisión de la Familia y Desarrollo Humano, José María Martínez , quien dijo que las familias homosexuales “no son una familia, son un matrimonio entre personas del mismo sexo”.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: