Pronostican especialistas que Morena le arrebatará al PRD su voto duro en 2015 y aglutinará a la izquierda en 2018

Publicado el agosto 5, 2014, Bajo Noticias, Autor @Sociologuito.

1403966982936 Foto - López Obrador en Cihuatlán, Jal. / archivo
Foto – López Obrador en Cihuatlán, Jal. / archivo

Posted on agosto 5, 2014.

CIUDAD DE MÉXICO.– El nuevo partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que lidera Andrés Manuel López Obrador, le arrebatará al Partido de la Revolución Democrática (PRD) su voto duro en 2015 y aglutinará a las fuerzas de izquierda en 2018, afirmaron analistas consultados por SinEmbargo.

La fuerza política que encabeza el político tabasqueño no sólo le quitará curules en la Cámara de Diputados, delegados y asambleístas en el Distrito Federal al PRD el próximo año; también se llevará consigo a dirigentes estatales, gobernadores y electorado de una buena parte de las entidades donde Obrador obtuvo millones de votos en 2012.

El fin de semana el Jefe del Gobierno del Distrito Federal (GDF), Miguel Ángel Mancera Espinosa, declaró que el movimiento de Andrés Manuel dividirá el voto de la izquierda mexicana.

Sin embargo, para los expertos esa división sólo afectará al Sol Azteca, pues lo destronará como el principal partido opositor.

“Morena va a dividir el voto. Jalará una parte importante del voto duro que tenía el PRD. El voto duro se irá con Morena porque las posiciones de Obrador coinciden más con el electorado del voto duro, que las de “Los Chuchos”.

El año que viene habrá un desplome importante del PRD en las elecciones y sí, creo que la la presencia del PRD se reducirá significativamente en la Cámara de Diputados.

El PRD perderá muchas curules”, afirmó José Antonio Crespo Mendoza, politólogo del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Aunque la tribu de “Los Chuchos” o Nueva Izquierda (NI), corriente a la que pertenece el presidente nacional del Sol Azteca, Jesús Zambrano Grijalva, y el candidato a sustituirlo en la dirigencia Carlos Navarrete Ruiz, ha dicho a través de Zambrano que el partido de López Obrador apenas tiene 600 mil afiliados en comparación con los cuatro millones de perredistas y que Morena no representa un peligro en 2015 porque Obrador no será candidato, para los analistas políticos los 15 millones de votos que obtuvo el tabasqueño en 2012 sí lo convierten en un adversario que será difícil derrotar.

“Estarán en competencia para ver quién tiene la mayor votación para ser el eje de la izquierda y ganar el mando para la candidatura de 2018. Morena no tiene la intención de aliarse con el PRD, sino de combatirlo frontalmente para robarle la mayoría de los votos y erigirse como la primera fuerza política de izquierda y aglutinar a todos los partidos pequeños en las próximas elecciones presidenciales”, expuso José Antonio Crespo.

El liderazgo de Obrador no es nada despreciable, pues no se basa en acuerdos de grupos (como sucede al interior del Sol Azteca) sino en un liderazgo nacional que suma más de 30 millones de votos en dos elecciones, agregó.

Por eso, no aceptar el hecho de que el PRD sufrirá una terrible embestida en 2015 “es miopía”, opinó Virgilio Bravo Peralta, director del Centro de Negociación, Mediación, Conciliación y Arbitraje (CENCA) del Instituto Internacional de Estudios de Derecho y Jurisprudencia (IIEDJ).

“Los que no lo quieren ver están siendo miopes ante la realidad, o es la soberbia y arrogancia de sus líderes. Morena sí representa un verdadero peligro para el PRD en cuanto aglutinar a la izquierda mexicana.

Obrador es atractivo aún cuando tuvo poco apoyo económico y mediático en 2012, a pesar de eso logra ese número de votos. Hay que estar pendientes del impacto que tendrá el buque de López Obrador en la lancha de lo quede del PRD”, agregó.

Por su parte, Enrique Gutiérrez Márquez, académico del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana, coincidió en que hay datos que plantean que Morena representará –en algunas regiones del país– una disminución importante de votos al PRD.

“Estas primeras elecciones bosquejarán un poco lo que ocurrirá con el PRD como opción de izquierda en el país. Si el panorama se sigue planteando como hasta ahora, probablemente muchos liderazgos perredistas que simpatizan con la figura de López Obrador, irán en su búsqueda”, dijo.

El experto explicó que a la participación de Morena en las elecciones, se le sumarán los errores en los que incurrió el Sol Azteca al participar en el Pacto por México y formar parte de la aprobación de las reformas estructurales del Presidente Enrique Peña Nieto.

“Es una suerte de resquebrajamiento de una izquierda más dura, con más ideología al interior del PRD que buscará a Morena. Yo creo que sí habrá una división del voto de la izquierda y uno de los posibles escenarios es que se sumen algunas voces y posiciones que han quedado excluidas del PRD y que encontrarán una buena interlocución en Morena. Habrá un debilitamiento, no sé si de la izquierda, pero sí del PRD como un instituto político y probablemente una posible consolidación de Morena”, agregó Gutiérrez Márquez.

PRD NO PODRÁ HACER NADA

“Los Chuchos” no podrán hacer nada contra la embestida de Morena, dicen analistas políticos.

Para José Antonio Crespo es “muy poco lo que puede hacer el PRD” en contra de la embestida que se prevé para 2015. “Es muy poco lo que pueden hacer, salvo las declaraciones de Jesús Ortega en contra de López Obrador diciendo que es populista. No pueden hacer otra cosa”, dijo.

El politólogo se refirió a las declaraciones que hizo Ortega Martínez, ex presidente nacional del PRD y líder de “Los Chuchos”, el pasado fin de semana sobre las concepciones políticas de Obrador. El político afirmó que sus ideales no son de izquierda, sino “populistas”. Pero el Sol Azteca, además de las declaraciones de sus líderes en contra del tabasqueño, no hace nada para enviar un mensaje claro de que es la opción de izquierda a su voto duro: sus gobernadores llaman a votar a los legisladores perredistas a favor de la Reforma Energética (Arturo Núñez Jiménez en Tabasco y Graco Ramírez Garrido en Morelos), y el partido no combate la corrupción que hay en su interior, dijo Crespo.

“El PRD es una suma de varios grupos políticos, organizaciones, podemos enumerarlas y no es fácil ante un liderazgo como el de López Obrador que el PRD siga cultivando, aglutinando a estas organizaciones que no están afiliadas a ese partido.

En la lectura de 2015, unas elecciones intermedias que generalmente tienen un alto grado de abstencionismo, veremos que Obrador no va a representar a esos 15 millones de votos de 2012, pero sí peleará los estados del sur del país”, dijo Virgilio Bravo.

El politólogo explicó que Morena irá en la elección de diputados federales por Tabasco, Chiapas, Campeche, Yucatán, Oaxaca, Veracruz, Puebla, Morelos y Guerrero.

El PRD conservará Michoacán, dependiendo qué tan buen trabajo haga Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano en la entidad. “En el caso del DF, el principal bastión del PRD, será interesante ver qué tanto le quitará Morena. Es un gran reto, pues abarcará 50 por ciento López Obrador y otro 50 por ciento estará al frente el PRD”, indicó.

Bravo Peralta auguró que desertarán del PRD y se irán a Morena legisladores federales y locales, presidentes municipales y gobernadores debido al oportunismo político rumbo a 2018.

Definitivamente coincidieron, el PRD no será el partido que aglutine a las fuerzas izquierda en 2018. Será Morena.

“Yo veo difícil una unión entre Morena y el PRD, porque López Obrador querrá la candidatura por Morena, eso está asegurado, al menos que su salud no se lo permita, y el PRD no necesariamente apoyará a Obrador otra vez, querrá otro candidato”, dijo Crespo. (Fuente: Sin embargo)

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: