Raúl Vera y Alejandro Solalinde encabezan el Tribunal Permanente de los Pueblos en NY

Publicado el septiembre 6, 2014, Bajo Noticias, Autor LluviadeCafe.

026n1pol-1

El obispo Raúl Vera, el sacerdote Alejandro Solalinde y organizadores comunitarios inmigrantes iniciaron hoy actividades en torno a las primeras sesiones en Nueva York sobre migración del Tribunal Permanente de los Pueblos.

Junto con líderes religiosos y representantes de organizaciones promigrantes en esta ciudad, los invitados mexicanos participaron en un acto frente a las oficinas federales –incluyendo las migratorias–, donde oraron por las millones de personas en este país que viven bajo leyes injustas y discriminatorias, en familias divididas por deportaciones, por los niños migrantes solos y asustados, y por todos aquellos que sufren el dolor y angustia de no poder vivir con dignidad. Exigieron nuevas leyes de migración que derrumben el muro de la injusticia que nos divide.

El obispo Vera y el sacerdote Solalinde –quienes entre otras destacadas figuras funcionarán como jueces en este proceso- afirmaron que están aquí como parte de este tribunal ético para escuchar a los migrantes que han padecido las políticas violentas en Centroamérica, México y Estados Unidos. Solalinde destacó que el tema está vinculado con las políticas económicas en todos estos países que hacen a los ricos más ricos, y a los pobres más pobres, obligando a los más vulnerables a salir en busca de pan. Indicaron que el tribunal es para que los que sufren las consecuencias de todo esto puedan difundir su palabra.

Andrés Barreda, uno de los impulsores de este proceso en México –el cual fue organizado aquí por los activistas comunitarios Juan Carlos Ruiz y Cinthya Santos, entre otros–, informó que la sección México del Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP) fue establecida por unas 500 organizaciones sociales para abordar los diversos tipos de violencia, violación de derechos fundamentales e impunidad, incluyendo la padecida por inmigrantes. Afirmó que el TPP tiene el interés de visibilizar nuestros problemas, como también servir de espacio para enseñarnos unos a otros.

Mujeres de la comunidad garifuna de Honduras que residen en esta ciudad relataron sus experiencias de huir de su país sólo para ser tratadas como delincuentes al llegar aquí. Lo más dramático fue la imagen de mujeres afrodescendientes –o sea, descendientes de esclavos– con un grillete en los tobillos. Son monitores electrónicos que las autoridades migratorias federales les colocan para asegurar que se presenten a sus procesos judiciales migratorios. ¿Cuál fue el delito que yo cometí para que me pusieran este grillete?, pregunta una madre, con su hija pequeña a su lado. Pero afirmó: somos luchadoras, y con el apoyo de todos seguiremos adelante.

Danilo Lachapel, pastor evangélico que trabaja en defensa de las comunidades migrantes en esta ciudad, comentó a los reunidos: “la lucha es larga… pero los latinos tenemos algo más en medio de estas situaciones: bailar. No perdamos la alegría, ya que eso también se necesita para llevar adelante esta lucha”. Con ello, se invitó a los participantes del TPP a una fiesta en la comunidad garifuna en el Bronx, esta noche.

Además de la fiesta, hoy se programó un diálogo con jóvenes indocumentados, conocidos como dreamers, en La Morada, un restaurante poblano en el Bronx.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: