El colmillo que intenta desgarrar el movimiento del Poli

Publicado el Octubre 4, 2014, Bajo Columna de opinión, Política, Autor Gloriamlo.

El gobierno federal desplegó una amplia baraja de estratagemas para desactivar la reciente manifestación politécnica: todo indica que desató una “guerra sucia” de baja intensidad para deslegitimar el movimiento, que preparó a conciencia la “aparición improvisada” de Miguel Ángel Osorio Chong en el mitin del 30 de septiembre y que la renuncia de Yoloxóchitl Bustamante se había fraguado incluso antes de que los estudiantes entregaran el pliego petitorio. De hecho, la probable salida de la directora general le beneficia al gobierno, que ahora podrá colocar a un priista al frente del Poli.

Miguel A. Osorio Chong
Osorio Chong durante su diálogo con estudiantes del Poli.
Foto: Germán Canseco

Santiago Igartúa
04 de Octubre de 2014

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Una vez más, como lo hizo el movimiento #YoSoy132 en los tiempos en que se gestó el regreso del PRI a la Presidencia, la organización estudiantil consiguió desestabilizar al grupo de poder que encabeza Enrique Peña Nieto y activó el mecanismo de gobierno que ha intentado desmovilizarlo a toda costa.

Desencadenado por la aprobación de un reglamento interno que transgrede el proyecto fundacional del Instituto Politécnico Nacional (IPN), aprobado la madrugada del miércoles 24 de septiembre, en armonía con las reformas a sus planes y programas de estudio, el movimiento estudiantil se propagó en cuestión de horas. Desconocidos como alumnos por la directora de la institución, Yoloxóchitl Bustamante, los estudiantes se movilizaron en redes sociales bajo la etiqueta #TodosSomosPolitécnico. No hubo un tema más comentado en el ciberespacio del país.

La inconformidad estalló en las calles el jueves 25 con la participación más grande de politécnicos en casi 30 años. Comenzó a replicarse la historia del “viernes negro” de mayo de 2012 que, ante las protestas en su contra, llevó a Enrique Peña Nieto a ocultarse en los baños de la Universidad Iberoamericana y a los universitarios del país a unirse en la indignación.

La autoridad universitaria se vio obligada a retroceder y ofreció una solución parcial, aplazando la aplicación de los planes de estudio de la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura (ESIA), génesis del conflicto, pero éste la había rebasado. El IPN se fue a paro casi en su totalidad

La repercusión del estallido estudiantil fue tal que no habían pasado 24 horas cuando el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, se ofreció como mediador en el asunto académico, haciendo suya la agenda de la Secretaría de Educación Pública, dependencia a cargo de Emilio Chuayffet.

(Fragmento del reportaje que se publica en la revista Proceso 1979, ya en circulación)

Fuente: proceco.com.mx
Post: Gloriamlo

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: