Recorte presupuestal, golpe a ciudadanos; habrá menos empleo y se reducirán sueldos: expertos

Publicado el febrero 14, 2015, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

dinero-600x274

Revolución TRESPUNTOCERO).- La economía, en la actual administración de Peña, atraviesa una crisis impulsada por diversos factores tanto externos como internos. En ella, el nivel de ingresos de la federación se ve afectado, poniendo en riesgo la conducción sana de las finanzas públicas.

En recientes fechas, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) anunció un recorte de 124 millones de pesos al presupuesto de la federación para este 2015. De acuerdo a la versión oficial, esta es una medida preventiva “para anticipar lo que pudiera venir” y no por un problema de finanzas públicas presente hoy en día.

La versión de los expertos dicta que este recorte presupuestal tiene como fin tratar de moderar los efectos de la caída de los precios del petróleo así como el posible aumento en las tasa de interés por parte de los Estados Unidos, situación con la cual México se vería afectado en el pago de la deuda; además, diversos economistas manifiestan que es una medida para evitar un incremento en el déficit público y la deuda.

Sin embargo, para los expertos en la materia, a pesar de ser una decisión que trata de frenar el endeudamiento, la medida tomada por la SHCP es nada equitativa, donde el peso de la decisión se carga a la clase trabajadora, afectándoles de manera notable.

En palabras de la doctora en economía, Violeta Rodríguez del Villar, la medida del recorte presupuestal es poco solidaria con la economía interna del país así como con la población, pues afectará de manera importante a la sociedad mexicana en diversos rubros, entre ellos, la poca creación de fuentes de empleo así como la reducción de sueldos.

La Investigadora del Instituto de Investigaciones Económicas (IIE) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) subrayó que el gran problema de la decisión tomada por las autoridades, se centra en que el 60% del recorte al presupuesto se da en los rubros asociados esencialmente con la población, afectando directamente a los ámbitos de: educación, salud, campo y desarrollo social.

“Otra vez se está cargando el costo del ajuste a la economía interna a la población trabajadora y en general a todos los consumidores. El gobierno, en época de bonanzas, no reacomodó la estructura fiscal para evitar esta clase de afectaciones”, señaló.

La especialista manifestó que en México no se ha dado el escenario para que exista una distribución equitativa de los costos que se tienen que asumir por los cambios en la economía, perjudicando constantemente a la sociedad en general y eludiendo a la clase empresarial para que no salga afectada.

Denunció que en el país ha existido un problema de distribución en la carga fiscal, donde se presenta un fenómeno de inequidad. “La estructura fiscal del país tiene fuertes beneficios paras la clase empresarial, pero no hablamos de empresas del sector doméstico tradicional, sino las muy grandes, la mayoría de ellas transnacionales”, explicó.

De igual forma, manifestó que este problema de beneficios a la clase empresarial, es un tema que se ha presentado desde hace varios años, además de que esta problemática no puede resolverse de un día para otro. “No es algo que se pueda corregir en el corto plazo, es una medida que se tuvo que haber tomado desde antes. No podemos introducir impuestos o redistribuir la carga fiscal de un día para otro“, subrayó.

Por otro lado, detalló que el recorte presupuestal es resultado de una falta de visión por parte del gobierno mexicano, en donde el ingreso y el gasto público no privilegian a la economía doméstica ni permite su desenvolvimiento a largo plazo. “Es una cuestión de falta de visión sobre el presupuesto; en el caso de los ingresos, la constante ha sido ver a la política fiscal como una política recaudatoria y no una política que estimule el crecimiento económico, disminuya la volatilidad y promueva una mejor distribución de la riqueza del país”.

En lo que respecta a la dependencia de la nación sobre los recursos petroleros ‒cuestión que se presume como la causa por la cual se recortó el presupuesto‒, Violeta Rodríguez dijo que se debe ver a los ingresos de esta actividad como recursos adicionales del país, sin embargo, el problema recae en la manera de emplear estos ingresos. “Por ejemplo, no están siendo invertidos para extender la capacidad de producción de Pemex; no están siendo utilizados en actividades productivas que le den la capacidad de recuperación de los ingresos, en el mediano y el largo plazo”, sentenció.

La experta compartió el escenario que vislumbra para los próximos meses con el recorte, a lo cual dijo, se espera un escenario fuerte, de restricción para las familias mexicanas, en donde la falta de creación de empleos será un fenómeno latente.

“El recorte no garantiza la estabilidad cambiaria y por el contrario sí afecta todavía más la economía doméstica, en especial la familiar; además, se traduce en mayor carencia para las familias o menor calidad de vida”, finalizó.

“El recorte presupuestal refleja problemas estructurales del país”

De acuerdo con Alejandro Villagómez, doctor en economía y profesor del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), la medida tomada por las autoridades refleja un problema estructural de finanzas públicas, el cual ha estado presente tiempo atrás. “Se ha venido insistiendo en la necesidad de hacer una reforma hacendaria profunda, la cual no se ha tomado en consideración”, dijo.

En término de crecimiento para el país, el especialista indicó que el recorte presupuestal significará un punto negativo, inhibiendo el desarrollo de la nación por debajo de lo previsto por la SHCP. “Hacienda se mantiene en su pronóstico de crecimiento del 4%, creo que con el recorte, si bien nos va, dadas las condiciones actuales, alcanzaremos un 3%”.

El doctor Gerardo Esquivel, investigador del Centro de Estudios Económicos de El Colegio de México, ha declarado que la decisión de recortar el presupuesto es una señal que demuestra el fracaso de la política fiscal cortoplacista, implementada en el país.

Agregó que la medida, deja al descubierto la incompetencia para fortalecer la capacidad de recaudación del Estado mexicano, misma que sigue dependiendo de la fluctuante actividad petrolera. Asimismo, manifiesta que permite visualizar una estrategia de gasto nada óptima, en donde los ingresos obtenidos del sector energético se destinan a gasto corriente y no a proyectos de inversión en donde se reintegre con creces los recursos.

De igual forma, sostuvo que en términos reales, el crecimiento para este 2015 se pueda pronosticar en 2.5%, y no el rango de 3.2% y 4% establecido por la SHCP.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: