Reduce Banco de México previsión de crecimiento

Publicado el febrero 19, 2015, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

Agustin Cartens

La Jornada

México, DF. El Banco de México redujo en medio punto porcentual su previsión de crecimiento para este año, que situó en un rango de 2.5 a 3.5 por ciento. Ente las razones citó la reducción en el precio y producción dl petróleo y el efecto sobre la actividad del recorte del gasto público.

La previsión, dada a conocer este miércoles por el gobernador del Baco de México, Agustín Carstens Carstens, es menor en medio punto al rango previsto hace tres meses, que era de entre 3 y 4 por ciento de crecimiento económico este año.

En 2014, anticipó, la economía habría crecido 2.1 por ciento, aunque el dato oficial será dado a conocer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía en los próximos días.

Por el efecto del menor crecimiento esperado para este año, la creación de nuevos empleos formales también será afectada, anticipó Carstens en la presentación del “informe trimestral de inflación octubre-noviembre de 2014”.

La Secretaría de Hacienda espera para este año un crecimiento de entre 3.2 y 4.2 por ciento.

Este año, serán creados entre 600 mil y 700 mil empleos, 20 mil menos de los previstos hace tres meses por el propio banco central. Cada año se incorporan mercado de trabajo alrededor de un millón de jóvenes.

De acuerdo con el informe, el banco central estimó que en 2014 el producto interno bruto (PIB) haya registrado una tasa de expansión de alrededor de 2.1 por ciento, como reflejo del impulso de la demanda externa y de cierta mejoría en la demanda interna respecto al año previo.

Para 2015 y 2016, se continúa anticipando un crecimiento mayor al de 2014. En efecto, añadió, se prevé que las reformas estructurales recientemente implementadas tengan gradualmente un efecto positivo sobre la actividad económica, particularmente en 2016.

Asimismo, anticipó que el dinamismo de la economía de Estados Unidos, en específico de su sector industrial, continúe siendo una fuente de crecimiento para el sector exportador de México y que el impulso de la demanda externa se vaya trasladando a la demanda interna.

Adicionalmente, previó que actividades que en 2014 comenzaron a recuperarse, como es el caso del sector de la construcción en México, continúen siendo un soporte a la actividad productiva.

“A pesar de lo anterior, el entorno macroeconómico previsto es menos favorable que el considerado en el Informe anterior. En particular, se anticipa que el precio del petróleo se ubique por debajo de los niveles registrados hasta mediados de 2014. Asimismo, la tendencia a la baja de la plataforma de producción petrolera, que se ha acentuado recientemente, se espera podría limitar el dinamismo de la actividad productiva en tanto ésta no se estabilice y comience a recuperarse”, consideró.

Adicionalmente, el consumo privado, si bien ha registrado una gradual mejoría en meses recientes, todavía no muestra señales claras de que pudiera retomar un fuerte dinamismo en el corto plazo, apuntó.

Ante ello, los intervalos de pronóstico para el crecimiento del PIB en 2015 y 2016 “se revisan a la baja”.
Otra de las razones para reducir la previsión de crecimiento fue el reciente recorte del gasto público por 124 mil millones de pesos, anunciado por la Secretaria de Hacienda el 30 de enero pasado.

“Tomando en cuenta también el impacto marginal sobre el crecimiento que tendrá la consolidación fiscal, el intervalo de pronóstico para la tasa de expansión del PIB de México en 2015 se ajusta de uno de 3.0 a 4.0 por ciento en el Informe precedente, a uno de 2.5 a 3.5 por ciento. Para 2016, se prevé cierta persistencia en las dificultades para el entorno macroeconómico, de modo que se anticipa que la tasa de crecimiento del PIB se ubique entre 2.9 y 3.9 por ciento, intervalo que se compara con uno de entre 3.2 y 4.2 por ciento en el Informe precedente”.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: