Amnistía alerta por amenazas a migrantes en Oaxaca; el INM les informa que los deportará

Publicado el abril 10, 2015, Bajo Noticias, Autor LluviadeCafe.

amnistia_internacional

Por Redacción / Sin Embargo

Ciudad de México, 10 de abril (SinEmbargo).– La organización Amnistía Internacional (AI) manifestó su preocupación por la seguridad de más de 400 migrantes y sus defensores tras el bloqueo que personal del Instituto Nacional de Migración (INM) y elementos de la Policía Federal (PF) realizaron ayer durante el Viacrucis Fronteras Aliadas, en Ixtepec, Oaxaca.

A través de un comunicado, el organismo internacional dijo que los migrantes recibieron mensajes intimatorios por parte de los agentes del INM. Se les advirtió de un operativo que estaba a punto de realizarse en la zona de Ixtepec, momentos antes de que pasaran por ahí los indocumentados.

Por su parte, el gobierno mexicano, a través del titular del Insituto, Ardelio Vargas, se reunió este viernes con el padre Alejandro Solalinde. El sacerdote le hizo saber de su intención para viajar junto con los migrantes a la Ciudad de México.

Sin embargo, el Instituto le advirtió que con los extranjeros que se encuentren de manera irregular “se aplicará la Ley de Migración para ponerlos en inmediata comunicación con sus representaciones consulares y posteriormente otorgarles el retorno asistido a su país de origen”, mientras que los que tengan sus papeles en orden, “podrán transitar libremente por territorio nacional”, señaló el organismo gubernamental en un comunicado.

El Instituto destacó que ha solicitado desde el 9 de abril a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) su presencia en el Istmo de Tehuantepec, Oaxaca, para que dé constancia del cumplimiento del respeto a los derechos humanos de los extranjeros, y que personal de este organismo se encuentra ya en el lugar.

Los organizadores habían rentado previamente a unos camiones para el viacrucis, sin embargo, un agente de la Policía Federal amenazó a los dueños del transporte diciéndoles que podían ser detenidos y acusados del tráfico de personas. Finalmente, por temor, los choferes se negaron a dar el servicio, evitando así la llegada de los migrantes este día a la Ciudad de México.

De acuerdo con las organizaciones que participan en el viacrucis, en este momento se están haciendo operativos en Ixtepec. Agentes migratorios están revisando automóviles que entran o salen del lugar. También estiman unos 260 policías federales desplegados en la zona.

En el viacrucis, que año con año se realiza, participan menores de edad, así como mujeres. El objetivo principal es visibililizar y denunciar el incremento de las violaciones a los Derechos Humanos de las personas migrantes en transito ante la implementación del Programa de la Frontera Sur.

También cuestionan el origen de este plan, buscan una explicación ante las autoridades sobre la operación y análisis detallado de los efectos que ha tenido a casi ya un año de implementado.

El padre Alejandro Solalinde, uno de los organizadores intentó entablar un diálogo personal con Ardelio Vargas, Comisionado del INM, quien se negó respondiendo: “ni madres, yo no he pedido reunirme con el Padre”.

Amnistía afirma que los migrantes se encuentran en el Albergue Hermanos en el Camino. Sin embargo, por estas acciones la labor humanitaria del lugar se ve obstaculizada por la falta de comida, agua y las condiciones climáticas -reportan una temperatura de 42 grados centígrados–.

Muchos de los integrantes del Viacrucis son personas que han solicitado refugio en México debido a que han huido de condiciones de violencia en países centroamericanos.

La organización denunció que actualmente hay entre cinco y seis camiones del Instituto Nacional de Migración afuera del albergue por lo que los indocumentados temen ser deportados si salen a la calle.

“Amnistía Internacional se encuentra profundamente preocupada por la seguridad de las personas que integran está caravana y de quienes les defienden”.

Además de estos hechos, Amnistía dice que ha documentado cómo las bandas criminales actúan contra personas migrantes en la frontera entre México y Estados Unidos, sometiéndolas a graves abusos, algunas veces con la connivencia de funcionarios públicos.

Sobre los defensores, acusa la organización, “también continúan sufriendo intimidación y amenazas. […] Hasta el momento las autoridades mexicanas siguen criminalizando el trabajo de las personas que trabajan en defensa de los derechos humanos de las personas migrantes.

“Su trabajo es un obstáculo para quienes se benefician de la falta de acción gubernamental. Amnistía Internacional tiene motivos por creer que la señal telefónica y de internet del albergue han sido bloqueados en días recientes”.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: