Morena la única posibilidad de rescatar a México

Publicado el mayo 6, 2015, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

Morena-la-esperanza-de-México-logo

 

revoluciontrespuntocero

Si bien es cierto que “hay crisis en el sistema de partidos políticos porque la ciudadanía no se siente debidamente representada”, como afirmó el presidente consejero del Instituto Nacional Electoral (INE) de Durango, Hugo García Cornejo, también lo es que el origen profundo de tal situación es la ausencia de democracia en el país. Ciertamente, las organizaciones partidistas han perdido credibilidad en la medida en que han demostrado ser sólo apéndices de grupos de interés, que sólo cumplen tareas que permiten a la oligarquía tener control sobre la ciudadanía. Con todo, esta realidad ha sido eficazmente abonada por la falta de compromiso de los órganos electorales con la sociedad.

Los mexicanos estamos metidos en un círculo vicioso que obstaculiza mínimos avances democráticos, del que sólo podremos salir en la medida que las clases mayoritarias se organicen para ejercer derechos cívicos básicos, los cuales le fueron conculcados por un sistema político que tiene pleno control sobre el Estado. El consejero presidente del INE de Durango destacó que las sociedades que tienen un alto nivel de bienestar, lo deben a la participación ciudadana; cuentan con una prensa crítica, hay una eficiente fiscalización de los funcionarios, quienes cuando cometen errores o delitos, son sancionados, por lo que no hay una percepción de impunidad.

El contraste con México es notable porque aquí no contamos con una ciudadanía participativa, la prensa libre es inexistente y la impunidad es la regla que ha generado mayor resentimiento entre la población. Aquí, como lo reconoce García Cornejo, “el sistema electoral en México ha tenido episodios muy desafortunados”. Esta situación, lo acepta, tiene sus causas en los problemas económicos, políticos y sociales del país, por lo que el tema electoral no puede ser la panacea que resuelva esta maraña de problemas. Y “si no hay elecciones legales, participativas, limpias, seguramente estos problemas se van a agudizar”.

Por supuesto que así es. El abstencionismo en el mundo, no sólo en México, ha sido constante en la mayoría de naciones, porque la ciudadanía se da cuenta que su voto es el último paso de una marcha que lleva a la consolidación de intereses creados sólo favorables a los grupos de interés dominantes, cada vez más fuertes y con mayor capacidad de manipulación, tanto por su poderío económico como por el control que tienen sobre los medios de comunicación y las instituciones del Estado. Vivimos actualmente en la era del predominio casi absoluto de los meta poderes que persiguen un solo objetivo: dominar al mundo.

En este sentido, también le sobra razón al funcionario citado cuando critica las consultas populares que realizan los partidos y se pregunta: “¿Para qué queremos consulta popular si la vamos a pervertir y le vamos a dar un uso que no es democracia directa sino un recurso para posicionar partidos políticos?”. Lo que necesitamos, los pueblos como el mexicano, es conciencia de la realidad que vivimos para dar los pasos que convienen para avanzar en una defensa firme de intereses conculcados por la oligarquía y el gran poder trasnacional que quiere devorar al mundo en su exclusivo beneficio, como lo prueba de manera fehaciente la realidad mexicana.

Mientras no se tenga esa conciencia, será difícil superar el gran reto que significa crear condiciones que permitan una defensa mínima de los derechos humanos de las grandes mayorías, cada vez más agobiadas por la pobreza, el desempleo, la falta de esperanzas en una vida mejor. Ese es el camino, que pasa necesariamente por la organización ciudadana para votar y defender su voto, pues sin la posibilidad de hacerlo no habrá tampoco posibilidades de instaurar una democracia participativa. Ésta no será factible si la derecha en el poder mantiene su capacidad de manipular las urnas y engañar a la población mediante partidos políticos que son paleros de la oligarquía y que carecen de escrúpulos, como lo ejemplifica la realidad nacional.

En este momento, la única posibilidad de cambiar esta situación antidemocrática es una organización política horizontal, que tenga plena claridad de que la simulación no tiene futuro. Tras un somero análisis de las organizaciones partidistas nacionales, la conclusión objetiva a la que se llega es que el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) es la única que reúne las características que se requieren actualmente para enfrentar el reto mayúsculo de salvar a México de ser devorado por un fascismo más terrible que el del siglo pasado.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: