Pensiones: miseria asegurada. Los viejitos y millones más. Fuera, 60% de los ocupados.

Publicado el Mayo 8, 2015, Bajo Columna de opinión, Autor Ocelotl.

Tercera edad Foto
www.mimorelia.com

La Jornada / México SA / Carlos Fernández-Vega

Si bien no descubre nada nuevo, el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz sí pone el dedo en la llaga: dos de cada tres mexicanos mayores de 64 años no cuentan con ahorros suficientes para obtener una jubilación digna, de tal suerte que México afronta un problema crítico.

Lamentablemente, el problema crítico referido por Stiglitz no se limita a la actualidad ni a ese grupo poblacional –es decir, el de aquellas personas en edad de pensionarse o que ya la obtuvieron–, sino que involucra a la mayoría de la población económicamente activa, toda vez que a estas alturas, y contando, seis de cada diez mexicanos en edad y condición de laborar no tienen ninguna posibilidad futura de obtener ya no se diga una pensión digna al momento de su retiro, sino simplemente de acceder a ella por pinchurrienta que resulte. Y el dato es oficial (Consar), por lo que en la realidad la situación puede ser mucho peor.

Lo anterior, desde luego, sin considerar el feroz regateo que realiza el IMSS a la hora de cuantificar las semanas cotizadas de los candidatos a pensionarse (“a ver… enseñe su papelito rosa”), como si la obligación de llevar el registro puntual fuera responsabilidad del trabajador y no de la autoridad. En tal regateo la poda de derechos es verdaderamente terrorífica, pues como por arte de magia el instituto desaparece cientos de semanas cotizadas, lo que se traduce en una menor pensión, de por sí raquítica.

Recientemente la OCDE, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo divulgaron un estudio (Un vistazo a las pensiones en América Latina y el Caribe) en el que se detalla que entre los 26 países de la región considerados en el análisis México se ubica en el lugar 25, es decir que el resultado de nuestro país en este renglón resulta peor que el de Haití.

Por su parte, la Auditoría Superior de la Federación detalla que, con datos al 31 de diciembre de 2013, el promedio ponderado de la tasa de remplazo (monto de la pensión con respecto al último salario) que obtendrán los trabajadores al momento de su retiro mediante el régimen de pensiones de contribución definida será de 22.2 por ciento, situación que posicionará a México en el último lugar de los 34 países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE); mientras la tasa de reemplazo de los trabajadores de los regímenes de beneficio definido (Ley del IMSS de 1973) será de al menos 60 por ciento de su sueldo como trabajador activo.

Entonces, el problema crítico no se limita a los que hoy tienen derecho a una pensión o ya la ejercen, sino a los que vienen detrás, que son millones. De acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación, conforme a la proyección realizada y utilizando el saldo registrado en las Afores al cierre de 2013, el grupo de trabajadores que actualmente tiene 36 años o menos alcanzará una pensión que cubrirá 30.7 por ciento de su sueldo; para las personas de 37 a 45 años el promedio será de 19.9 por ciento; para las personas de entre 46 y 55 años será de 13.8 por ciento y para las mayores de 55 años de 5.2 por ciento.

Peor aún, apunta la ASF, respecto de los ingresos que los trabajadores perciben al momento de su retiro se identificó que en 69.2 por ciento de los regímenes pensionarios de beneficio definido no se logrará cubrir la cuantía de la pensión garantizada establecida en la Ley del Seguro Social, y en el 16.9 por ciento no se cubrirá la señalada en la Ley del ISSSTE. En el caso del régimen de pensiones de contribución definida, el ahorro que están destinando los trabajadores para su retiro se considera insuficiente para obtener una pensión que compita con la otorgada por los países miembros de la OCDE, ya que mientras en nuestro país el promedio ponderado de la tasa de reemplazo se estima que equivaldrá al 22.2 por ciento del sueldo que percibe el trabajador en activo, la tasa de remplazo en los Países Bajos será de 90.7 por ciento, en Canadá de 45.4 por ciento y en Estados Unidos de 38.3 por ciento.

Lo anterior, desde luego, para los privilegiados que cuentan con algún esquema de seguridad social, pues, subraya la ASF, debido a que con las reformas a los sistemas de pensiones no se ha logrado incorporar al sector informal de la economía unos 30 millones de mexicanos en edad y condición de laborar están totalmente excluidos de la posibilidad de pensionarse. A ello se suman problemas asociados al mercado de trabajo, así como elementos económicos, institucionales, políticos y culturales, entre los cuales destacan el nivel de desarrollo económico de un país, la tasa de desempleo y los ciclos de la economía.

Joseph Stiglitz dijo que uno de los problemas importantes es la informalidad, de tal suerte que es necesario diseñar una política y tener mucho cuidado para poder reconocer que gran parte de la población está dentro del sector informal y que la política está enfocada nada más al sector formal y entonces va a quedar un amplio sector de la población que no esté dentro de esa política.

El hecho es que sexenio tras sexenio la economía mexicana registra menor tasa de crecimiento, insuficiente empleo formal (y cada vez más precario) y desarrollo nulo, de tal suerte que es previsible que aumente el número de mexicanos sin posibilidad alguna de obtener una pensión, por miserable que sea. Tanto ha crecido, que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha reconocido a México como el campeón latinoamericano en lo que a ocupación informal se refiere.

La OIT detalla que en los últimos años América Latina ha experimentado un crecimiento levemente mayor de empleo asalariado formal que el que ocurre con la ocupación informal. Sin embargo, esto no es así en el caso de México, donde el empleo informal ha superado el promedio de la región: éste ha descendido de 50 a 47.7 por ciento, y en cambio en México se estima en 60 por ciento, lo que implica un ingreso cada vez más reducido, estabilidad laboral ausente, nula cobertura de seguridad social, cero prestaciones y la imposibilidad de obtener una pensión para el retiro.

Entonces, el problema es mucho más crítico de lo que supone Stiglitz.

Las rebanadas del pastel

A duras penas levanta el precio del barril mexicano de exportación (ayer se vendió a 57.56 dólares), pero Petróleos Mexicanos ha sido notificado de que deberá compartir su exclusividad en la explotación de los yacimientos que obtuvo en la ronda uno. Buen negocio, pero no para la empresa productiva del Estado… Va un enorme abrazo a mi amado Chicharín por su velita adicional en el pastel.

Twitter: @cafevega

D.R.: cfvmexico_sa@hotmail.com

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: