Alta incidencia de miopía en jóvenes por la era digital.

Publicado el mayo 13, 2015, Bajo Nacional, Autor Soquito.

El uso de computadoras y vivir más en interiores, las causas.
Estudio: casi la mitad de personas de 20 a 25 años, con el padecimiento.
Reportan que uno de cada cuatro europeos sufre de cortedad de vista.
Estar expuesto a más luz natural sería el antídoto para no desarrollarla.

Los niños nacidos en el siglo XXI podrían tener tasas aún más altas de esta enfermedad.
En promedio, las personas de 16 a 24 años pasan más de 27 horas semanales en línea.

El advenimiento de la computadora y el estilo de vida urbano, cada vez más en interiores, han creado una generación de personas cortas de vista, según muestran nuevas cifras.

Casi la mitad de las personas de 25 a 20 años sufren hoy de miopía, de acuerdo con una investigación del King’s College de Londres, que abarcó todo el continente europeo.

La miopía por lo regular se asienta durante la infancia, la adolescencia o poco después de los 20 años, pero los jóvenes de hoy tienen mucho mayores probabilidades de desarrollar esa condición que las generaciones anteriores.

En toda Europa, alrededor de una de cada cuatro personas sufren de cortedad de vista. La exposición de largo plazo a las pantallas de computadora; el uso prolongado de los ojos para “trabajar de cerca”, por ejemplo al leer o escribir, y la falta de luz natural y actividad al aire libre se relacionan con este padecimiento, señala el estudio, publicado en la revista Ophthalmology.

Uno de cada tres ingleses no ve bien

En el Reino Unido, una de cada tres personas es miope. Los investigadores, que revisaron evidencia de 15 estudios diferentes, encontraron que quienes van a la universidad tienen dos veces más probabilidades de ser miopes que quienes dejan la escuela en la niñez, consecuencia probable del mayor tiempo pasado en interiores estudiando.

La proporción de miopes, sin embargo, se ha elevado en todos los grupos desde principios del siglo XX, tal vez a consecuencia de estilos de vida más urbanos y en interiores, y el cambio de largo plazo de una fuerza de trabajo con predominio manual a empleos de escritorio con manejo de documentos y, en fecha más reciente, computadoras.

La miopía es causada por el alargamiento del ojo, el cual evita que la luz de objetos distantes caiga directamente en la retina, tejido sensible a la luz, situado en el fondo del ojo, que envía señales eléctricas al cerebro. Como la luz se queda corta, la imagen aparece borrosa.

Estudios en China, donde la incidencia de miopía es aún mayor, han mostrado que los niños expuestos a más luz exterior tienen menos probabilidades de desarrollarla. Esto sugiere que más luz natural, así como un “adiestramiento” del ojo para mirar con mayor frecuencia objetos distantes, puede ayudar a prevenirla.

La doctora Katie Williams, investigadora clínica del Departamento de Oftalmología en el King’s, quien dirigió el estudio, señaló que la mayor incidencia de miopía en generaciones jóvenes “no está relacionada con el curso natural del envejecimiento. Es algo de la parte final del siglo XX y sin duda del XXI, de nuestros estilos modernos de vida. Tal vez sea anterior a la computadora, y de seguro es anterior a los iPads e iPhones”, precisó.

Añadió que las primeras indicaciones sugieren que los niños nacidos en el siglo XXI podrían tener tasas aún más altas de miopía.

La investigación, publicada esta semana, revela que el tiempo que los jóvenes pasan en línea en Gran Bretaña se ha triplicado en los 10 años pasados, mientras que en toda la población se ha duplicado.

Personas de 16 a 24 años pasan ahora en promedio 27 horas 36 minutos en línea cada semana. El profesor Chris Hammond, uno de los autores principales del estudio del King’s, dijo que se necesitará más investigación para entender mejor el impacto que la lectura, el uso de la computadora, la enseñanza y la actividad al aire libre en la infancia tienen sobre la vista.

“Si bien este estudio se hizo en adultos, aún no sabemos el impacto del rápido ascenso de las computadoras, tablets y teléfonos móviles en el desarrollo visual de los niños”, explicó.

La miopía severa conlleva el riesgo de desarrollar condiciones peligrosas para la vista, como desprendimiento de retina, glaucoma y degeneración retinal a edades más avanzadas.

La doctora Williams indicó que los nuevos datos de prevalencia de la miopía tienen “importantes implicaciones para la carga futura de esta enfermedad visual, que pueden amenazar la vista en edad avanzada, en particular en personas muy miopes”.

Las tasas de miopía se han incrementado en generaciones sucesivas, de 18 por ciento en personas nacidas entre 1910 y 1939, a 23.5 por ciento en las nacidas entre 1940 y 1979 y a 47 por ciento en quienes se acercan hoy día a los 30 años.

Una historia familiar de miopía también puede elevar el riesgo de desarrollarla, y las investigaciones actuales se enfocan en entender cómo la compleja interacción entre riesgos genéticos y ambientales se ha combinado para producir un aumento tan significativo.

Fuente: La Jornada.
Charlie Cooper, The Independent.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: