ELECCIONES 2015: CINISMO Y CORRUPCIÓN COMO LEMA DE CAMPAÑA

Publicado el mayo 18, 2015, Bajo Noticias, Autor LluviadeCafe.

PARTIDOS

sinembargo

A menos de un mes de los comicios, la corrupción no deja de agobiar. Cálculos de organizaciones civiles y académicas estiman que tenerla en la entraña le cuesta a México mil 100 millones de dólares en inversiones al año. A la par, el Índice Global de Impunidad (IGI) de la Universidad de las Américas Puebla y el Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia del mismo estado le da al país 75.7 puntos de 100. Es decir, los números dicen sin pudor que para la mayoría de actos corruptos no hay castigo.

Los escándalos, como en cascada, no dejan de brotar. El último fue la revelación de una serie de audios en la que funcionarios de OHL pretendían exagerar diagnósticos de flujos carreteros en el Estado de México con tal de cobrar mucho más de lo que les correspondía.

Fue la corrupción el tema que eligió el Partido Acción Nacional para arrancar su campaña política rumbo a la elección del 7 de junio. Su primer spot estuvo plagado de acusaciones de corrupción al Revolucionario Institucional. Pero el tricolor no se quedó tranquilo y le respondió en el mismo formato con otras acusaciones.

¿Qué lograron estos partidos al enfrentarse por el tema de la corrupción? Expertos, politólogos, mercadólogos y ciudadanos valoran que todo fue un gran juego de cinismo porque los institutos se colmaron de señalamientos sin presentar una sola propuesta para abatir el crecido cáncer. La campaña, según los expertos, no brindó la menor esperanza.

Ciudad de México, 18 de mayo (SinEmbargo).– ¿En realidad, le importa a la clase política la corrupción en México? Nadie brinda una afirmación en este paradero, a unos pasos de El Ángel de la Independencia, en el Distrito Federal, donde se espera al autobús que tiene a La Villa como destino. A esta hora de mayo de 2015, se regresa de jornadas laborales distintas, pero unidas por una coincidencia: “¡Qué jodido!, ¿no?”. Hablar de la guerra de spots que desplegó el Partido Acción Nacional (PAN) en contra del Revolucionario Institucional (PRI), apenas arrancó la campaña federal, en la que la corrupción es el tema, puede resultar un riesgo porque es el cansancio el que domina el aire.

Valentín Fuentes López hace que la pregunta rebote: “¿A quién se le ocurre burlarse de esa manera de uno mismo?”. Tiene 45 años. Vuelve de recolectar firmas de recibido, domicilio por domicilio, de los seguros que vende para cierta empresa. Condujo una motocicleta durante nueve horas. “Aquí todo está podrido. Pero a nadie le conviene limpiar el cochinero. Hacen sus anuncios nomás por pura burla, por puro juego, por hacerse los chistosos”. Vuelve la mirada a la brillosa banqueta el hombre de baja estatura y bigote renegrido.

Y la trabajadora doméstica, Estela Santos Saldívar, quien hace limpieza en una oficina de Prado Sur, de las Lomas de Chapultepec, piensa en voz alta y la mano puesta en el cuello: “Pues eso (los anuncios de campaña) es para que todos se burlen de todos. De ellos y de uno también. Pero a uno como no le da risa ver que roben los señores que quieren ser del gobierno. Yo no sé por qué quieren que a uno le de risa eso. Yo no hallo la risa”. Y Eustiquio Ramírez, barrendero del Instituto Nacional de Perinatología, quien aún trae puesto su uniforme naranja, no quiere opinar mucho. “Pues a mí qué. Aquí en México es puro robadero; pero uno… Ya mejor se calla uno”.

El mismo tema le será planteado a expertos en Corrupción y Política. Marcos Hernández, investigador asociado de México Evalúa y profesor investigador de la Escuela de Gobierno del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de México (ITESM), resumirá: “La campaña PAN vs PRI fue sólo el despliegue de la hipocresía; el taparse unos a otros, el gran juego del cinismo”. Eduardo Huchim May, experto en el sistema electoral mexicano, exclamará: “Fue sólo una forma de mover el dinero cuando la corrupción se ha convertido en el problema más importante de México”. Alfredo Paredes Zamora, director en Capitol Consulting & Communication, añadirá que en este país a nadie le interesa curar el crecido cáncer; de modo que “puede estar o no en las campañas; al final, no se quedará en la memoria”.

Y entonces, ¿cuál es el sentido de la corrupción como tema de campaña? “Pues la hipocresía”, remata el trabajador Valentín Fuentes y guarda silencio. Ya es la hora en que los autobuses de Reforma espacian su llegada. Casi es media noche y ese camión rumbo a La Villa no quiere pasar. Empieza a soplar frío en la capital del país.

I

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: