Efecto ‘Bronco’ por @abeloseguera

Publicado el mayo 26, 2015, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

71a3ecd8-af23-436b-b577-7e27baa6d3dfindigomedia.com__1_focus_0_0_628_524

POR: ABEL OSEGUERA KERNION

En Tamaulipas, como en todo el país, tenemos elecciones intermedias federales, estas son para elegir por tres años a diputados federales, sin embargo en algunas entidades se dan elecciones concurrentes locales, algunas para elegir alcaldes y congresistas estatales, mientras estados como Nuevo León, Michoacán, Guerrero, Campeche, Colima, BCS, Sonora, Querétaro y San Luis elegirán gobernadores también.

El caso que sale de lo común es Nuevo León, mientras en los otros estados los partidos que gobiernan intentan mantener su franquicia en el poder, la lucha cercana la enfrentan contra algún partido de los tres más grandes, llámese PRI, PAN y PRD, pero en Nuevo león la sensación del momento es Jaime Rodríguez, mejor conocido como ‘‘El Bronco’’. Político venido de las filas del PRI pero con ese toque distinto, que dicho sea de paso, caracterizaba a los viejos priistas de por los sesentas y cincuentas. De carácter fuerte, voz sincera y discurso muy apegado al sentimiento del pueblo, diferente al discurso actual lleno de tecnicismos y basado en una política neoliberal y de gobernar solo para unos cuantos.

‘‘El Bronco’’ al no encontrar eco a sus propuestas dentro del PRI decidió separarse del instituto político que representó por 33 años. Fue alcalde de García bajo las siglas del PRI y sufrió dos atentados por parte del crimen organizado, debido a que personalmente enfrentó a grupos criminales operadores de tal municipio.

Desde el 2014 dio a conocer sus intenciones de participar en las elecciones para gobernador del Estado de Nuevo León, renunció al PRI y dejó en claro buscaría gobernar su estado natal mediante un nuevo mecanismo electoral conocido como candidaturas independientes. Muchos de sus detractores, sobre todo priistas pensaron se habían deshecho del revoltoso ‘‘Bronco’’, mientras los panistas ni siquiera le tomaban en cuenta.

‘‘El Bronco’’ debía juntar 300,000 firmas para poder lograr su registro, juntó 365,000, rebasando por mucho el mínimo requerido y sobre todo sorprendiendo a propios y extraños ya que para ganar la gubernatura, históricamente con un poco más de 600,000 votos es suficiente. De tal manera, fue entonces cuando llamó la atención del PRI y el PAN aquel protagonista político que daba trazos de estar bien presente en el ánimo de los neoleoneses.

Sin embargo la campaña arrancaba enfrentando a priistas y panistas como en otros años. El PRI lanzó de candidata a Ivonne Álvarez y el PAN a Felipe de Jesús Cantú, pero el Bronco no se amedrentó, sabía no iba a tener tiempos suficientes en los medios convencionales de comunicación, por lo que decidió usar las redes sociales para llegar al electorado. Las últimas encuestas serias lo ubican por encima de la candidata del PRI con 3 puntos porcentuales y el candidato del PAN en un muy lejano tercer lugar. Sin embargo el candidato del partido Movimiento Ciudadano, Fernando Elizondo también traía lo suyo, aunque no representaba peligro alguno para los tres punteros, su prestigio le representaba simpatías de miles de votantes. Ya había sido gobernador interino de Nuevo León y su trayectoria política, pero sobre todo ese prestigio que parece ya no importar a la mayoría de los políticos, Fernando Elizondo lo ejerció de manera contundente cuando decidió renunciar al PAN, “ha adoptado muchas prácticas que en el pasado combatió”, así lo dijo refiriéndose a su expartido.

Esa misma congruencia y compromiso con los neoleoneses fue seguramente lo que le incitó a unificar su candidatura a la de Jaime Rodríguez. Ahora juntos parece crecer esa ola gigantesca que arrebatará la gubernatura al PRI. Pero es importante encontrar dónde está respaldado ese apoyo popular hacia Jaime Rodríguez. ¿Por qué se ha puesto tan de moda?

Siempre he sostenido que todas las elecciones tienen su momento coyuntural, en el caso de Tamaulipas, por ejemplo en el sur del estado, concretamente en Tampico, el PAN ganó la alcaldía con Diego Alonso Hinojosa por una situación coyuntural; el gobernador, en aquel entonces Cavazos Lerma quiso descarrilar las aspiraciones de Álvaro Garza Cantú hacia la gubernatura haciéndolo perder las elecciones municipales.

Luego de una buena administración pero una pésima relación con los medios locales, Diego Alonso salió muy lastimado políticamente de la alcaldía, su muerte política parecía ser inminente, sin embargo, luego casi haciéndole manita de puerco el PAN lo lanza a la diputación federal, arrasando de manera estrepitosa gracias al arrastre de voto del aquel entonces candidato del PAN Vicente Fox.

De tal manera, hoy en día en Nuevo León se están dando una serie de circunstancias que parecen estar llevando a ‘‘El Bronco’’ hacia la gubernatura. La principal causa es el descontento del pueblo que ya no les alcanza lo que ganan para poder llevar una vida digna, la delincuencia organizada, el pago de cuotas y sobre todo la ciudadanía ya no se cree el cuento de la alternancia entre el PRI y el PAN, ambos ya los han gobernado con exactamente los mismos resultados desastrosos.

Luego vienen la cantidad de escándalos de corrupción por parte del padre del gobernador priista, Rodrigo Medina y ahora para empinar más a una candidata sin mucho talento, aparecen grabaciones dónde se pone de acuerdo con su extesorero para salir al paso a una publicación que dará cuenta de los desvíos de 7 y 26 millones de pesos que no se ejercieron correctamente durante su administración municipal de Guadalupe y está en manos de la Auditoría Superior de la Federación el caso.

Ahora estamos en tiempos de campañas, pero ya empiezan a buscarse culpables dentro del PRI por el desastre que resulta esta elección que parece ir cada día peor para su franquicia. Muchos creen se debe a una candidata sin la experiencia debida, frívola, sin apego al pueblo, otros culpan a Medina, porque no era su candidata, dicen se la impusieron de México o por sus escándalos de corrupción.

También están los escándalos presidenciales que demeritan la imagen general del PRI. Y aunque vino el expresidente Calderón a hacer campaña supuestamente, en favor del PAN, se la pasó atacando a ‘‘El Bronco’’, lo que lejos de afectarle lo fortaleció aún más.

Esa coyuntura de la que hablo también actuó en favor de ‘‘El Bronco’’ cuando desde Televisa comenzaron los ataques hacia su persona, en supuesta falta de transparencia en su declaración patrimonial. El electorado le quedó confirmado que si Televisa atacaba a ‘‘El Bronco’’ y no a Medina, quien si tiene la investidura manchada de toda clase de prepotencias y corruptelas, entonces era evidente que ‘‘El Bronco’’ ya superaba a Ivonne electoralmente. De esta forma, los ataques contra el candidato independiente lo han fortalecido más en el tramo final de campaña de cara al 7 de junio, día de las elecciones.

Si ‘‘El Bronco’’ gana la elección para gobernador, seguramente se convertirá en un parámetro claro para las elecciones gubernamentales de Tamaulipas el próximo año. Ese triunfo puede abrir las puertas a candidatos alternativos al PRI y al PAN. También pone en tela de juicio el famoso voto duro. Que bien sabemos, dicho sea de paso, parece estarse extinguiendo. También ese triunfo estaría poniendo en duda el uso de la televisión y la radio como principales medios para llegar al electorado. Pues esos medios están contra ‘‘El Bronco’’ y sin embargo su popularidad sigue creciendo a través de las redes sociales, nueva forma de estar en contacto directamente con el sentimiento popular.

La noche del 7 de junio sabremos quién ganó, lo curioso es que el sentimiento de los neoleoneses es que ‘‘El Bronco’’ ganará, si esto no ocurre prepárese usted para un descontento generalizado. Porque el PRI tiene al gobierno estatal y federal para llevar a cabo una elección de estado, pero mantener el poder a como dé lugar para conservar esa entidad podría costarle al gobierno un desprestigio de peores consecuencias para futuras elecciones.

Por otro lado, las investigaciones contra el gobernador Medina y contra Ivonne por los actos de corrupción que se han hecho públicos a raíz de las campañas no deben quedar impunes. Ese “Sha la la” debe ser tomado como un desprecio de la candidata del PRI hacia el estado de derecho y las leyes de nuestra nación, pero sobre todo como una falta de respeto a los ciudadanos de Guadalupe, municipio al cual aparentemente desfalcó.

Nada me daría más gusto que se hiciera justicia, que dentro de un año alguien pregunte: ‘‘¿Y Medina e Ivonne, siguen en la cárcel? Shala la, ahí siguen por corruptos’’.

abeloseguerakernion@gmail.com

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: