EPN nulo para la justicia, eficaz para las nefastas excusas ante muerte y desapariciones: expertos

Publicado el junio 16, 2015, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

Peña nieto pol-1_mini
En México día a día se violan los fundamentos de la Constitución: François Sirinelli

(16 de mayo, 2015. Revolución TRESPUNTOCERO).- En México las problemáticas penales se demeritan y la justicia cotidiana es desapercibida. Hechos como un divorcio, una multa, un despido injustificado, un conflicto vecinal o un cobro de comisiones indebidas, son temas que aun cuando requieren intervención del sistema de justicia, pocas veces son tomados en cuenta y cuando se logra, la justicia suele ser lenta, compleja y costosa, determina el Centro de Investigaciones y Docencia Económicas (CIDE).

“La justicia civil se ocupa de atender los casos que engloba la justicia cotidiana, se refiere así a las instituciones, procedimientos e instrumentos orientados a dar solución a los conflictos que genera la convivencia diaria en una sociedad democrática. Es así como se deberían atender los problemas del estado civil y familiar de las personas o bien el cumplimiento de sus obligaciones contractuales, lo mismo que la justicia laboral, que trata las relaciones de trabajo de las personas con sus empleadores, sean estos particulares u organismos públicos, pero también un sector de la justicia administrativa, cuando resuelve los desacuerdos directos de los ciudadanos con alguna autoridad, sin embargo en un Estado de ingobernabilidad, donde 40 desapariciones o 20 asesinatos son vistos como ‘casos aislados’, la eficacia de procedimientos y por ello de resultados nunca llegan”, afirma el abogado Javier Jiménez O.

Según el Doctor Rodrigo Meneses, Director de la División de Estudios Jurídicos del CIDE, “en este país los conflictos de la vida diaria son los más comunes, aunque no los que más interés generan en materia de resolución de conflictos. Es por ello que atenderlos con celeridad puede ser útil para prevenir el despliegue cotidiano de la violencia”. Asegurando que en México sólo dieciséis entidades federativas tienen instituciones especializadas para resolver este tipo de conflictos, por lo que es común que estas situaciones se resuelvan “a la sombra de las instituciones”.

“Las problemáticas resultan ser para las autoridades tan poco importantes, cuando la realidad es que se pueden resolver fácilmente por su, hasta cierto punto, grado de dificultad, pero contribuyendo a un avance en nuestro sistema de justicia, que ha padecido un fracaso constante, debido a esa burocracia mediocre que carece de conciencia social por las grandes minorías”, sentencia Jiménez O.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: