Destapes chafas

Publicado el Junio 22, 2015, Bajo Opinión, Autor LluviadeCafe.

margarita

EL MAÑANA

Abel Oseguera

La semana pasada me he llevado dos tristes sorpresas; el destape de Margarita Zavala en México y Donald Trump en Estados Unidos. Y digo sorpresas, pues aunque un servidor ha visto de todo, sobre todo en los últimos tiempos, el video dónde Margarita Zavala anuncia su intención de buscar la candidatura para contender por la presidencia de México me dejó estupefacto. No puedo creer tanta desfachatez, tanto cinismo y sobre todo ese desdén a la memoria de los mexicanos.

Por lo mismo quiero aprovechar esta columna y responderle a Margarita Zavala y a su marido, el expresidente Felipe Calderón, lo que no sólo sale de mis sentimientos, sino de un buen número de amigos y periodistas que hemos comentado ese video. Comencemos contigo Felipe Calderón.

Te acusan, quizá sea verdad, es muy probable, que tienes un problema con la bebida. Yo no puedo juzgarte por un mal que se considera una enfermedad, pero creo si deberías buscar ayuda profesional por tus comentarios que hiciste públicos a través de twitter la semana pasada sobre el juego de Venezuela y que te ganaste el ser considerado por el pueblo venezolano persona non grata, para luego revirar que era bueno no ser aceptado por un déspota, y poner peor las cosas.

Esa forma cínica e irresponsable como te conduces no es privativa de un accidente oral tuyo, sino ha sido tu forma constante de expresarte. También ocurrió lo mismo durante tu visita al Estado de NL y la forma como insultaste al candidato independiente Jaime Rodríguez. Por tu disminuida capacidad intelectual, no te das cuenta que vas por la vida faltando el respeto a las personas.

En el caso de Venezuela, no solamente le faltaste el respeto a un mandatario, sino a los jugadores y a todo el pueblo en general. Y vaya sea dicho de paso, el peor pecado de Maduro y de su antecesor Hugo Chávez es el haber sido unos traidores a la democracia, igual que tu Felipe, mira qué coincidencia, el comal le dijo a la olla. No fuiste menos tirano que ellos cuando gobernaste. Luego te ofendiste cuando el Bronco te llamó borracho, sin darte cuenta que tú lo insultaste primero, al llamarlo un peligro para Nuevo León. Eres el clásico déspota burlón que se molesta cuando le pagan con la misma moneda.

Ahora vienes detrás de las faldas de tu mujer, para sacar raja política y por lo tanto económica. Por eso ahora voy a responderle a tu mujer sobre el video dónde hace públicas sus aspiraciones políticas.

Margarita: en el video de la semana pasada haces referencia a varios temas para apuntalar tus intenciones políticas, entre ellos sobre el pobre crecimiento económico de la presente administración. Es cierto el promedio de crecimiento del gobierno priista no sólo es raquítico e inferior al de tu marido por dos puntos porcentuales, pero la realidad es; durante el sexenio de tu marido fuimos el penúltimo lugar en crecimiento de Latinoamérica, solo por encima de Haití, sí, por cierto, Venezuela, a quienes critica tu marido crecieron más del doble que México, con todo y que tu marido tuvo los precios del petróleo más altos de toda la historia de México.

También hablas del respeto por la voluntad popular, cuando tú y tu marido no la respetaron al ser parte de una elección de estado en el 2006 y por la cual llegó a la presidencia, como Chávez y Maduro, precisamente. Hablas de un estado de derecho, sin embargo bajo el mandato de ustedes miles de personas fueron asesinadas o desparecidas a manos de las fuerzas federales y fueron contabilizadas como delincuentes, entre ellos estudiantes del Tecnológico de Monterrey, y tu gobierno presionó para expulsar al rector por haber hecho pública la verdad del caso. Como ellos, miles de personas fueron convertidos en delincuentes bajo la complicad de los medios de comunicación afines, sin mediar juicios que demostraran tal culpabilidad.

También te recuerdo el vergonzoso caso de la francesa Cassez, quien fue liberada gracias a la forma estúpida como manejaron el caso para dar publicidad a la lucha de tu marido contra el crimen. Si de algo adoleció el gobierno de tu marido fue de haber ejercido un estado de derecho, eso quienes más lo sufrimos fuimos los tamaulipecos y los michoacanos. O ¿ya se te olvidó el michoacanazo?  Intentona de tu marido de debilitar el gobierno perredista para imponer a tu cuñada de gobernadora. Pues, si los detenidos estaban asociados con el crimen organizado, la Procuraduría jamás pudo comprobar tal cosa, dejando a todos en libertad por falta de pruebas, solo quedando demostrada una vez más la prepotencia e incapacidad para gobernar.

Dices: quieres escuchar lo que los ciudadanos queremos para el futuro; créeme Margarita tú no eres nuestro futuro, más bien eres parte de un pasado cercano lleno de viudas, huérfanos, madres desesperadas buscando a sus hijos. Eres ese pasado corrupto de negocios familiares como la guardería ABC dónde murieron quemados aquellos niños o los negocios millonarios con la SHCP de tu hermano Hildebrando. Tú eres parte de Oceanografía, del quebranto a Pemex, del endeudamiento interno superior a la deuda externa. Eres parte de una tragedia nacional con más de 100,000 víctimas, muertas o desaparecidas. Tú y tu marido han dejado un rastro de sangre tras dejar la presidencia, pero parece,  el botín no les fue suficiente, aún quieren más.

Hablas del desprestigio político, cuando tú y tu marido han abonado bastante a ese desprestigio, entiende, tú no dignificas la política, simplemente eres una caricatura chafa para dar vuelta a la percepción que tiene el pueblo por tu marido. Y si en algo estoy de acuerdo contigo en tu mensaje; fue que el pueblo habló claro con su voto, por eso los candidatos que ustedes apoyaron perdieron, pero están tan cegados por su insolencia y egolatría que ni eso ven. No se dan cuenta que el pueblo les repudia, pues si Margarita, si tenemos memoria.

Por otro lado en EU, el multimillonario Donald Trump arremetió nuevamente contra México en su discurso dónde anuncia su intención de participar, como Margarita pero en EU, para ser Presidente. Culpó a los mexicanos de los más graves problemas que aquejan su nación, como el narcotráfico, la migración indocumentada y la violencia generalizada. Déjeme le digo amigo lector, Donald Trump es todo menos un estúpido o borracho como cierto personaje antes mencionado. La estrategia de Trump es hacer negocios al amparo de publicidad gratuita. Sabe que con declaraciones de tal magnitud le darán reflectores nacionales y exacerbará los ímpetus de los electores radicales de ultra derecha de EU, abriéndole un mercado para su beneficio. En el caso de política, no hay diferencia en este discurso con el que esgrimió Hitler contra los judíos en los años 30s del siglo pasado. Buscar culpables ajenos es una forma fácil de evadir responsabilidades ciudadanas y unificar criterios para ganar popularidad.

Trump sabe bien que ganar la nominación del partido republicano o ser candidato independiente y ganar la elección está muy cerca de lo imposible. Pero ganar seguidores le permite negociar ciertos beneficios de parte de los republicanos. A mí lo que me preocupa es que la economía de EU atraviesa un mal momento y este tipo de discursos crean un ambiente adverso para los millones de migrantes indocumentados que viven en EU. Además genera una cultura de racismo y persecución política. Es muy común que los republicanos ganen votos por medio de críticas religiosas y temas como el aborto y el derecho a portar armas. Curioso, se preocupen por este tipo de cosas y no por haber perdido miles de vidas  jóvenes norteamericanas en Irak por una invasión basada en mentiras creadas desde la Casa Blanca, o por los niños muertos en escuelas públicas y universidades a manos de mentes enfermas que tienen acceso a las armas. Pero en el remoto caso de que Trump llegue a la Presidencia de EU y quiera construir un muro, que además pague México por él, me voy a divertir mucho viendo como salen los gobiernos priistas o panistas, entre ellos Felipe y Margarita, y los paleros de las televisoras a decir que pagar el muro es bueno para la economía y el comercio mexicano, que generará nuevos empleos, nos permitirá seguir creciendo, bajando la inflación y será una medida responsable de nuestra nación que ya está cerca de pertenecer al círculo de las naciones desarrolladas.

Porque tristemente, amigo lector, tenemos desde Salinas perdiendo nuestra identidad, orgullo y nacionalismo. Trump no tiene buenas intenciones para México, mira, otra coincidencia en esta misma semana, tampoco tú Margarita.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: