Columna: @Chuayffet. La Iglesia en manos de Lutero -Por @AGpeMD

Publicado el junio 25, 2015, Bajo Columna de opinión, Autor Rucobo.

5LM5Fa3g_200x200

@Chuayffet. La Iglesia en manos de Lutero
Columna de Anel Guadalupe Montero Díaz
25 junio 2015

A los líderes de la CNTE se les ha criticado hasta la náusea por tres cuestiones: La primera, es que cobran sin trabajar. La segunda, es que dan una pésima imagen del magisterio y la tercera es que con sus acciones, están dando al traste con la educación de los niños de este país.

Sin embargo, aquí cabe preguntarse ¿cuál es la diferencia entre los líderes de la CNTE y el actual Secretario de Educación en México, el Lic. Emilio Chuayffet? La verdad es que ninguna y eso implica que las posibles soluciones a la debacle educativa se encuentren en un punto muerto: Ni para atrás ni para adelante. Un choque de trenes, pues.

Y es que no estamos hablando de la actitud de un funcionario público, sino de toda la administración de Enrique Peña Nieto.

Baste ver la cantidad de excusas, falacias y sinsentidos que Emilio Chuayffet esgrimió en su comparecencia para tratar de explicar el infame comunicado 129, con el que se pretendía suspender indefinidamente la evaluación magisterial. Es evidente que una decisión de ese calibre, a unos días de las elecciones intermedias, no pudo haber sido tomada por una sola persona. Decisión de Estado, le dicen.

¿Cuáles fueron las características del performance del Secretario de Educación en el Senado la tarde de ayer? Apelaré a algunos adjetivos calificativos para describir el asunto. Mire usted.

1.- Surrealista

¿Qué puede haber más absurdo que observar al senador Javier Lozano, del Partido Acción Nacional, utilizar adjetivos calificativos que funcionan como espejo para describirlo a él y a su bancada?

Lozano exhibió un tipo de indignación que los panistas se cuidaron de mostrar mientras el ex presidente Felipe Calderón convertía a la ex lideresa magisterial, Elba Esther Gordillo, en la líder gremial más poderosa de América Latina. En el cheque recibido por el 0.56%, la ex presidenta vitalicia del SNTE recibía la Lotería Nacional, el ISSSTE y la subsecretaría de la SEP (para su yerno) como pago por la Presidencia de la República.

¿Usted recuerda la respuesta de Ernesto Cordero cuando, inmediatamente después del arresto de la señora Gordillo, le preguntaron su opinión acerca de los cargos que la administración de Enrique Peña Nieto le imputaba? “Nosotros nunca vimos nada”, contestó.

Sólo que a los panistas, ya se les olvidó su “pequeña gran contribución” al actual estado de cosas en el ámbito educativo.

Ayer, ante México y los mexicanos, Lozano decía a Chuayffet: “Se necesita ser cínico y desmemoriado(…)”, mientras que en algún lugar del mundo, un nuevo discípulo de Dalí pintaba un cuadro donde en lugar de un reloj derretido, se encuentra un mapa de la República Mexicana a punto de deshacerse.

2.- Erótico

¿Cuántas parejas (de carne y hueso) conoce usted, que demuestren tanta lealtad, complicidad y entrega como la que existe entre los funcionarios del gabinete y el PRI?

Como dato curioso, en esta ocasión el Partido Verde no cuenta como partido por sí mismo, pero sí como la tercera en discordia que se disputa el amor del Secretario en turno.

3.- Revelador

Dicen algunos medios de información que Chuayffet “Aclaró. Explicó. Despejó dudas”. Lo cierto es que cuando trató de hacer lo anterior, particularmente con el asunto del acuerdo de 1992, se suscitó más controversia de la que había antes de que el Secretario de Educación se empeñara en “aclarar” las cosas.

En una improvisada evaluación que constaba de una sola pregunta:“¿quién es el patrón de los profes?”, el Secretario de Educación tenía cuatro opciones a elegir

a).- El PRI
b).- “Me apego al 20 constitucional”
c).- No sé
d).- Mickey Mouse

Pero en lugar de escoger cualquiera de las anteriores, decidió dar a conocer el acuerdo de 1992, que Tirios y Troyanos denuncian como un tiro en el pie, porque dio origen a la madre de todas las preguntas ¿cómo es posible que “El Estado” pretendiera recuperar la rectoría de la Educación, sin derogar este acuerdo que legitima a los Gobernadores de los Estados a “pagar y mandar” al magisterio de sus terruños?

Es decir, La Iglesia sigue en manos de Lutero.

Y esta situación da origen a más y más preguntas que no dejan bien parada a la actual administración y mucho menos a quienes aprobaron de manera exprés eso que llaman “Reforma Educativa”

¿Por qué no derogaron este acuerdo antes de aprobar la Reforma Educativa? ¿Cuáles son los límites y las atribuciones del Federalismo en materia educativa? ¿Derogar el acuerdo de 1992 implica transgredir la autonomía de los Estados?

¿Qué más podemos deducir de la lamentable presentación de Emilio Chuayffet ante los senadores mexicanos? Entre otras cosas, pudimos ser testigos de cómo eso que llaman “política” hoy es parte nodal del problema que se pretende resolver. Y si ni la política ni los políticos están a la altura, pues que renuncien. Nada menos, pero nada más.

¿Usted qué opina, estimado lector?

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: