“Pasen a firmar y después a comer”, así pretendían empresarios que indígenas aceptaran construcción de hidroeléctrica

Publicado el Julio 5, 2015, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

hidroelectrica
ZACATECAS 3.0
Desde hace dos años, al municipio poblano de San Felipe Tepatlán llegó la empresa DESELEC 1 COMEXHIDRO, la cual pretende construir el proyecto hidroeléctrico Puebla 1, de lo cual los habitantes del pueblo Tutunaku se han quejado incansablemente, ya que aseguran afectan sus derechos, así como los de los habitantes de los municipios vecinos de Ahuacatlán y Tlapacoya.

El primer argumento que la empresa dio a los habitantes fue que llevaría empleos y progreso a su pueblo. Sin embargo aseguran que la empresa nunca realizó una asamblea comunitaria donde informara en qué consiste su proyecto hidroeléctrico. Y mantuvo bajo resguardo, a decir por los pobladores, que la electricidad que pretende generar nos es para abastecer a las comunidades, sino para beneficiar a grandes empresas como Nuevo Walmart de México, Suburbia, Operadora Vips, Waldos Dólar, Colchas México y en particular a Ileana Jinich Mekler, familiar de uno de los accionistas de Comexhidro.

Asimismo, DESELEC ha pretendido presentar su proyecto como una ‘mini’ hidroeléctrica, sin embargo, se trata de un proyecto hídrico de gran escala que busca generar 60MW de electricidad, una cortina de 42 metros de altura que modificaría el causal del rio Ajajalpan hasta ocho kilómetros, generando graves impactos como la inundación de zonas de cultivo; el uso de explosivos para la construcción de túneles pone en riesgo los manantiales. Por lo cual asegura el pueblo Tutunaku, “la grave consecuencia se reflejará en nuestros derechos al agua, la vida, al territorio, a la salud, la alimentación, la cultura y a nuestro propio desarrollo, los cuales serán gravemente violados.

También acusan a la Secretaría de Energía (SENER), a la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas(CDI) y la Secretaria de Gobierno de Puebla de pretender imponerles una ‘simulación’ de consulta.

Esto derivado que aproximadamente 300 habitantes de la cabecera municipal de San Felipe Tepatlán y de la comunidad de Altica acudieron a una reunión convocada por el presidente municipal, en la que estaban presentes Emilio de León Blanco, representante de la Secretaría de Energía, personal de la CDI y de la empresa DESELEC Comexhidro. Después de cuatro horas de espera, se dieron cuenta que no se brindaría información, ya que hablaban de realizar una ‘consulta’.

Los representantes tanto gubernamentales, como de la empresa, expresaron a los asistentes, “pasen a firmar y después a comer”, por lo cual los habitantes denuncian la mentira, y en la falsedad de dicho grupo para hacerles firmar la aceptación de la construcción de la hidroeléctrica.

“Después de reclamarles su falta de respeto hacia nosotros el pueblo tututnaku, expresamos nuestro rotundo rechazo al proyecto hidroeléctrico y reclamamos que eso que ellos llaman consulta era un engaño pues ni siquiera habían invitado a todas las comunidades que sufrirían las consecuencias del proyecto. Les exigimos que se fueran y que dejaran de engañarnos manifestando que no queremos ningún proyecto que dañe nuestra vida, nuestro territorio. Ese mismo día supimos que habían realizado otra simulación de consulta en la comunidad de Xochimilco llevando unas cuantas gentes de Altica y San Felipe”, expresan los integrantes del Consejo del pueblo Tutunako.

Por lo anterior los representantes de la comunidades han tocado las puertas de varios centros de Derechos Humanos, pidiendo apoyen su rechazo a dicho proyecto hidroeléctrico, ya respaldado por el momento por poco más de mil firmas de los habitantes de las zonas afectadas, sin que se detenga la recepción de las mismas.

El Consejo mantiene como principal denuncia, que nunca han hablado de realizar una Consulta al pueblo indígena tutunaku respetando lo establecido en el Convenio 169 de la OIT, ni siquiera a lo establecido en la Ley de la Industria Eléctrica y su Reglamento, pues en ningún caso se trata una consulta previa ya que se han otorgado varios permisos por el Gobierno, como la autorización de impacto ambiental y el permiso de autoabastecimiento de energía eléctrica.

A esto se le suma que, no ha existido la disposición para realizar una consulta libre e informada, pues ha habido compra de voluntades por parte de la empresa aprovechándose de la necesidad de algunos pobladores, se ha ocultado y falseado información. También se denuncia que la empresa ha tenido un papel protagónico en el proceso como si se tratase del sujeto consultante, lo cual es contrario a lo que marcan los criterios internacionales.

El Consejo que representa al pueblo tutunaku, han insistido en responsabilizar a la empresa, al gobierno estatal y federal por cualquier acto que afecte su integridad personal como defensores de la vida del pueblo y sus riquezas, ya que anteriormente se ha presentado violencia verbal.

Y a decir por los pobladores, la empresa y los funcionarios “parecen no entender nuestro firme rechazo al proyecto”, esto derivado que a partir de la Asamblea Comunitaria informativa entre comunidades, empezaron desencadenar una serie de actos para descalificar su decisión, pretendiendo presentarla como un conflicto entre habitantes del municipio.

Dentro de las pruebas se encuentran:

– Testimonios de personas que recibieron 200 pesos por parte de la empresa para presentarse en la presidencia municipal de San Felipe Tepatlán expresando que sí quieren el proyecto.

– Se han publicado notas ‘anónimas’ en portales del periódicos de Puebla en donde falsean información, descalifican y señalan a las organizaciones comunitarias, donde se les tilda de “maleantes” a quienes rechazan el proyecto hidroeléctrico.

– Por su parte, el Presidente del comité de padres de familia del Centro Educativo Escolar Indígena, en presencia de la directora de la escuela y de otras madres de familia amenazó con secuestrar a los hijos de las integrantes del Comité en Defensa del Río Ajajalpan.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: