Medios de comunicación públicos seguirán como instrumento al servicio del poder: especilistas

Publicado el julio 7, 2015, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

BANNERINFOTELECOM

Revolución TRESPUNTOCERO).- El actuar de los medios públicos de comunicación en el país ha estado marcado por una intromisión del gobierno en su quehacer, en donde las autoridades establecen el rumbo que han de tomar, limitando así sus libertades en muchos aspectos como lo referente a la creación de contenidos.

En últimas semanas se vivió un ejemplo relacionado a lo anterior, cuando integrantes del Canal 22 demandaron censura, presumiblemente dictada desde las esferas del poder. Como se recordará el equipo editorial de la Dirección de Noticias de este canal denunció que el acoso y censura comenzó meses atrás ante el intento de difundir lo sucedido en torno a la salida de Carmen Aristegui de la emisión matutina de Noticias MVS.

Al respecto, Javier Esteinou, profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Unidad Xochimilco y Consejero Ciudadano del Sistema Público de Radiodifusión manifestó que hasta ahora los medios públicos han funcionado mayoritariamente como una herramienta de propaganda o “simplemente como un instrumento para la difusión de

las cuestiones del poder”.

El académico manifestó que lo antes descrito se aleja de lo considerado como ideal de un medio público, además que el Estado ha sido el principal responsable que estos vivan en condiciones poco óptimas para el desarrollo de su trabajo.

En lo referente, Estainou habló sobre la reforma en materia de telecomunicaciones y su impacto en el actuar de los medios públicos. Dijo que a pesar que en estos cambios constitucionales existen avances, en las leyes secundarias de la reforma se anulan al no establecer los mecanismos con los cuales los medios públicos podrán ejercer estos logros, quedando en “buenas intenciones”.

“En esta reforma, su artículo décimo transitorio es muy importante para los medios públicos en donde además de reconocerse la comunicación de servicio público se señala que los medios públicos deberán de contar con independencia editorial, autonomía de gestión, garantías de participación ciudadana, reglas claras de su transparencia, defensa de sus contenidos, opciones de financiamiento, pleno acceso a las tecnologías y reglas claras para la expresión de las diversidades (…) pero con las leyes secundarias se vive un retroceso y los partidos (políticos) se arrepienten y especialmente para los medios públicos crean un limbo jurídico donde no van a reglamentar su funcionamiento, lo dejan como una abstracción ya reconocida en la Constitución, que es una garantía pero son simplemente palabras que se pueden mencionar, pero no hay mayor avance”, explicó.

De manera detallada, el académico mencionó que el artículo 83 de las leyes secundarias en la materia marca una desventaja para los medios públicos, pues “señala que las concesiones del Estado no podrán prestar servicio de lucro, ni tampoco compartir espectro radioeléctrico con terceros cuando a los privados si se les da todas esas posibilidades”.

“El artículo 90 señala que los medios públicos al no mencionar el cómo van a ejecutar todos estos atributos que señala, se queda como una vaguedad, entonces delimita la forma operativa, con lo cual queda una expresión de buenos deseos y no hay transformación fundamental. El artículo 86 señala que aunque se diga en la constitución que existe el avance y el derecho por parte de la comunicación de servicio público, pues en la realidad como no es operativa siguen funcionando como instrumento al servicio del poder, es decir como medios del jefe en turno, del partido del presidente, del munícipe o del funcionario que gobierna y entonces quedan más como medios de gobierno, y no como medios de servicio público”, dijo.

Aunado a lo anterior explicó que el artículo 88 de la legislación secundaria limita el actuar de los medios públicos para poder generar recursos económicos que ayuden a su subsistencia. Enfatizó que esta disposición restringe la posibilidad de que este tipo de medios vendan productos a fin de obtener más ingresos.

“El artículo 88, en el cuarto termino, a los medios públicos se les amarra las manos para poder generar recursos y se dice que como son medios financiados por el Estado sería una falsa competencia o desleal el que además pudieran ejercer la venta de algunos servicios, entonces sólo pueden sobrevivir con donativos mediante la venta de productos de contenido, mediante patrocinios y proyectos de financiamiento, lo cual les amarra las manos, porque con estos elementos para poder funcionar, los limita para poder tener otros proyectos de expansión y poder competir con los medios privados que tienen todas las posibilidades financieras de poder obtener esos apoyos”, expuso.

Por otro lado, habló sobre la desventaja de los medios públicos en cuanto a la transición digital en la que se encuentra inmersa el país. Explicó que el artículo 41 de las leyes secundarias “señala de manera muy expresa que los medios de servicio público no podrán contar con un apoyo extra para lograr la transición digital. Para poder lograr esa transformación se necesitan grande inversiones y si los medios públicos tienen estas carencias para realizar su trabajo de comunicación de servicio público y están enfrentando una revolución tecnológica que requiere más recursos, la tele-bancada dijo: ‘ustedes no contarán con esto, porque no habrá recursos de Estado’, lo cual los vuelve más anticompetitivos, ineficientes y arrinconados de lo que históricamente han estado”.

Asimismo dijo que los medios públicos viven en desventaja, pues la Secretaría de Hacienda y Crédito Público retrasa la entrega del presupuesto designado hasta los meses de septiembre o incluso hasta finales de año con lo que “los medios público viven arrinconados frente a las estrategias del poder, y esa garantía que nos corresponde a los ciudadanos de contar con comunicación de servicio público queda extremadamente limitado”.

Javier Esteinou hizo referencia a las consecuencias que los medios públicos sufrirán al no existir disposiciones que alienten su desarrollo. Enfatizó que antes la falta de mecanismos que permitan un cambio, seguirán funcionando como medios de propaganda gubernamental.

“Lo más preocupante es que el espacio público mediático, en la medida en que no existe el contrapeso efectivo y competitivos de los medios públicos, sigue quedando en manos de la fuerza del poder mediático comercial, lo cual implica que los valores, las creencias, las afectividades masivas son mayoritariamente construidas por este tipo de modelos y no por el cual la Constitución señala”, dijo.

En tal sentido mencionó que hoy en día los medios públicos carecen de crítica, aunque señaló que existen espacios en estos medios que sí son contestatarios. Además indicó que el Estado ha perdido la visión en cuanto al papel que debe desempeñar en el ámbito de la comunicación, lo cual ha llevado a que “exista la comunicación de gobierno”.

“La mayor parte de los medios públicos no tienen nada de críticos, son medios a modo del sistema establecido del poder (…)El Estado ha perdido toda la visión de lo que es su papel para regir en el campo de la comunicación y tener otra propuesta de lo que implica la comunicación de Estado; la ha convertido en comunicación de gobierno, lo que les interesa a los funcionarios es que no exista medios de servicio público porque les mueve la pieza fundamental de tener medios de propaganda que es lo que han venido utilizando, y el que puedan tener espacio donde la sociedad se exprese y los confronte es abrir una ventana para generar un problema”, manifestó.

Por último subrayó la importancia de la acción ciudadana para cambiar este panorama. Dijo que la sociedad debe actuar más en el proceso de cambio, pues la transformación no vendrá de aparato de gobierno.

“Es necesario que la sociedad retome su capacidad de transformación, porque los partidos no van a cambiar eso, los partidos son los que boicotearon lo que en la primera fase de la reforma se había logrado; el Estado es el principal generador de la estrategia para evitar que los medios públicos avancen, los ministros públicos tampoco están interesados porque ellos no requieren comunicación de servicio público, lo que ellos quieren es propaganda para vender su imagen y seguir gobernando (…) La sociedad debe tener la conciencia de que se tiene que seguir presionando  para que los medios públicos se transformen, y con ello cuenten con independencia, autonomía editorial, garantías de participación ciudadana, reglas claras para su transparencia, con defensa de su contenido (…) El cambio va a venir en medida que la sociedad concientice que los medios públicos son de ella, que los que tiene que utilizar para mejorar sus condiciones de vida”, finalizó.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: