OHL: sigue la mata. Ahora, Ruiz Esparza. Pesquisas en el éter.

Publicado el julio 9, 2015, Bajo Columna de opinión, Autor Ocelotl.

EPN_qué dije

La Jornada / México SA /Carlos Fernández-Vega

Desde que el pasado 7 de mayo se divulgó la primera grabación telefónica sobre la presunta comisión de chanchullos e intercambio de favores entre la oficina mejicana de la trasnacional española OHL e integrantes del gobierno mexiquense, el nivel de los funcionarios involucrados en el sainete ha ido en ascenso: primero Apolinar Mena, ahora ex secretario de Comunicaciones de Eruviel Ávila; más adelante la consejera jurídica del mandatario estatal, Luz María Zarza, que mantiene el puesto; dos segundos después, magistrados maiceados por la empresa para obtener sentencias favorables, y el propio góber chapitas, así sea por omisión.

Pero se equivocaron quienes pensaron que hasta allí quedaba la cosa, porque ahora en la marquesina brilla el nombre del secretario federal de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, predecesor del defenestrado turista Apolinar y quien en ejercicio de ese puesto firmó los generosos contratos con OHL por órdenes de quien tarde que temprano –si es que sigue escalando el numerito– aparecerá involucrado en alguna grabación, es decir, el mismísimo Enrique Peña Nieto, en su momento el góber (y ahora como inquilino de Los Pinos) más amigo de los capitales ibéricos. El próximo, pues, será él.

Si desde la primera grabación olía a pato, parecía pato y hacía negocios como pato, obvio que el pato asomaría la cabeza más temprano que tarde, y ahora Ruiz Esparza es balconeado en la más reciente de ellas (la Profepa también sale raspada), señalado como presunto facilitador de información privilegiada a OHL (licitaciones para proyectos de infraestructura en Ciudad del Carmen, Campeche, e Indios Verdes, Distrito Federal), aderezado ello con el supuesto pago de una estancia del susodicho en el mismo hotel (Fairmont Mayakoba de la Riviera Maya) en el que el defenestrado Apolinar pasó sus últimas vacaciones –todo incluido– como titular de la Secretaría mexiquense de Comunicaciones.

Y en la oficina mejicana en un principio sólo apareció involucrado el inenarrable Pablo Wallentin, ahora ex director de relaciones públicas de OHL, pero en las sucesivas grabaciones la plana mayor de la empresa se cubrió de gloria, incluyendo a su representante en México, el churumbel José Andrés de Oteyza, quien permanentemente se queja de que a mí nadie me informa de nada (se refiere a sus presuntos subalternos, hacedores de chanchullos), revelación que bien justificaría que el consorcio le concediera vacaciones permanentes en el citado Mayakoba, a menos que prefiera el Hotel Carabanchel en Madrid.

Tras divulgarse la más reciente grabación telefónica, Ruiz Esparza de inmediato rechazó categóricamente que la empresa OHL le haya pagado algún gasto de vacación o de cualquier otro tipo, es decir, lo mismo que en igual tono y con la misma contundencia refutó el hoy ex secretario mexiquense de Comunicaciones, Apolinar Mena, luego de que la Contraloría de ese estado determinó que violó la Ley de Responsabilidades de Servidores Públicos al haber pedido favores a OHL para tener vacaciones decembrinas en un hotel de lujo en Quintana Roo (La Jornada).

La oficina de prensa de la SCT aseguró que a OHL “no se le entregó disco alguno con información relacionada a los proyectos de Ciudad del Carmen o Indios Verdes… La información entregada de forma institucional al personal de OHL contenía información (sic) relativa a un cambio de trazo de la Autopista Atizapán-Atlacomulco la cual está concesionada al grupo OHL desde 2014”. Está bien que sean gachupines, pero confundir Campeche o Indios Verdes con Atlacomulco a todas luces es un exceso.

Pero bueno, desde la primera grabación telefónica no sólo hubo negativas rotundas a los presuntos chanchullos develados, sino promesas, muchas, en el sentido de que se investigaría a fondo, tope donde tope y caiga quien caiga. Y a estas alturas, nadie supo, nadie sabe.

Eruviel Ávila fue el primero: anunció que contrataría a una consultora para que audite los contratos de concesión del Viaducto Bicentenario adjudicados a OHL, y se determine si defraudó o no a la administración estatal, e instruyó a la secretaría estatal de la Contraloría” para coordinar estos trabajos y solicitar el respaldo de la Secretaría de la Función Pública, el Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México, Transparencia Mexicana y el despacho internacional Pricewaterhouse”, aunque lo único fue la expulsión del mentado Apolinar.

Una semana después la Comisión Nacional Bancaria y de Valores reconoció que realiza una visita de investigación a OHL México, pero sólo en lo referente a información bursátil, en el marco de la Ley del Mercado de Valores. Dicha visita, según dijo, tiene por objeto el análisis y revisión de la correcta divulgación de información de OHL México al público inversionista.

Un poco más lento, tres semanas después del primer sainete, el fantasmal titular de la ídem Secretaría de la Función Pública, el amigo de los amigos Virgilio Andrade, anunció que esa dependencia del ejecutivo prevé contratar auditorías externas para investigar los contratos de la empresa OHL con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, y así aclarar debidamente lo que ha pasado con esos contratos, pero sólo los que involucran recursos federales, no del estado de México. Eso sí, dijo, confió en tener resultados pronto.

Veinticuatro horas antes, la propia SCT solicitó a Virgilio Andrade que verifique si las licitaciones ganadas en México por la trasnacional española fueron con apego a la legalidad, mientras la propia empresa aquí representada por el churumbel de Oteyza aseguró que continúan las investigaciones necesarias para confirmar quién está detrás de la campaña de desprestigio y ratifica que hará uso de todos los recursos legales a su alcance para hacer valer sus derechos.

La kermés de las propuestas, pues, pero a estas alturas no se conoce un solo resultado de ese cúmulo de investigaciones. Ni las mexiquenses, ni las federales ni mucho menos las de la trasnacional española, mientras las grabaciones siguen desnudando los chanchullos entre los del México en movimiento y los de la peineta que vinieron a hacer la América (a cargo del erario, claro está).

Las rebanadas del pastel

Qué bueno que el tipo de cambio está blindado (el dúo dinámico dixit), porque ayer trepó a 16.15 bilimbiques, es decir, récord sobre récord… Y si de chanchullos se trata, ficha roja para un ex funcionario involucrado en el negociazo de la línea 12 del Metro. Bien, pero ¿y la parte privada? ¿Y las constructoras ICA, Ideal, Alstom? ¿Esas no tuvieron vela?

Twitter: @cafevega

D.R.: cfvmexico_sa@hotmail.com

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: