Los tuvieron presos 8 meses por una injusticia; juez ordena liberar a Jacqueline y Bryan

Publicado el julio 10, 2015, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

 

 

promo-presos-politicos

SINEMBARGO

Jacqueline Selene Santana López y Bryan Reyes Rodríguez, los jóvenes que fueron falsamente acusados de haber robado 500 pesos a una policía federal, salieron libres hoy tras permanecer casi ocho meses presos injustamente.
Jacqueline abandonó el Reclusorio Femenil de Santa Martha Acatitla poco antes de las 16:00 horas, mientras que Bryan salió del Reclusorio Preventivo Norte a las 17:00 horas de este viernes.

Los jóvenes fueron detenidos el pasado 15 de noviembre por policías federales vestidos de civil, entre las avenidas Francisco del Paso y Troncoso y Fray Servando Teresa de Mier, en la colonia Jardín Balbuena de la delegación Venustiano Carranza.

Desde que se supo de su detención, sus familiares y abogados sostuvieron que se trató de un delito “fabricado”, con el que se habría tratado de encubrir un supuesto intento de secuestro por parte de agentes policiales integrantes de la Coordinación de Operaciones Encubiertas, de la Dirección de Inteligencia de la Policía Federal.

La liberación de Jacqueline y Bryan se dio gracias a un amparo, concedido por la Juez Noveno de Distrito de Amparo en Materia Penal el pasado 22 de junio, quien determinó que no se había acreditado el delito de robo ni que los policías que los detuvieron se encontraban realizando labores de prevención del delito al momento del arresto. Sergio Soto, uno de los defensores de los jóvenes e integrante de la Liga de Abogados 1 de Diciembre, subrayó que de este modo se acreditaba que la detención de Jacqueline y Bryan fue ilegal.

La Juez ordenó al Juez Trigésimo Noveno Penal del Distrito Federal–quien dictó el auto de formal prisión– que decretara la libertad de Jacqueline y Bryan “por falta de elementos para procesar”. Al cumplirse el plazo de 15 días hábiles para que el Ministerio Público impugnara la determinación de la juez, este viernes finalmente los muchachos fueron excarcelados.

Orden de liberación de Bryan Reyes Rodríguez. Foto: Cortesía Jorge Miranda/Liga de Abogados 1 de Diciembre

Luego de que la juez otorgara el amparo a los jóvenes, Sergio Soto, dijo en entrevista conSinEmbargo que el Estado mexicano tendría que asumir su responsabilidad por la detención ilegal y encarcelamiento de Jacqueline y Bryan, dado que las autoridades y servidores públicos “torcieron” la ley para incriminarlos de un falso delito de robo y encarcelarlos, a pesar de que siempre existieron evidencias que hacían insostenible la acusación en su contra.

Una de esas evidencias era el peritaje de los cuchillos con los que supuestamente habían amagado a la policía para asaltarla, en el que no se encontraron sus huellas digitales. El billete de 500 pesos que supuestamente le habían quitado a la agente tampoco tenía ni las huellas de los jóvenes ni de la policía.

Según lo que declararon los jóvenes, personas vestidas de civil los detuvieron cuando salían de casa de Bryan rumbo al mercado de La Merced. Cuatro mujeres, afirmó Jacqueline, le cerraron el paso para detenerla, mientras unos ocho sujetos hacían lo mismo con Bryan. Ninguno portaba uniforme de policía.

Ambos fueron subidos a la fuerzas a sendos vehículos particulares y, de acuerdo con lo que relataron, fueron encañonados. Como los policías no se identificaron ni les mostraron una orden de aprehensión, ellos creyeron que los estaban secuestrando.

En el video de la detención, que los abogados defensores de los jóvenes hicieron público el pasado 1 de junio, se aprecia a varias personas y dos vehículos en el sitio donde ocurrió el hecho. Esa evidencia contradecía la versión de los policías Luis Alberto Castillo Gordillo y José Montiel González, quienes afirmaron que los jóvenes asaltaron a una compañera suya y por eso los habían arrestado.

Y es que la supuesta operación de desaparición se frustró porque un policía preventivo capitalino interceptó a los vehículos en los que los jóvenes eran trasladados. Los policías federales se identificaron y pudieron continuar su camino; pero luego otro agente policial detuvo el taxi donde llevaban a Jacqueline. Nuevamente, los policías federales tuvieron que dar explicaciones sobre quiénes eran.

Identificados, a los policías no les quedó más remedio que justificar la  retención de los jóvenes y remitirlos a la Agencia del Ministerio Público de la Delegación Venustiano Carranza.

Pero al llegar ahí los policías Castillo Gordillo y Montiel González acusaron a los jóvenes de haber asaltado a la policía federal Lidia Zárate Herrera. Los tres agentes están adscritos a la Coordinación de Operaciones Encubiertas, en la División de Inteligencia de la Policía Federal.

Tanto los jóvenes como sus familiares y sus defensores consideran que la intención de su detención sería criminalizarlos por su activismo político, como le ocurrió a al menos una veintena de personas en el Distrito Federal el año pasado, en el contexto de las protestas sociales por la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Jacqueline es estudiante de la licenciatura en Economía en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Apoyó el movimiento estudiantil #YoSoy132 y antes de su detención había participado en las protestas y acciones de apoyo con las familias de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.

Bryan es músico y fue uno de los detenidos del 1 de diciembre de 2012, durante las protestas por la toma de posesión del Presidente Enrique Peña Nieto. Fue sentenciado a dos años y medio de prisión, pero salió libre bajo caución en diciembre de 2013.

 

 

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: