El Houdini mexicano por @abeloseguera

Publicado el Julio 20, 2015, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

chapo1140715_0005e1436890059851_focus_0_0_628_524

Abel Oseguera

El domingo 12 de julio nos despertamos con la noticia de que ‘‘El Chapo’’ se había vuelto a escapar. No le miento amigo lector, primero pensé se trataba de una broma, pero no era día de los inocentes, luego verifique la fuente, podía ser el deforma.com, pero no, venía de la Jornada, El Universal, El País y otros más. Era cierto, Guzmán se había vuelto a esfumar.

Mire, ya pocas cosas me sorprenden, pero inmediatamente se hicieron presente en mi memoria aquellas palabras del Presidente Peña Nieto: “Es imperdonable otra fuga del Chapo”. Bueno, pues se volvió a fugar, justo cuando el Presidente y su Secretario de Gobernación, el señor Chong andaban de gira por Francia. ¿Casualidad o causalidad? Eso depende del criterio de la investigación. Lo cierto es que esa coincidencia despierta muchas suspicacias. Porque para fugarse de la manera que las autoridades aseguran parece muy cerca de lo increíble. Ya salieron el General Carrillo Olea, quien se adjudica el diseño de esa cárcel de máxima seguridad, y Flavio Sosa, hoy diputado local por Oaxaca, quien fue uno de sus inquilinos distinguidos, a señalar que es imposible un escape como lo propone el gobierno federal, a menos haya corrupción y apoyo logístico por parte de las autoridades de muy alto nivel.

Otra de las dudas de esta fuga, es el día del escape. Los videos y las declaraciones oficiales apuntan hacia el 11 de julio después de las 8 de la noche. Pero el hijo de ‘‘El Chapo’’ había dejado entrever en su cuenta de Twitter el día 6 que algo pasaría. Difícil es pensar que cometa esa indiscreción antes del escape, más bien se antojaría para después. Lo que nos hace dudar si la fuga fue una semana antes y el gobierno para no cancelar la visita de estado a Francia decidieron darlo a conocer una semana después. Ya que como hicieron con los normalistas desaparecidos, cerraron la investigación apresuradamente para no hacer parecer irresponsable la salida del Presidente a China, ante un caso de tal envergadura.

Lo cierto es que en este momento el criminal más buscado del mundo, nuevamente, se burló del gobierno federal y del mismo Presidente. Cosa curiosa, pues en los comentarios de café, entre amigos y periodistas, el sentimiento por el Chapo no es de indignación, sino de regocijo, pues pareciera que mostró al mundo la incapacidad del gobierno federal para conducir un estado de justicia, mostró también que todo aquel desafíe al sistema se gana la simpatía del pueblo. Con esto no quiero disculpar el turbio y además nocivo negocio del narcotráfico. Si algo de ese mal sufrimos, somos los tamaulipecos, pero en las redes sociales ‘‘El Chapo’’ se ha convertido en un héroe popular ya inmortalizado por la historia tras dos escapes. Los memes y frases chuscas manadas del humor mexicano van, en su mayoría, enfocadas a ridiculizar al gobierno federal y a los funcionarios públicos del más alto nivel.

Ahora podemos comparar a ‘‘El Chapo’’ con Chucho el Roto, Pancho Villa, El Santo, Kalimán, Chanoc, El Chapulín Colorado, Jesús Malverde, La llorona, los Chaneques, Porfirio Cadena y una serie más de héroes y antihéroes del folclore mexicano. Porque por la cercanía de los hechos, por el momento no parece llamar la atención que esta segunda fuga representa en el sentimiento de muchos mexicanos una sensación de empatía por haber hecho quedar en ridículo al mismo gobierno que está despojando a los maestros de sus derechos elementales laborales, que enfila esos mismos desplantes contra los trabajadores petroleros y de la salud, que está entregando nuestros recursos petroleros al extranjero, que aprieta la economía, que miente sobre el crecimiento, la salud, el comercio y la democracia.

Hoy por hoy muchos mexicanos no tienen acceso a la salud, a la educación, al trabajo honesto y este gobierno ya ha demostrado muchas veces que están para defender solo a los grandes capitales, no al pueblo. Por eso cuando alguien manado del pueblo, aunque sea un delincuente, se le ocurre ridiculizar a quien mantiene al pueblo oprimido, pobre y muriendo de hambre, éste mismo pueblo siente al menos algo de simpatía y se suma a hacer ver más grandes los errores del maligno opresor.

Así como el Chapulín Colorado cuenta con un arsenal de inventos creativos, como las pastillas de chiquitolina, la trompeta paralizadora y el chipote chillón, ‘‘El Chapo’’ cuenta con millones de dólares y cientos de funcionarios comprados con ellos mismos. Así como Houdini hizo del escapismo su modus vivendi, ‘‘El Chapo’’ ha demostrado contar con esos mismos talentos.

Guzmán Loera también reivindica a Vicente Fox, quien tras ofrecer su extradición hacia los EU, decidió fugarse por primera vez en el 2001. Recuerdo la gente bromeaba, porque Fox había dicho en campaña: “Voy a arreglar el problema de Chiapas en 15 minutos” y tras la fuga de ‘‘El Chapo’’ decían que no habíamos entendido bien, que lo que Fox quiso decir, era que iba a arreglar el problema de ‘‘El Chapo’’ en 15 minutos y lo cumplió. En aquel entonces los priistas salieron a golpear con todo al presidente Fox, hicieron señalamientos y un escándalo de mayores proporciones, ahora están muy calladitos, bueno lo peor, ni se avergüenzan de lo ocurrido.

El impacto social en México por esta fuga es mayor, tras el optimismo del gabinete presidencial por el triunfo de las elecciones intermedias ahora les devuelve a la realidad que enfrentan; un pueblo muy molesto con su gobierno que en nada se diferencia de los panistas, de hecho las ideas sociales y revolucionarias que engendraron al PRI no solo han sido olvidadas sino hasta aborrecidas por quienes dirigen al partido desde el sexenio de Miguel de la Madrid.

Por eso ‘‘El Chapo’’ ha causado un efecto dominó en el sentimiento del pueblo mexicano, quien ya no cree en las instituciones y menos en la clase política. Una prueba contundente es quienes firmaron el pacto por México por parte del PAN y PRD. El voto de castigo contra quienes se les vincula como asociados del gobierno fue devastador, tanto dentro como fuera de esos partidos. El desprestigio del gobierno federal ha alcanzado niveles jamás imaginados, en otras épocas la sencilla envestidura presidencial aportaba al Presidente 60% de aceptación popular. Salinas de Gortari y López Portillo en sus peores momentos llegaron a esta cifra, solo rebasados por Calderón con un 45% al final de su mandato, ahora EPN anda por debajo del 30% de aceptación. Los escándalos no solo están presentes en la memoria del pueblo, sino además se van acumulando nuevos, como ésta fuga.

La capacidad de reacción del gobierno en muchos casos ha sido tardía, inverosímil y sobre todo desdeñando la inteligencia del pueblo, bueno, y si a eso le sumamos la incredulidad ganada a base de promesas incumplidas las cosas se les pone peor. No se le ven trazos al Presidente de recomponer su gabinete, que hace agua por todos lados. Las traiciones y puñaladas dadas por algunos priistas del más alto nivel al Presidente son evidentes, pero pareciera éste no acaba de tomar las decisiones necesarias para tomar el control de su gobierno, primero, para después tomar el del país. Luego le viene una crisis personal ventilada ya por un programa de radio y sus constantes recaídas de salud.

Al Presidente se le ve frágil y agobiado, sus colaboradores están más ocupados saqueando al país con las reformas estructurales que dispuestos a solucionar los problemas de pobreza. Los intereses superiores que respetó para llegar a la Presidencia, ahora le están dando la estocada por la espalda y encima le emboscan para disponer de nuevas posiciones de gobierno. Todo esto mientras el descontento, el hambre, la pobreza y el rencor crece contra el gobierno y la mejor prueba de esto es el regocijo del pueblo por la fuga de un criminal emblemático, que su único atributo para ganar simpatías es haber dejado en ridículo a esta administración.

abeloseguerakernion@gmail.com

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: