Cue tomó en cuenta a un personaje sin escrúpulos como Claudio X. en lugar del magisterio: maestros en “alerta máxima”

Publicado el Julio 22, 2015, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

1196561
REVOLUCION 30
“El día de ayer ordené y fue publicado en el Periódico Oficial del estado de Oaxaca, un decreto que reforma el fundamento que el 23 de mayo de 1992, dio origen a la creación de Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca, mejor conocido como IEEPO. A través de este acto trascendental por su proyección histórica, auspiciado por el imperio de la ley y el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, vamos a recobrar y fortalecer la rectoría educativa del Estado para el bien del pueblo de Oaxaca” dijo Gabino Cué al anunciar la disolución del instituto, mientras permanecía flanqueado por los personeros de Los Pinos –a la usanza de quien es conducido a la horca- que cuidaron los pasos del gobernador hasta el cadalso.

Pálido, titubeante, como quien lee por primera vez un texto que le es completamente desconocido -y por ende, preparado por quién sabe quién- apareció el primer gobernador no priista de Oaxaca acompañado, a su izquierda, por Eduardo Sánchez, vocero de la Presidencia; a su derecha, por el intermitente titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Emilio Chuayffet, para presumir, con bombo y platillo -de la federación- que el Sistema Educativo de la entidad del sureste será modernizado a través de la creación de un nuevo organismo “descentralizado, con personalidad jurídica y autonomía de gestión”.

Discurso justificador

Durante su mensaje, el exsenador de la República trató de explicar “su” decisión citando a José Vasconcelos y a Benito Juárez, oaxaqueños ilustres, en quienes afirmó haberse inspirado para decidirse a “atender y corregir la problemática estructural que desde hace 35 años, afecta al sistema educativo oaxaqueño”, luego de varios meses de “acompañamiento corresponsable del gobierno de la República, a través de los titulares de las secretarías de Educación Pública, de Gobernación y de Hacienda y Crédito Público”.

“La federación y el gobierno de Oaxaca hemos trabajado con estricto apego a la legalidad”, soltó Cué Monteagudo.

Agregó que con dichas dependencias federales, el gobierno de Oaxaca ha trabajado en el saneamiento financiero de los fondos educativos estatales, en mejorar la infraestructura escolar y fortalecer los planes y programas de estudios, a partir de la aprobación -en diciembre de 2012- de la reforma educativa, para luego afirmar haber privilegiado el diálogo “y la búsqueda de consensos como herramientas para conducir el proceso”.

Sin mencionar a la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), el gobernador de Oaxaca dijo haber sostenido “una permanente y propositiva interlocución con las dirigencias sindicales de las y los trabajadores de la educación de la entidad, dejando a salvo sus derechos laborales”.

Gabino Cué -quien llegó al gobierno de la entidad cargando la esperanza de una mayoría que por primera vez echó al PRI de la gubernatura de la entidad- subrayó que la misión de la nueva dependencia será “garantizar la aplicación plena de los principios educativos consagrados en los Artículos 3ro. y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la Ley General de Educación, así como dar real cauce al proceso de implementación de la Reforma Educativa”.

En las decenas de marchas realizadas por la CNTE en la Ciudad de México y en varios estados de la República, la demanda centra fue la derogación de ambos artículos nombrados por el gobernador, por considerar que atentaban contra sus derechos laborales; en Oaxaca, incluso, se presentó una iniciativa de ley ante el Congreso local para modificar los lineamientos aprobados desde el Congreso de la Unión.

Palmaditas en la espalda

Las loas de Presidencia a la decisión del Ejecutivo estatal llegaron en voz de Eduardo Sánchez, vocero de la misma.

“El gobierno de la República reconoce, respalda y acompaña la decisión del gobernador Gabino Cué con la que inicia una etapa crucial para el fortalecimiento de la educación pública en Oaxaca. A partir de hoy, el sistema educativo oaxaqueño inicia una nueva era, una en la que la educación de niñas, niños y jóvenes estará por encima de cualquier interés; una en la que los derechos de los maestros serán cabalmente respetados y donde nunca más el acceso a una prestación, la obtención de una beca o un permiso, serán elementos de presión o chantaje”, dijo Sánchez.

No se podía quedar atrás Chuayffet: “señor gobernador, el gobierno de la República y la Secretaría de Educación Pública, como órgano específicamente vinculado al sistema educativo, lo apoya decididamente en el anuncio que ha hecho hace unos minutos y lo saluda como un proceso que, nacido desde la autonomía de la entidad, reitera la rectoría del Estado en la educación y la fortalece a la basta corriente nacional de la reforma educativa”, dijo a Gabino Cué.

Las palmaditas al Ejecutivo estatal también salieron de la Cámara de Diputados. En conferencia conjunta –que pocas veces se puede observar en San Lázaro- los coordinadores de las bancadas del PRI y del PRD, aplaudieron la medida.

Manlio Fabio Beltrones, líder del tricolor, saludó “la decisión que ha tomado el gobierno del estado de Oaxaca y el gobierno federal, para buscar fortalecer la decisión de una reforma educativa que termine de enriquecer la oportunidad y la igualdad que deben tener todos los mexicanos con una educación de calidad que les permita competir en igual de circunstancias”.

El exgobernador de Sonora dijo estar seguro que esta medida “emana de la facultad soberana del estado que obedece a un mandato constitucional” y consideró que “es la mejor manera de evitar que se confunda, en el futuro, los roles de la actividad magisterial con las funciones administrativas”.

En su intervención, el coordinador de los perredistas, Miguel Alonso Raya, afirmó que la “decisión de Cué” es consecuencia de la comparecencia del gobernador con legisladores de la Comisión Permanente y que el decreto modifica el acuerdo sobre descentralización, signado en 1992.

Los detractores

Pero no todo fueron felicitaciones para Gabino Cué. En cuanto se dio el anuncio, hubo reacciones de la dirigencia del magisterio oaxaqueño.

Rubén Núñez, líder de la Sección 22, calificó la extinción del IEEPO como un acto de provocación, desestimó el decreto publicado en el Periódico Oficial del estado y recordó al gobierno de Gabino Cué que posé una capacidad de movilización de más de 83 mil docentes.

Tras anunciar que la organización se encuentra “en alerta máxima”, hizo un llamado a Cué para retomar el diálogo y calificó de “complaciente” la actitud del mandatario estatal en la comparecencia de la semana pasada y frente a los señalamientos de Claudio X. González, a través de la organización Mexicanos Primero.

“Seguirá vigente su estructura al interior de la dependencia y de los espacios logrados en sus 35 años de lucha”, sentenció Núñez.

En tanto, la diputada federal del sol azteca, Socorro Ceseñas, declaró que la decisión de Cué “no garantiza terminar con el grave conflicto educativo”; afirmó que la reforma constitucional y la legislación secundaria en la materia -derivadas de los acuerdos tomados en el Pacto por México- no representan avances sustantivos en la calidad y profesionalización de los docentes.

Reprochó al mandatario oaxaqueño tomar en cuenta a organismos como el presidido por Claudio X. González, un personaje “sin escrúpulo alguno y con claras aspiraciones políticas para 2018”, en lugar de privilegiar acuerdos con el magisterio, por lo que “no se augura el fin del conflicto en el estado, tampoco el inicio natural del próximo ciclo escolar”, remarcó.

“Los docentes no son los enemigos, al contrario, deberían ser los aliados más importantes, junto con los padres de familia, para poder mancipar los graves problemas del país. La educación es la columna vertebral del desarrollo de toda nación, todos estamos obligados a realizar un esfuerzo extraordinario”, concluyó.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: