#Elecciones Chiapas: quemar o robar urnas donde estuviera ganando MORENA ordenó Gobierno de Velasco, asegura funcionario público

Publicado el Julio 22, 2015, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

velasco
Nota e imagen Revolución TRESPUNTOCERO

(21 de julio, 2015.).- “El mensaje es claro, cualquier casilla donde pueda ganar MORENA y no se pudo evitar durante las primeras horas de las votaciones, hay que quemar o robar urnas”, esa fue la orden del gobierno del Estado, asegura a Revolución TRESPUNTOCERO, un funcionario público.

“En Chiapas tenemos un cacique de gobernador y como tal tenía que actuar en las elecciones locales. En el 90% de los municipios el Verde actuó comprando el voto por medio de la repartición de cemento, despensas, gorras, bolsas, fertilizantes, playeras, entre otros ‘obsequios’, tan sólo en despensas se sabe que invirtió más de 2 millones, lo cual es un gasto excesivo de campaña y de acuerdo con los resultados y los puntajes (tantos las del 7 de junio, como las del domingo) es un fracaso rotundo para el gobernador, porque si te gastas varios millones de pesos en una elección, y solamente ganas 12 diputaciones federales, cada diputación le salió carísima al Verde Ecologista”, asegura el analista político y periodista Juan José Fierros Canseco.

Este domingo en Chiapas, donde se eligieron a 122 presidentes municipales y 41 diputados para el Congreso, se caracterizó por “la compra de votos, acarreo de gente necesitada, coacción, corrupción e impunidad; con un PVEM que aprendió muy bien de un PRI descolorido y que ya no tiene poder frente al primero, el cual lo superó en violencia y trampas electorales. Velasco Coello es el principal responsable de usar la miseria humana, tanto la monetaria, como la de pensamiento e ideología del chiapaneco vendido, para facilitarse el camino, dejando muchas muertes a su paso, de quienes, aún padeciendo hambre, desempleo y pobreza, entendieron que vender su voto no era la opción”, comenta el analista político Federico Cansino.

“La debacle del gobernador de Chiapas inició desde las elecciones de junio pasado, cuando se percató que no le salieron las ‘cuentas’; en una reunión que tuvo con sus operadores políticos y funcionarios les dijo: ‘me siento robado, porque no tuvimos el resultado que se esperaba’,  lo que significa que la operación falló y el dinero no llegó a manos correctas o la compra del voto no funcionó, es así como podemos observar que Velasco salió prácticamente derrotado también en estas elecciones, aunque es seguro que continúe con su compra indiscriminada de votos y sometimiento, pero sin duda alguna se puede observar que la sociedad chiapaneca no es la misma de hace cinco o diez años atrás, porque ha madurado y por lo tanto avanza”, afirma Fierros Canseco.

Sobre el tema la Consejera Electoral del Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC), Lilly Chang, asegura a Revolución TRESPUNTOCERO que “en efecto, lamentablemente en todo el estado se presentaron casos de compra de votos, los cuales ya son atendidos por la Fiscalía Electoral, también se reportaron casos de violencia, relacionados con quema de casillas y la toma de instalaciones, además de consejos municipales por militantes y simpatizantes de algunos partidos políticos”.

Asimismo Chang comentó que “pese a los actos violentos y otras adversidades, por primera vez se logró la instalación del 99 % de las casillas en todo el territorio, lo cual es algo histórico para el estado, ya que hasta el momento se reporta un 65% de participación ciudadana que asistió a las urnas, aún con los actos de hostigamiento”.

Además de actos violentos que incluyeron la quema de consejos electorales, de casillas, muertos, la caída de un PREP, “que le dio el gane a Neftalí del Toro, un mediocre candidato del PRI-PVEM en Tapachula, que no hubiera ganado por propios méritos por ser un político mediocre y la victoria a Fernando Cal y Mayor que estaba muy por debajo del candidato Francisco Rojas, también se suma una nueva modalidad de ‘acarreo’, en donde los taxistas incursionaron y fueron pieza clave”, afirma Cansino.

En todo el territorio chiapaneco habían filas inmensas de taxis, que se encontraban a la espera de su turno para llevar gente a las casillas, dentro de las unidades iba el operador que les pagaba 200, 300 y hasta 500 por voto, también se llevó a cabo la operación carrusel, incluso la intervención de funcionarios públicos que compraron el voto, además de la ‘opacidad’ de la FEPADE y la Procuraduría General de Justicia.

De los datos más representativos sobresale la repartición ‘histórica’ de fertilizante ya que se otorgaron más de 60 mil toneladas de este producto (de tres a cuatro bolsas por campesino, aunque no  lo necesitaran), “una prueba más que el gobierno deleznable maneja al Estado como si tuviera cuatro ranchos pone banqueros, trabajadores y hasta esclavos; sin duda El gobierno de Velasco Coello prostituye el poder, también prostituye los procesos electorales y prostituye al mismo tiempo a una sociedad que sobrevive en extrema pobreza”, sentencia Fierros Canseco.

Las acciones para impedir o comprar el voto, por parte de integrantes del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), a decir por militantes, simpatizantes y autoridades del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), Movimiento Ciudadano (MC) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), se suscitaron “con mayor intensidad que las del 7 de junio pasado”.

Asimismo se asegura que fue MORENA quien recibió el mayor número de ataques y hostigamiento a sus simpatizantes. A esto se le sumaron grupos de ‘golpeadores’, a quienes según autoridades del PRD y MC, se les pagó 2 mil pesos para hostigar a votantes de casillas donde las tendencias no le favorecían al Verde Ecologista, de ocho en ocho fueron desplegados por todo el estado, siendo el municipio de Tapachula y la zona Soconusco los más amenazados, siendo al mismo tiempo las regiones con mayor compra de votos.

En otro punto del estado, en Zinacatán los representantes de casilla no pudieron acreditar su participación, pero incluso indujeron al voto. Carranza mantuvo un escenario delicado, difícil y complejo, ya que el Consejo Municipal fue violentado y quemado y fue donde sitio del primer fallecido por la elección.

El robo de urnas se presentó principalmente en Tuxtla Gutiérrez; la quema de urnas en Las Margaritas; en Ocozocoautla MORENA denunció que grupo armado persiguió a su representante general, a quien pretendían disparar, asegurando que las elecciones estuvieron plagadas de violencia institucional e impunidad. “Casos como el de Tuxtla Gutiérrez y otras ciudades principales, dieron muestra de una jornada inédita e histórica, donde la población se enfrentó  al gobierno y a su elección de estado, hubo mayor participación, denuncias de compra del voto, aunque por parte de la autoridad no  hubo una intervención directa, o intentó no tenerla llegando al lugar de los hechos hasta una o dos horas después”, agrega Fierros Canseco.

El periodista asegura que muchas colonias en pobreza extrema no vendieron su voto, se lo dieron a otro candidato, “así es como nos damos cuenta que el fenómeno de la compra del voto ya está dejando de funcionarle al gobernador, porque el hartazgo fue lo que rebasó a la operación política del gobierno, por eso recurrió a la violencia”.

“El crimen organizado mostró su rostro en estas elecciones, desde el viernes pasado cuando comenzaron a recorrer las calles de las principales ciudades del estado hombres encapuchados y armados, en camionetas blancas, sin que existiera restricción de la policía, del ejército o la Policía Federal. Así nos damos cuenta que Chiapas sigue el rumbo de Guerrero, Tamaulipas, Michoacán y Colima, esto con permiso de Velasco porque no puede ser que los delincuentes se muevan con toda libertad sin que una sola autoridad los detenga, así es posible que exista un convenio entre grupos delictivos y gobierno del Estado, entonces sin duda Velasco Coello no sólo opera con dinero del erario público, sino también con el del crimen organizado”, afirma Fierros Canseco.

“El gran perdedor de la elección federal y estatal es Velasco Coello por la forma tan burda e indigna en que manejó las votaciones, invirtiendo millones en las campañas sólo para obtener pocos votos, sin lograr una amplia diferencia, claro ejemplo es Tuxtla, donde en aproximadamente 500 casillas el verde había obtenido 30 o 40 votos y en otras menos que eso. Aunque lo cierto es que quien pagó el despilfarro fue el pueblo y con ello se generará más pobreza y menos desarrollo para las comunidades pobres”, finaliza Fierros Canseco.

Tan sólo durante la jornada electoral la FEPADE recibió poco más de 200 denuncias, la mayoría en contra del PVEM y durante campaña, aunque no se tiene un número exacto la mayor parte fue en contra del mismo partido, en donde los denunciantes y testigos por medio de fotografías, videos y testimonios aseguran que ya fueran gorras, playeras, tarjetas de celular, despensas y/o material de construcción siempre encontraron algún elemento que identificara que provenían de parte del gobierno del Estado.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: