López Obrador, Pepe Mujica y un duelo a muerte

Publicado el Julio 22, 2015, Bajo Columna de opinión, Autor MonaLisa.

Gines_reasonably_small Por GINÉS SÁNCHEZ – @ginesacapulco, mar 21 jul 2015

“Régimen moral que privilegia la herencia y las relaciones por encima del esfuerzo”, se lee en la contraportada del libro Mirreynato de Ricardo Raphael, una puntual crítica a la perversa dinámica que prevalece en las clases altas mexicanas, calificada, no por pocos ni equivocados analistas de corrupta y parasitaria.

Mucha falta hacen historias de vida de personajes que hagan de su existencia un ejemplo de legado y sacrificio, una de éstas la encontramos en un joven matemático francés, Evariste Galois, que a los 21 años en 1832 fue víctima de una provocación en una taberna, quizá por motivos pasionales y retado a un duelo a muerte pactado para el amanecer, así pues, Galois, en lugar de emplear las horas nocturnas anteriores al potencialmente mortal compromiso en elucubrar una manera de salir inerme de este y salvar así la vida,

fue a su cuarto y ocupo el valioso y escasísimo tiempo en escribir febrilmente, de modo de dejar registro de sus revolucionarios descubrimientos matemáticos, basados en el campo de la teoría de las ecuaciones algebraicas, que a la postre se trata de una obra de tal peso que se le considera como fundadora de la matemática moderna, esta es una historia triste, pero con un final feliz, ya que pudo dejar testimonio de su genio, y un legado producto del propósito de una vida entera, misma en la que no vio coronados sus esfuerzos, ya que (inexplicablemente) fue rechazado en dos ocasiones de la “Ecole Politechnique”, una de las instituciones con más prestigio en la Europa de esos años, y de que en cuando menos tres ocasiones intentara dar a conocer sus descubrimientos sin éxito, debido a distintas circunstancias por demás desafortunadas. A la mañana siguiente, ya en el duelo a pistola, a 25 pasos, fue herido mortalmente, pereciendo finalmente a los dos días de la desafortunada cita.

Lamentablemente, como ya se mencionó, en América Latina, y en México en particular, se encuentran en la actualidad muy pocos líderes con una mística parecida a la del joven Galois (que en algún momento renunció a la ciencia por la lucha política republicana francesa), un ejemplo de un liderazgo con una mística parecida es la del ex presidente del Uruguay, José Mujica Giordano, que en su juventud se lanzó a una lucha, anteponiendo su vida misma al logro de nobles fines, cayendo en la cárcel por poco mas de 14 años, teniendo todavía, al salir libre, la voluntad de cristalizar sus ideales por un país y un mundo mejores, ya con otros métodos y por los canales institucionales de un régimen democrático inexistente en su país hasta su liberación, llevándolo su inquebrantable voluntad a la Presidencia del país sudamericano, convirtiéndose además en un líder de escala global, que supo hacer llegar su mensaje con una crítica al fatal camino que lleva la humanidad sin darse cuenta del alocado e insustentable sistema en el que se vive, predicando además con el ejemplo en su estilo personal de vida.

En México la situación pareciera desoladora, un único personaje que ha sacrificado su vida en una suerte de permanente apostolado es Andrés Manuel López Obrador, que podrá (aún) ser inexplicablemente incomprendido (e incluso odiado) por algunos despistados e ignorantes en vitales cuestiones políticas, pero que ha dejado ya un legado en su paso por el Gobierno de la Ciudad de México, y un mensaje ya indeleble en la conciencia no siempre diáfana de este sufrido México, esperemos que el caso de Andrés Manuel tenga un final parecido al del citado Pepe Mujica en el Uruguay, y su legado y mensaje pueda tener un impacto mucho mayor al que ha logrado tener hasta el día de hoy. Individuos como los citados en el presente texto, nos hacen recordar lo que el filosofo alemán Arthur Shopenhauer (1788 – 1860) afirmaba: “(…) así prueba el hombre que la especie importa más que el individuo (…)”.

http://www.sdpnoticias.com/nacional/2015/07/21/lopez-obrador-pepe-mujica-y-un-duelo-a-muerte

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: