Rubén Espinosa: fotogramas de un crimen

Publicado el Agosto 6, 2015, Bajo Nacional, Noticias, Autor Ocelotl.

Rubén Espinosa

www.subversiones.org
5 agosto, 2015
Por César Godínez Meneses

No concluiré sin darte un consejo que, aunque no lo parezca, es el más sano de todos. ¡Ojo alerta con los comunicados! Ellos son la polilla de los periódicos, los que llevan en sí toda aquella lepra que a juicio de un facultativo amenaza a la imprenta libre. Son los enemigos solapados, hipócritas y zalameros que asesinan a los mismos periódicos a quienes llaman recomendables, amenos, ilustrativos y filántropos, y comprometen y arruinan a los apreciables editores, cuyas manos besan. En ellos se cacarea mucho el bien público, la buena causa y todo lo generoso, todo lo patriótico, todo lo justo; pero generalmente los dicta el interés privado, y las más veces el resentimiento, la envidia, la venganza, la impostura. Guillermo Prieto «Lecciones a un periodista novel»

Preludio

Los días terrenales que pasan en la Ciudad de México, miles de hechos transcurren en los suelos de la urbe; dichos sucesos tienen: retratos e imágenes que se guardan en la memoria colectiva y en la personal. Una fotografía puede contener un sinfín de interpretaciones, las cuales van desde instantes felices y tranquilos, otras veces son capturas de tristezas, melancolías, terrores, locuras, injusticias y tormentos; en otros casos pueden contener toda una carga de esperanza, de justicia, de un mundo mejor, de libertad.

Fotograma uno: la vida a través de una lente

Rubén Espinosa, era su nombre en vida, contaba con 31 años de edad, tenía un perro de nombre Cosmos, amigo y confidente, su profesión: fotorreportero; pero no sólo era un típico fotógrafo que cubría fuentes de movimientos sociales, sino también su labor destacada como activista en favor de sus colegas del gremio, al defender la libertad de expresión y los derechos humanos de los demás colegas asesinados en Veracruz, estado donde ejercía su labor con su cámara siempre lista a captar instantes de la memoria del tiempo.

Colaborador gráfico en medios como Proceso, Cuartoscuro y el medio local AVC de Veracruz; su compromiso de seguir con una ética periodística fue un signo en su vida y en los medios donde colaboró.

Dos hechos marcan su trágica muerte en el Distrito Federal el pasado viernes 31 de julio, en la colonia Narvarte: por un lado un ataque a un grupo de estudiantes universitarios veracruzanos por parte de un comando de sicarios (el pasado 5 de junio de 2015) y por el otro, un hostigamiento personal, al no borrar unas fotos del conflicto magisterial de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en la entidad veracruzana en el 2013.

Dado los dos acontecimientos anteriormente mencionados, Espinoza se autoexilia en el DF, como medida de seguridad ante cualquier acto de represión en su contra, ya que la capital era, hasta lo ocurrido con él, una zona de tolerancia.

«Me molesta, me caga estar así, aislado, con miedo, no poder chambear a gusto, pero prefiero salirme, antes que me pase lo que a los estudiantes», declaró Espinosa al semanario Proceso en junio.

Cabe señalar que los medios donde trabajó alertaron de los daños que pudiera tener Rubén en el clima de amenazas, ningún organismo gubernamental para la defensa y protección a la libertad de expresión emitió comunicado alguno.

En el semanario Proceso, número 1946, salió una imagen de portada que exponía el momento que pasaba el estado de Veracruz durante la actual administración del gobernador Javier Duarte, cuya cabeza decía: «Veracruz, estado sin ley». A decir de la imagen que muestra al servidor público usando con una gorra de policía y se percibe molesto por las críticas en materia de seguridad en su gestión.

«Yo me especializo en movimientos sociales. Tengo una portada en la revista Proceso con el gobernador, esa portada lastimó mucho, de hecho la compraron a granel», señaló Espinosa en una entrevista al medio digital SinEmbargo.

Durante el mandato del priísta Javier Duarte se han cometido 17 asesinatos a periodistas (entre ellos Regina Martínez y Gregorio Jiménez) y cuatro desapariciones de trabajadores de la comunicación.

Fotograma dos: una mano dura detrás de un asesinato salvaje

El jefe del ejecutivo de Veracruz, Javier Duarte, de extracción tricolor y licenciado en leyes, también tiene en sus haberes que se ha declarado seguidor del dictador español Francisco Franco. Y el pasado 30 de julio de 2015, en un encuentro con medios de comunicación (Encuentro con Medios de Comunicación de Poza Rica), Duarte declaró que los medios debían de portarse bien.

Lo anterior puede interpretarse como un mensaje de alerta ante una represión contra el gremio periodístico, además señala en su discurso que impera un estado policiaco en Veracruz en «donde todo se sabe».

El horrendo crimen perpetrado contra 5 personas en la colonia Narvarte la noche del viernes 31 de julio, se dio a conocer masivamente el sábado 1 de agosto del presente año. Además de él fueron encontradas 4 mujeres con los mismos tipos de violencia y ejecución: tortura y el tiro de gracia. Las 4 víctimas: Nadia Vera, promotora cultural y miembro del #YoSoy132, de 32 años, Yesenia Quiroz, de 19 años estudiante, Nicole, una chica de origen colombiano de 29 años y Alejandra Negrete de 40 años.

Las investigaciones de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), señalan el móvil del robo con violencia, y como es siempre su forma de distracción, buscan en comportamientos personales, de los hoy occisos, las causas del crimen. También se declaró como feminicidios por la saña con que fueron asesinadas las cuatro mujeres junto con Rubén.

Dudas razonables: ¿Por qué en este tipo de casos, tales como Digna Ochoa, Pavel González entre otros, manejan las autoridades las conductas personales y no ven el contexto en que se desarrolla el crimen? ¿Dicen las mismas autoridades que fue robo, pero tienen cámaras de seguridad en la ciudad y ciertos grupos especiales, qué ocultan y qué callan? ¿Las autoridades dicen que fue robo porque en la escena hay destrozos y sustracciones, será que alteraron la misma para encubrir lo que fue una ejecución extrajudicial perpetrada por sicarios y paramilitares (con entrenamiento de militares convertidos en narcos) al servicio de una mano dura? ¿Qué ocultan las autoridades locales y las instituciones federales que defienden, supuestamente, los derechos de la libre expresión? ¿Si Duarte no tiene nada que ver en ello, por qué este crimen se ve como los asaltos falangistas contra los grupos de críticos de la mano dura de El Generalísimo?

Un crimen que ha dejado muchas indignaciones en los sectores sociales críticos, ante la barbarie que el poder y la impunidad siembran como algo cotidiano. Duarte tiene todo en contra, ha sembrado muertos y serán más sino se consolida un mecanismo de respuesta ante los crímenes contra la libertad de expresión, empezando por Veracruz donde hay un alto índice de sucesos en ese tenor, donde Javier ve robos de Frutsis y Gansitos, hay un dolor más profundo y una sed de justicia que pide el pueblo.

Fotograma tres: el clamor de justicia y las cifras del dolor

Era la noche del sábado, después del momento de la confirmación del terror sobre las 5 personas ejecutadas con tal crueldad, muchas personas consternadas: periodistas, comunicadores gráficos, académicos, organizaciones sociales, intelectuales, estudiantes, organizaciones indígenas, sindicatos; todo lo anterior era expuesto en las redes sociales y en los espacios de comentarios de los medios de comunicación en la red.

En esa noche se convocaba a una manifestación –para el domingo 2 de agosto– en la glorieta del Ángel de la Independencia, vía redes sociales, a las 4 de la tarde en respuesta al artero crimen; la réplica no se hizo esperar, en Veracruz, comunicadores y periodistas, se manifestaron esa misma noche por el asesinato de Espinosa, en Guadalajara, Cancún, Monterrey se hacia el llamado a manifestare el domingo.

Diversos medios internacionales hablaban del caso de Espinosa, medios como la BBC de Inglaterra, El País de España, sólo por mencionar algunos, informaron sobre el asesinato del colaborador del semanario Proceso. Asimismo, defensores de derechos humanos (nacionales e internacionales) condenaron el crimen, también activistas en pro de la libertad de expresión y periodistas independientes. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) condenó el hecho en un comunicado de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

La familia de Rubén Espinosa no quiere dar declaraciones por el momento, están esperando los resultados de las investigaciones de las autoridades por miedo a las represalias, también se han expresado grupos de género y feministas que reclaman pronta justicia ante los asesinatos de las mujeres asesinadas.

El domingo, un nutrido grupo de personas, organizaciones, grupos sociales, periodistas, defensores de derechos humanos y fotorreporteros se dieron cita exigiendo justicia para Rubén, en otros estados fue la misma situación, en tanto que las redes sociales subían fotos de él y pedían el castigo a los asesinos, en especial contra el titular del gobierno de Veracruz, Javier Duarte, por tener todos los señalamientos en su contra y por tener nexos claros con Los Zetas.

Datos: Francisco Rivas Rodríguez, director del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC), dijo que en los últimos 14 años, de 2000 a 2014, la Procuraduría General de la República (PGR) cuenta con un registro de 102 periodistas asesinados en el país, siendo cuatro las entidades con el mayor índice. Tal es el caso de Veracruz con 17, Chihuahua, con 16 casos contabilizados, Tamaulipas con un saldo mortal de 13 y Guerrero con 11 homicidios dolosos de comunicadores. En su edición de mayo de este año, la revista Gatopardo reveló que en el actual sexenio se agrede a un periodista cada 26 horas, en promedio.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: