Asesinan a líder de la UPOEG, comisionado para la búsqueda de desaparecidos en Guerrero

Publicado el Agosto 9, 2015, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

gUERRERO
REVOLUCION 3.0
Miguel Ángel Jiménez Blanco, uno de los líderes de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) fue asesinado en las inmediaciones de la comunidad de Xaltianguis, en el puerto de Acapulco, Guerrero. Su cuerpo fue encontrado en el asiento del conductor de un taxi.David Cienfuegos Salgado, titular de la Secretaría de Gobierno de la entidad, informó que minutos después de las 20:00 horas, recibió una llamada en el que fue informado, por otros dirigentes de la organización, de la muerte de Jiménez, aunque dijo desconocer los detalles en que esta se habría producido.Bruno Plácido Valerio, líder de la UPOEG, informó que su compañero había sido asesinado; sin embargo, tampoco proporcionó mayor información.

Poco después de la desaparición de los 43 alumnos de la Escuela Normal Rural Isidro Burgos de Ayorzinapa, la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre de 2014 en el municipio de Iguala, en Guerrero, supuestamente a manos de elementos de la policía municipal de dicha comunidad y de Cocula, en contubernio con el crimen organizado, Miguel Ángel Jiménez fue designado por la organización con la que simpatizaba, para colaborar en la búsqueda de las otras víctimas de la violencia en la zona.

Organizados en pequeñas cuadrillas y con el apoyo de familiares de “los otros desaparecidos”, recorrieron las inmediaciones de Iguala para tratar de encontrar fosas clandestinas en donde pudieran recoger indicios de los ausentes.

En una segunda etapa, los recorridos de las búsquedas se extendieron a otras comunidades del estado. Jiménez Blanco declaró en diversas ocasiones que tenían conocimiento de aproximadamente 80 personas desaparecidas que seguían siendo buscadas por sus familiares.

“El gobierno no dio importancia a los desaparecidos hasta que destapamos las fosas. La cantidad de desaparecidos es impresionante, son muchas fosas y la gente ya reaccionó; la gente busca a sus hijos y nosotros buscamos también”, declaró Miguel en alguna ocasión.

A la búsqueda también se sumaron elementos de las policías comunitarias de la zona. Caminaron cientos y cientos de kilómetros en Iguala, Cocula, Chichihualco y Taxco de Alarcón, todas ellas comunidades ubicadas al norte de Guerrero.

“Se está haciendo un grupo muy fuerte de las personas que tienen a sus hijos desaparecidos… Tenemos un grupo de más de 80 padres que buscan a sus hijos y la lista se sigue creciendo”, comentaba Jiménez acerca de la labor que había emprendido la sociedad civil, ante la inacción del gobierno de la entidad y del federal.

De acuerdo al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, se tenía registro de 400 personas desaparecidas en Guerrero.

Durante las primeras semanas de búsqueda, lograron ubicar varias fosas con al menos 40 cadáveres. Una vez ubicadas, solicitaron la intervención de la Procuraduría General de la República (PGR), para lograr la identificación de los restos.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: