La depreciación del peso presiona a una posible alza de precios, alertan empresarios

Publicado el Agosto 13, 2015, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

devalaución-peso
SINEMBARGO
El presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Manuel Herrera Vega, pidió apoyos crediticios para enfrentar la volatilidad y la depreciación del peso porque, advirtió, eso presiona los costos de las empresas que dependen de la importación de productos, materias primas o insumos por lo que tendrían que subir los precios de algunos productos.
El descenso en el precio de los energéticos, los descuentos acordados con proveedores extranjeros, la reducción de costos internos y el sacrificio de una parte de las utilidades han permitido compensar parcialmente el encarecimiento de las importaciones y evitar su traslado a los precios finales, dijo.

No obstante, existen sectores que a pesar del esfuerzo realizado este lapso, acumulan presiones que difícilmente podrán mantener a raya por mucho más tiempo, como los fabricantes de equipo de cómputo, comunicación, medición y otros componentes electrónicos, entre otros.

Este jueves, el Banco de México (Banxico) recordó en su minuta sobre política monetaria que, considerando la fase del ciclo por la que atraviesa la economía, así como el desempeño reciente del precio generalizado de bienes y servicios, se espera que tanto la inflación general como la subyacente continúen por debajo del objetivo del 3 por ciento en lo que resta de 2015. Para 2016, las previsiones ubican a ambos indicadores en niveles cercanos a 3 por ciento.

La política monetaria es una serie de medidas para estabilizar el alza constante de los precios de bienes y servicios. Según revela hoy su minuta, la decisión de mantener el nivel de la tasa de referencia en 3 por ciento fue por mayoría de tres votos contra uno. Este último propuso elevarla en 25 puntos base.  No haberla cambiado coincidió con la Reserva Federal estadounidense que, se espera, eleve el precio del dinero en septiembre o diciembre. La devaluación del yuan será el factor decisivo. Por ahora.

El dirigente de los industriales mexicanos documentó ayer que en lo que va del año la moneda ha registrado una caída de casi 11 por ciento con respecto al dólar, y en los últimos 12 meses acumula una depreciación de 25 por ciento.

Argumentó que a pesar de que esperan que pronto regrese la calma al mercado cambiario para evitar el desbordamiento de presiones acumuladas, de momento, los industriales están solicitando créditos para capital de trabajo en condiciones favorables, a fin de diluir el efecto del encarecimiento del dólar en los costos de operación.

El presidente de la Concamin añadió que otro factor que pone en serios predicamentos a la economía mundial, y por ende a la mexicana, es la inesperada devaluación de la moneda china.

Herrera Vega explicó que esto abarata las exportaciones de ese país a Estados Unidos y profundiza la competencia en al menos 70 por ciento a los productos mexicanos que se desplazan en el mercado estadounidense, en condiciones de desventaja.

Frente a ese nuevo escenario, el líder de los industriales dijo que una buena forma de que el gobierno apoye a los empresarios sería a través del otorgamiento de apoyos financieros, créditos rápidos, blandos y flexibles.

Durante el segundo trimestre de 2015, la actividad económica en México continuó registrando un moderado ritmo de crecimiento. En particular, prevaleció un débil desempeño de la demanda externa, a la vez que algunos componentes de la demanda interna presentaron cierta pérdida de dinamismo.

COPARMEX PIDE APOYO PARA SECTOR EXPORTADOR

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) de la Ciudad de México, José Luis Beato González, dijo que para que el país alcance un crecimiento sostenido es necesario incrementar los salarios de los trabajadores, poner en marcha programas de apoyo que beneficien al sector exportador, así como a las empresas nacionales que puedan producir bienes y servicios que actualmente se importan.

De 2004 a 2009, el número de empresas creció en promedio 3.7 por ciento anual y la generación de empleo en 3.6 por ciento; mientras que de 2009 a 2014 se registró un crecimiento de 1.9 por ciento en creación de empresas y de 1.3 por ciento en personal ocupado.

Es cierto que los últimos años han sido de crisis, dijo, la cual inició en 2008, y de la que ya parece haber salido Estados Unidos, pero Europa no, situación que motivó la reducción de los índices de crecimiento y creación de empleo de todo el planeta, argumentó.

Agregó que se trata de una crisis sin precedente que hoy sigue amenazando, con una caída no prevista de la economía China, crisis en la eurozona por Grecia, una posible subida de las tasas de interés en Estados Unidos y los bajos precios en materias primas, entre ellas el petróleo.

Sin embargo, documentó, la economía mexicana puede crecer sin tener que depender de lo que pase más allá de las fronteras, pues así lo hicieron algunas economías en los peores años de la crisis de 2009, como China e India, que crecieron por encima de 8.0 por ciento en ese difícil año.

“Tenemos también un gran reto que supone pasar gran parte de la economía informal a la formalidad. Vemos esfuerzos por parte del gobierno federal y del gobierno de la Ciudad de México que hay que redoblar. Sabemos que la informalidad no se puede eliminar en el corto plazo, pero tenemos que reducirla paulatinamente”, expuso.

Hay más de 100 mil establecimientos en el comercio informal y trabajan en ellos cerca de 700 mil personas en la Ciudad de México.

Además, la informalidad no se queda en el comercio que se ve en las calles, sino que está dentro de las empresas y hasta de las casas, pues el servicio doméstico o los jardineros son parte de esta población que carece de los derechos que tiene cualquier trabajador asegurado.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: