Lo mejor que le puede pasar al INE es desaparecer; sabíamos que no le quitarían el registro al Verde: Lorenzo Meyer

Publicado el agosto 17, 2015, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

VERDE1Nuevo Logo del Verde
NOTA E IMAGEN Revolución TRESPUNTOCERO

(17 de agosto, 2015. Revolución TRESPUNTOCERO).- El mejor escenario ante la crisis de incredulidad, desconfianza y desprestigio que vive el Instituto Nacional Electoral (INE) –a 18 meses de haber nacido formalmente, luego de la reforma constitucional en materia político electoral, publicada el 10 de febrero de 2014- presidido por Lorenzo Córdova Vianello, es desaparecer, afirmó el historiador y académico, Lorenzo Meyer.

En entrevista con Revolución TRESPUNTOCERO, el también analista político apuntó que el costo financiero del instituto, que este año ejerce un presupuesto que asciende a 18 mil 572 millones 411 mil 236 pesos -de los que 13 mil 216 millones 888 mil 408 fueron destinados a gastos de operación- aumenta en la misma proporción que crece la incredulidad entre la ciudadanía, por el desempeño del llamado “árbitro electoral”.

“Nos cuesta muchísimo y es una vergüenza, debería ser lo contrario, debería ir disminuyendo su costo, en tanto que cada vez fuera más creíble y menos necesaria la inversión de esa cantidad de recursos… Hay una correlación entre lo que cuesta y la incredulidad ciudadana. Si su credibilidad hubiera ido en aumento, costaría menos”, subrayó el académico.

Pero Meyer subraya que la crisis en el INE no es de hoy, ni producto del todavía en curso proceso electoral, sino que ha ido in crescendo, pues cuando estaba vigente el Instituto Federal Electoral (IFE), ya tenía la semilla de la desconfianza sembrada por su propia conformación, cuando comenzaron los señalamientos, cada vez más insistentes, de que los consejeros eran representantes de los partidos políticos que les habían asignado tales puestos, y no de los derechos de la ciudadanía, de la que -en teoría- tendrían que velar.

“La curva viene en ascenso. Hoy está más alta porque ha ido creciendo, pero a la mejor puede ser peor. Ya no me extrañaría nada, el IFE-INE ya perdió su calidad de una estructura creíble”, destacó el profesor emérito del Colegio de México (Colmex).

Sobre la posibilidad de que a la entrada en funciones de la LXIII Legislatura en la Cámara de Diputados, el próximo primero de septiembre, día en que rendirán protesta los nuevos legisladores federales, se promueva una nueva reforma político electoral, Meyer apuntó que “la ley electoral se modifica cada sexenio. El traje se hace a la medida del gobierno en turno o de la conformación de las fuerzas políticas; no se hace en función de principios que van a hacer de largo plazo: se ve en función de coyunturas políticas inmediatas”.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: