CHAPULTEPEC: ¿RECUPERACIÓN O PRIVATIZACIÓN DEL ESPACIO PÚBLICO?

Publicado el Agosto 21, 2015, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

Chapultepec
Imagen:wikipedia
SINEMBARGO
Entre gran parte de los vecinos hay un fuerte rechazo, pero para las autoridades capitalinas el Corredor Cultural Chapultepec significa el rescate de 116 mil metros cuadrados, espacio que hay desde la calle de Lieja hasta la Glorieta de Insurgentes.
Grupo Invex será el encargado de la construcción del corredor, que fue diseñado por el arquitecto Fernando Romero, yerno del multimillonario Carlos Slim, que también participa en la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM). En un esquema de inversión privada, el Distrito Federal se convierte en socio, al donar sólo el espacio. Por esta razón se argumenta que el costo de la obra para los ciudadanos será de cero pesos.

El principal objetivo de la construcción, de acuerdo con lo publicado en la Gaceta Oficial del Distrito Federal el pasado 18 de agosto, es el de orientar el desarrollo urbano hacia una ciudad compacta, dinámica, policéntrica y equitativa, que mejore la infraestructura pública y propicie la equidad territorial, por lo que para el Gobierno del Distrito Federal (GDF) y la Agencia para la Promoción de Inversiones y Desarrollo para la Ciudad de México (PROCDMX) el panorama es positivo.

Este modelo de asociación público-privada, en palabras de Simón Levy Dabbah, Director general de PROCDMX, rompe con el esquema de concesión: el Estado participa como socio –al donar el espacio para “compartirlo temporalmente” (por 40 años)– con el sector privado que aporta la totalidad de los recursos y genera ingresos, de los cuales el 5 por ciento será para la ciudad y el 95 para la empresa constructora, en este caso Grupo Invex.

Para vecinos y urbanistas, el Corredor Cultural representa todo lo contrario. Colocar una infraestructura de concreto sobre la calle y entre edificios no traerá beneficios generalizados, incluso lo definen como un centro comercial al aire libre o la privatización del espacio público.

“El espacio público, que es el que construye ciudadanos será convertido en un centro comercial que construye consumidores”, señaló Francisco Reynoso, especialista en estudios urbanos.

El Corredor Cultural Chapultepec ha sido comparado con el High Line de Nueva York, un parque elevado de más de 2 kilómetros, pero a diferencia de la estructura estadounidense –que fue una medida para reutilizar una estructura ya hecha– en el Distrito Federal se construirá para colocar centros culturales, galerías, escuelas de arte y otro tipo de comercios que no han sido especificados.

El proyecto tendrá un costo de mil millones de pesos y se estima una derrama económica anual de 233 millones de pesos. La ley del Régimen Patrimonial y del Servicio Público establece que será explotada una superficie de 101 mil 817 metros cuadrados (no se ha especificado el uso de 15 metros cuadrados restantes) de Avenida Chapultepec, Lieja, Sonora, Puebla, Burdeos, Sevilla, Londres, Praga, Salamanca, Florencia, Monterrey, Liverpool y Amberes. También se destinarán 77 espacios de estacionamiento a título gratuito a favor de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

Zona donde se pretende construir el Corredor Cultural Chapultepec. Foto: ccchapultepec.mx

La obra atravesará el Acueducto, estructura cuya construcción se remonta a 1381 y tuvo como finalidad abastecer de agua a los habitantes de Tenochtitlán y que dejó de utilizarse desde el año de 1880. Actualmente se conservan sólo pequeños tramos.

En cuanto a la generación de empleos, se estima la creación de mil 500 empleos directos y 2 mil indirectos para la fase de construcción, y mil 500 y 2 mil 500 durante la operación.

De acuerdo con Levy, el 80 por ciento del corredor será financiado con la comercialización de un espacio de la SSP de 9 mil metros cuadrados que hoy es utilizado como un estacionamiento y albergue para personas que viven en la calle. En ese terreno “habrá galerías de arte, restaurantes, loncherías, vamos a  traer a los mejores chefs […] en ese espacio abandonado, al que nadie le da valor, ahora se rentará y financiará todo lo demás”.

La explicación de Reynosa contrasta: “El proyecto puede definirse como un centro comercial al aire libre. Originalmente, el proyecto estaba pensado para que la calle de Chapultepec se hiciera subterránea, quitarían mucho espacio del coche por arriba para que las colonias estuvieran unidas por un parque. Eso era negocio de privados, pero pensaron que era más negocio concesionar un estacionamiento subterráneo como el del Monumento a la Revolución”.

“Chapultepec sería eso y con el estacionamiento se financiaría el parque que uniría el corredor. Pero se dieron cuenta que hacer un centro comercial era mucho más rentable, bajo la idea de tener una calle y encima un centro comercial […] Con este proyecto se sienta un precedente para seguir privatizando la calle, lo público”, dijo en entrevista para SinEmbargo.

Para Levy, el Corredor es el rescate de una de las zonas más importantes que se encuentra en el abandono. “La declaratoria de necesidad se enfoca en la recuperación integral del espacio a través de una estrategia que no es de desarrollo inmobiliario como Reforma, sino de recuperación y desarrollo del espacio público”.

También en entrevista para este medio, explicó que por esa razón no se invitó a desarrolladores inmobiliarios, sino a desarrolladores de infraestructura que tuvieran la capacidad de soportar este tipo de proyectos.

A la par del Corredor, también se planea la construcción del Centro de Transferencia Modal (Cetram) en la estación del Metro Chapultepec, que se financia con un edificio de establecimientos comerciales.

El diseño del arquitecto Fernando Romero para el Corredor Cultural Chapultepec-Zona Rosa. Foto: ccchapultepec.mx

LOS ARGUMENTOS EN CONTRA

Entre las principales preocupaciones de los habitantes de la zona destacan: el tiempo de construcción, que será de 18 meses; que el proyecto se convierta en un detonante inmobiliario, el futuro de los comercios actuales y de las casas que quedarían en el piso de abajo, la contaminación, las ruinas del Acueducto, el abastecimiento de agua y los sismos.

En este sentido, una de las exigencias de los vecinos es que se explique cómo fue hecha la Declaratoria de Necesidad.

“Dicen que hicieron unos cuestionarios. No sabemos ni qué ni a quiénes le preguntaron para llegar a la conclusión de construir un Corredor Cultural  y no solucionar problemas de pavimentación, alumbrado público, agua, etcétera […] No entendemos porqué se quiere parar el centro de la ciudad por 18 meses, que es lo que va a durar la obra si bien nos va”, sostuvo Sandy Choreño, vecina de la colonia Juárez.

Sobre el tiempo de la construcción, Levy señaló que se haría en horario nocturno y que la empresa está obligada a terminar en 18 meses, ya que por el modelo de inversión en el que es la empresa la que pone el dinero, los costos derivados correrían por su cuenta.

En cuanto a la situación inmobiliaria, los vecinos sostienen que en un plazo no mayor a cinco años serán obligados a abandonar sus casas después de venderlas a bajo costo, porque a pesar de que Levy argumente que no se trata de un proyecto inmobiliario, el Corredor encarecerá la zona y, de acuerdo con uno de los objetivos principales del proyecto, que es la de generar ganancia, ésta puede darse a partir del interés de construir edificios departamentales.

Otro factor negativo del encarecimiento será para las personas que pagan renta en la zona.

“Se expulsará a la gente con menos dinero. En Chapultepec hay vecindades y los empresarios llegarán a acosar a la gente para comprarles sus terrenos, hasta que cedan o los saquen. Todo por el bien de un centro comercial”, comentó Sandy Choreño.

El Estudio de Evaluación Socioeconómica del Proyecto de Coinversión Corredor Chapultepec señala que en los 116 mil metros cuadrados de la zona, las principales actividades económicas que se realizan son comercio al pormenor, actividades de hoteles y restaurantes, servicios profesionales, científicos y técnicos, y de salud.

Los restos del Acueducto. Foto: Luis Barrón, SinEmbargo

La duda surge con los establecimientos que actualmente hay en la zona. “Venden  la idea de que un parque elevado será muy agradable para las personas que pasearán por él, pero el poner una infraestructura de concreto sobre la calle y entre los edificios, tiene como resultado algo menos agradable para la gente que pasará por abajo y sobre todo, la que habita alrededor; se tendría que vivir en el décimo piso para disfrutar de los árboles que pondrán. ¿Qué pasa con la gente que se quedará abajo? Le quitan su derecho más elemental que es el Sol, la luz natural”, indicó Reynoso, que labora actualmente en el Programa Universitario de Medio Ambiente de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En términos ambientales, una zona de supermercados implica más generación de basura, consumo de energía y contaminación vehicular. Según Francisco Reynoso el concreto, que es el material de construcción es producido por la industria que más contamina.

Otro factor que agrega es sobre la calidad del aire que habrá en el piso de abajo, donde muchas personas caminarán, donde están varios negocios y donde se concentrarán todas las emisiones de los automóviles que circulen.

Sobre este tema, el argumento de PROCDMX es que se respetarán todos los árboles que están hoy y que se duplicará la cantidad.

Según Reynoso, hay estudios que señalan que todo segundo piso tiene un impacto muy fuerte sobre la dinámica hídrica y sobre la dinámica de los suelos, ya que el peso es tanto que se modifica el movimiento del agua en el subsuelo, además de que se trata de una zona sísmica.

“Entendemos que el corredor cultural –que en algunos casos no será tan cultural, sino un centro comercial– necesitará agua y tenemos fuertes problemas en ese sentido. Creemos que ese proceso de centralización va a expulsar a la gente que vive aquí; van a traer a más personas, más vehículos, más contaminación. El corredor cultural viola nuestros derechos fundamentales, nuestros derechos humanos al medio ambiente, a la vivienda digna, a la salud, a la consulta pública y a la participación ciudadana” enfatizó Sandy Choreño.

LAS EXPECTATIVAS DE LA CONSULTA

Hasta que el proyecto fue publicado en la Gaceta del Distrito Federal, las reuniones informativas organizadas por la PROCDMX tenían una asistencia de máximo 20 personas. El pasado martes, a un pequeño cuarto de la Plaza del Ángel, ubicada en Zona Rosa, llegaron más de 100 personas, algunas con pancartas en las que se leían consignas de rechazo y otras que, a pesar de existir una Declaratoria de Necesidad, desconocían el proyecto.

Una hora más tarde después de la hora citada, llegó Levy Dabbah y la sala seguía abarrotada. La discusión, por parte de los vecinos, se sostuvo sobre la idea de un proyecto de despojo y con una exigencia de implementar una consulta vinculatoria.

Los comercios que funcionan actualmente quedarán en la parte de abajo del Corredor Cultural. Foto: Luis Barrón, SinEmbargo

De acuerdo con Simón Levy, el proyecto es algo que la gente ha pedido a la Ciudad. “Este proyecto sólo será peatonal y ciclista. Es regalarle a la gente 116 mil kilómetros de espacio público en una avenida que hoy está muerta, en la que no hay nada y en la que nadie puede transitar […] La gente es la que pide la recuperación de espacios públicos; pide que entremos a la zona”, comentó en entrevista para SinEmbargo, hace un par de semanas.

Al respecto, Choreño recordó una de las asambleas, a la que se convocó vía Twitter y  que se realizó en la Universidad de las Américas en la que llegó a contar de dos a 20 asistentes. También habló de que PROCDMX ha hecho uso de vecinos y locatarios acarreados.

El grupo de vecinos que participó en la asamblea antes mencionada demandaron las opiniones expresadas sean vinculatorias, y que se organice una consulta pública y bien organizada.

Las fechas dadas por PROCDMX para la consulta van del  29 de agosto al 6 de septiembre, y a partir de los resultados, que serán publicados el 8 de septiembre, se delimitarán las fechas de construcción.

Hasta el momento, cuando la obra ya está más que lista para comenzar, los vecinos aún dudan de los beneficios que este proyecto traerá, pues aunque las autoridades encabezadas por Simón Levy advierten un avance hacia la modernidad, la realidad de la Ciudad de México contrasta con la planeación.

 

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: