La energía verde, compromiso de EPN, se quedó flotando, dice la prensa especializada de EU

Publicado el septiembre 1, 2015, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.

PROMO-compromisos-cumplidos-EPN

Nota e imagen SinEmbargo

Ciudad de México, 28 de agosto .- Algunas de las reformas energéticas impulsadas por el Presidente Enrique Peña Nieto estancadas en el Senado de la República amenazan la reputación “verde” de México, dice en un despacho el medio especializadoResponding to Climate Change (RTCC). En el mismo sentido, el portal estadounidenseGreentech Media asegura que pese a la reciente apertura del sector de la energía eléctrica a los actores privados, las normas poco claras (incertidumbre regulatoria), así como la burocracia, están frenando a los inversores aprovechar gran parte del potencial de la energía solar del país.

RTCC recuerda que después de un receso de verano, el Senado mexicano vuelve a abrir en septiembre, dando una oportunidad para que se inicie el debate de la aprobación o no del proyecto de ley de energías renovables. El medio especializado asegura que la Secretaría de Energía, así como las asociaciones empresariales –incluyendo el mayor fabricante de cemento, Cemex– y varia organizaciones civiles están impulsando su apoyo para que la ley se apruebe.

Pero… por otra parte, los grupos de presión de la industria de los combustibles fósiles lideran el contraataque. Así lo dice Responding to Climate Change. Las energías renovables (solar, eólica, biomasa, geotérmica, hidroeléctrica, hidrógeno, etcétera) son limpias y contribuyen a cuidar el medio ambiente y representan alternativas frente a los efectos contaminantes y el agotamiento de los combustibles fósiles.

Para los analistas del Woodrow Wilson Center, la aplicación del paquete de reformas sobre energías renovables será la prueba definitiva de los compromisos de México, el cual es visto como un líder regional en materia de cambio climático. Sin embargo, el reputado centro de investigación estadounidense no espera que la ley pase ni este, ni el próximo año.

Que Peña Nieto enviara en marzo pasado sus compromisos firmas a la ONU en cumplimiento de una fecha límite informal, fue un paso positivo. Pero al gobierno mexicano le importa más su adhesión al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que lo que digan sus ciudadanos, dice el Woodrow Wilson Center.

“En medio de los escándalos de corrupción y la violencia relacionada con las drogas, el cambio climático afecta en gran medida a los grupos de élite […]. Es una ‘cuestión de prestigio’”, añadió el centro de investigación estadounidense.

De acuerdo con los especialistas, urge la aprobación de la citada legislación atorada en el Senado. El tiempo de apoyar a las energías renovables es “ahora o nunca”, ya que si no se aprueba la ley, toda la transición energética estará inclinada hacia los hidrocarburos. Esta guerra de las energías renovables contra los combustibles fósiles debería acabar, en teoría, antes de la firma del tratado que resultará de la vigésimo primera Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2015 (COP21/CMP11), también llamada París 2015, a efectuarse del 30 de noviembre al 11 de diciembre en Francia.

Una fecha crucial, dicen los organizadores de la Convención, ya que debe desembocar en un nuevo acuerdo internacional, consensuado, sobre el clima aplicable a todos los países, con el objetivo de mantener el calentamiento global por debajo de los 2 grados centígrados.

A pesar de que México fue aclamado internacionalmente por su compromiso climático, la Cámara Alta se está “viendo lenta” para aprobar la “fundamental” ley sobre las energías renovables que Peña Nieto impulsó desde que ganó el cargo de mandatario nacional en el año 2012.

El reportaje firmado por Alex Pashley, Responding to Climate Change señala que la “apatía de los legisladores mexicanos para aprobar la apremiante política sobre el cambio climático, está impidiendo el potencial para aprovechar el viento y la industria solar como energías alternativas, lo que oscurece la reputación verde del país”.

“Creo que es un reto. Los objetivos climáticos tienden a ser un poco agresivos al principio. Es una tarea difícil para que esto se ejecute”, le dijo al medio estadounidense Christian Gómez, director de energía en el Consejo de las Américas.

RTCC recuerda que Peña Nieto puso en marcha reformas “radicales” para romper el monopolio de 75 años de Petróleos Mexicanos (Pemex) y privatizar su mercado de la electricidad en 2013. La “ley de transición energética” allanó el camino para las energías renovables para proporcionar 35 por ciento de las necesidades eléctricas del país para el 2024, por encima del 14 por ciento de participación del año pasado.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: